viernes, 21 de septiembre de 2018
Opinión/ Creado el: 2018-09-10 08:54

Cansados de la corrupción

Escrito por: Ana María Rincón Herrera
 | septiembre 10 de 2018

Los últimos hechos de corrupción han generado que los colombianos nos sintamos muy indignados con lo que sucede en el país.  Se vive un momento incierto en el cual se percibe una mezcla de sentimientos de pesimismo e incertidumbre a portas de la contiendo electoral de 2019, la cantidad de candidatos para las próximas elecciones reflejan un gran descontento e inseguridad, aumentando para algunos el nivel de desesperanza.

Resultan particularmente indignantes, las capturas de los concejales de Neiva detenidos y el ya ex contralor y la ex personera municipal por el proceso de elección de ambas dignidades, donde no lograron llegar a sus cargos por simple mérito sino por dádivas para el  voto.  Estamos definitivamente mal, cómo lo dije en una anterior columna, los valores se encuentran en cuidados intensivos. Qué dolor de patria. Verdaderamente siento una tristeza profunda al ver personas que ocupan cargos de gran relevancia, tan implicados en hechos lamentables de corrupción y delincuencia.  Ver jueces y fiscales involucrados en malas conductas y cometiendo descaradamente actos de corrupción, evidencian cada vez más que el País pasa por una de sus más grandes crisis y se vislumbra una gran descomposición a todos los niveles. Es esencial que estos hechos nos hagan reflexionar y actuar para prevenir estas situaciones tan vergonzosas.  Se pregunta uno cómo, pues empezando por denunciar y protestar tanto la gente que está en el sector público y en el privado cuando detecten signos de corrupción. Por eso el pasado 26 de agosto mucha gente salió a votar por  la consulta anticorrupción como protesta a este cancer que tanto daño le ha hecho al país.

Es claro que en los últimos años la corrupción ha aumentado, pero también es necesario hacer un reconocimiento a que la visibilidad de tantos hechos de corrupción, se deben a la efectividad de las investigaciones de nuestros órganos de control y la implementación de nuestra Ley anticorrupción que está previniendo la impunidad en este tipo de conductas, dejando al descubierto los escándalos.

De cualquier manera, es fundamental que se fortalezcan las medidas y las herramientas para que nuestros investigadores continúen por terminar de incriminar y capturar a todas las personas que se vean involucradas en accionar delictivo.

El exceso de ambición y los intereses particulares de unos pocos, están sin duda erosionando sus principios morales y tristemente nuestra sociedad se ve inmersa en gran deterioro y se empieza a resquebrajar la estructura sólida de nuestras instituciones poniendo en peligro la estabilidad de nuestro aparato estatal. Lo que más preocupa es la afectación de la credibilidad de los colombianos.

Los Colombianos debemos luchar para fortalecer la institucionalidad y hacer respetar nuestras instituciones. Se avecina una contienda electoral que son las elecciones regionales, debemos saber qué candidato elegir, personas que no estén cuestionadas.

La falta de ética es inaceptable.  Un país con tanto potencial como el nuestro con tanta riqueza natural, se desperdicia por culpa de personas que atracan sus arcas debilitando los presupuestos asignados para las entidades, estas personas no son conscientes de tantas necesidades de nuestro pueblo y solo piensan en sus ambiciones personales. 

Me sorprende tanta indolencia y tanto descaro, pero lo que más me sorprende es ver como aprendemos a vivir con eso ignorando estas noticias, como si estuviéramos dormidos o anquilosados ante tantos sucesos, es como si a la gente le pareciera normal todo lo que suceda, es tanto que no les extraña ni los impacta. Los actos de corrupción comienzan por volver a los colombianos apáticos y no reactivos frente al tema, aquí pasan tantas cosas y al poco tiempo la gente pierde la memoria frente a la gravedad de estos hechos tan lamentables de corrupción. Todos unidos contra el cancer de la corrupción.

Comentarios