Infobae

Hernández manifestó su desacuerdo con la junta directiva de Monómeros de rechazar la resolución de la Supersociedades e informó su decisión al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó

El pasado 6 de septiembre se conoció que la Superintendencia de Sociedades tomó el control de la compañía Monómeros Colombo Venezolana S.A. con el con el objetivo subsanar su situación contable, administrativa, económica y jurídica, y este lunes, una semana después, la presidenta de la junta directiva de la empresa, Carmen Elisa Hernández, tomó la decisión de renunciar.

Hernández informó al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó Márquez, en cuyas manos está la empresa desde 2019, que daba un paso a un costado dado su inconformismo con la decisión de la junta directiva de Monómeros de rechazar la resolución de la Supersociedades.

Vale recordar que, la dirigencia de la compañía informó que apelará la decisión y que estaba “en desacuerdo con los fundamentos esgrimidos por la Superintendencia de Sociedades en su resolución de control. La Superintendencia parece haber basado su decisión en información desactualizada y en apreciaciones que no se compadecen con las actualidades económicas del país”.

Pues bien, en su carta de renuncia, Hernández afirmó que ella, contrario a la junta directiva, sí está de acuerdo con la determinación de la Supersociedades dado que, “se constituye como el único mecanismo para proteger a Monómeros y permitirle superar la grave situación en la que se encuentra y muchos otros aspectos relacionados con las decisiones administrativas”.

Al estar contra la decisión de la Supersociedades, la dirigencia de Monómeros arriesga más de 600 empleos directos y más 1.000 indirectos de la compañía, que opera en Barranquilla y Buenaventura, según Carmen Elisa Hernández.

“Genera gran desconfianza en los proveedores de materia prima que apalancan los procesos de la compañía y se hace un evidente enfrentamiento con el Estado colombiano, que ha brindado apoyo incondicional al Gobierno Interino que usted lidera”, dice el documento.

La renuncia, según la presidenta de Monómeros, se hará efectiva en una semana, pues seguirá en su cargo estos días para cubrir procesos administrativos y jurídicos que correspondan a su decisión de salir de la compañía.

Tras la decisión de la Supersociedades, Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, diputado por la ciudad de Caracas, también expresó su inconformismo: “Monómeros es una industria que le pertenece a Venezuela, cualquier actuación que haya tomado Iván Duque no puede calificarse sino de robo”.

La preocupación de Colombia por monómeros

La compañía recientemente ha sido pretendida por el régimen de Nicolás Maduro, en medio de las mesas de negociación con la oposición que se adelantan en México: el dictador propuso que volviera a estar bajo el mando de Petroquímicas de Venezuela (Pequiven).

La preocupación en Colombia radica no solo en que Monómeros produce en Barranquilla (Atlántico) y Buenaventura (Valle del Cauca), sino que de ella depende, en buena medida, la seguridad alimentaria del país. El año pasado, la compañía presentó ingresos por $32.000 millones, 224 % más que en el 2019, impactando la economía nacional, y en manos de ella están 4 de cada 10 kilos de alimentos.

Solo en Atlántico, Monómeros representa el 88 % del sector de los fertilizantes, de acuerdo con la explicación entregada por el presidente de la Cámara de Comercio de Barranquilla, Manuel Fernández, al diario El Colombiano. Entretanto, a nivel nacional, dota en un 45 % los fertilizantes del sector agropecuario, así como suministra el 70 % a cafeteros, papicultores y palmicultores.

Carmen Elisa Hernández renunció a la presidencia de Monómeros Colombo Venezolana S.A.

Carmen Elisa Hernández, presidenta de la junta directiva de Monómeros Colombo Venezolana S.A.