lunes, 15 de julio de 2019
Deportes/ Creado el: 2019-05-15 09:07 - Última actualización: 2019-05-15 09:08

Carlos Ávila el huilense dentista y arquero en Australia

Hace tres años y dos meses decidió dejar el Huila para emprender la aventura en Australia, país que le ha permitido a Carlos Eduardo Ávila Silva, estudiar, trabajar y entrenar su deporte favorito e incluso jugar en equipos de primera división de la Asociación Victoriana de Fútbol Amateur. Actualmente es el arquero del quinteto de Fútbol Sala Prahan F.C.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | mayo 15 de 2019

Por: Isauro Quintero Barrera

Cuando tenía once años de edad el giganteño Carlos Eduardo Ávila Silva, vivió una situación muy particular, en un torneo departamental en el municipio de Garzón ubicado al sur del Huila jugaba como delantero y el arquero titular de su equipo fue remplazado por el suplente y éste último se lesionó a los dos minutos de entrar al campo, por lo que tuvo que ser remplazado por un jugador, “no teníamos arquero, yo me puse el uniforme y lo remplacé, terminamos ganando, lo hice muy bien, fue gracioso y me quedó gustando, por lo que el profesor Dagoberto me empezó a entrenar como arquero mientras entrenaba también como jugador, con el pasar de los años fue una posición que me gustó”, recordó el huilense desde la ciudad de Melbourne.

Así empezó a circular por sus venas el gen de ser arquero, Carlos actualmente trabaja como técnico dental, carrera que terminó en el Politécnico Social de Ibagué y que ejerce desde el año 2014, hoy con 26 años de edad tiene la oportunidad de trabajar de lunes a viernes con horarios de 8:00 a.m a 4:00 p.m, ocho horas diarias que le permiten asistir a los entrenamientos de fútbol sala en horas de la noche y jugar para la liga en aquella ciudad australiana los domingos cuando programan las fechas entre las 4:00 y 9:30 p.m.



“El amor por este deporte nació desde muy niño cuando tenía cerca de 7 años de edad, mi padre solía llevarme a sus partidos de micro fútbol todas las tardes, me empezó a gustar mucho, él fue quien me introdujo en el mundo del deporte, me llevó a los entrenamientos desde muy chico, empecé con el profesor Dagoberto Perdomo quien me enseñó todas las bases, ya a una edad madura fue el profesor Albeiro Erazo actual entrenador del Atlético Huila Femenino quien nos enseñó muchos valores, muchas cosas no solo en lo futbolístico sino también como persona. Solamente he jugado fútbol y fútbol sala ya con los amigos voleibol, tenis de mesa pero competitivamente solamente los otros dos deportes”, recordó el arquero de Futsala Carlos Ávila Silva.

Tres son los quintetos en los que ha tenido la posibilidad de jugar en Australia, en el Box Hill Vipers, Pascoe Vale FC y Prahran FC (actual) donde ha logrado consolidar una carrera deportiva destacada, “en el primer equipo es de quinta división donde tuve la oportunidad de jugar con ellos la primera temporada, gracias a esa gran temporada logramos ascender a cuarta división y luego a la buena presentación en el equipo fui llamado luego a un equipo de primera división (Pascoe Vale) tenía buenos jugadores más que todo brasileños, ganamos una copa, la liga la perdimos,  con ellos estuve tres temporada: en la primera me fue bien, jugué casi todos los partidos, con buenos actuaciones, en la segunda temporada me lesioné de la mano, lastimosamente me tocó fuera todo el resto del torneo, no jugué dos meses, por lo que bajé a tercer arquero y en la tercera temporada jugué poco por lo que decidí irme pero quería jugar y me fui a otro de tercera categoría y es donde estoy actualmente, he jugado todos los partidos”, explicó el joven.

A 14 mil 378 kilómetros vía aérea Carlos extraña su país Colombia, “lo que más extraño es mi familia, amigos uno hace en cualquier parte del mundo, pero familia solo hay una mamá, papá, hermanos, solo son uno, extraño la comida huilense, el asado, el biscocho, las roscas, aunque aquí hay variedad eso me hace olvidar un poco (sonríe)”.

Ávila se caracteriza por ser respetuoso, trabajador e incluso el vivir en aquella parte del mundo le ha servido para ser más tolerante, “en este país multicultural donde hay muchos perfiles y el llegar acá me ha ayudado a cambiar mis aptitudes, aprendía a respetar las creencias y cultura de los demás. Me considero apasionado por lo que hago, en el deporte o cualquier cosa. Como deportista soy una persona muy positiva, mi equipo puede ir perdiendo lo que sea y yo estoy vamos se puede, siempre soy el que más fuerza y ánimo al equipo”.

Comentarios