De acuerdo con cifras de Indepaz, durante el 2020 fueron asesinados 310 defensores de derechos humanos y líderes sociales en todo el país. Cauca fue el departamento más afectado, solo allí la entidad reportó 99 líderes sociales asesinados, mientras que el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) registró 107 muertes violentas principalmente de exautoridades indígenas, guardias y presidentes de juntas de acción comunal.

Caracol Radio consultó a Joe Sauca, coordinador del Programa de Defensa de Derechos Humanos del CRIC, quien aseguró que al departamento regresaron el reclutamiento de menores, la minas antipersona y los artefactos con munición sin explotar.

“Lo que no se veía antes de la firma del Acuerdo de Paz, se vuelve a ver nuevamente: los hostigamientos de los grupos ilegales a la población, aparecen de nuevo las minas antipersona y la munición sin explotar. Tenemos un subregistro bastante grande. La mayor parte de las muertes de este año fueron de jóvenes, más de un 70%”, dijo Sauca.

Cauca son alarmantes, Nariño y Antioquia también registraron un incremento significativo en la violencia a los defensores de derechos humanos, 35 y 29 asesinatos respectivamente.