El caso se registró en Austria. Una cirujana fue multada con 2.700 euros tras una sentencia anunciada ayer, de los cuales sólo deberá pagar la mitad, por haber amputado el pasado mayo la pierna equivocada a un paciente de 82 años, en lo que la defensa de la acusada calificó de fallo humano causado por errores en la planificación de la intervención.

También se concede a la viuda del paciente, que falleció antes de que comenzara el proceso, una indemnización de 5.000 euros. El hecho se dio en la ciudad de Freisdat. El juez del caso del tribunal regional de Linz recriminó en su dictamen a la condenada que debería haber revisado mejor los preparativos de la operación, informa la agencia APA.

El paciente tenía que someterse a la planeada amputación de la pierna izquierda en un hospital de la ciudad de Linz. Antes de la intervención, la cirujana austriaca marcó sin embargo la derecha, un error del que nadie en el equipo se percató. No fue hasta dos días después cuando se cambió el vendaje del paciente que se percataron del fallo.

Durante el juicio, la cirujana reconoció que sabía que la pierna a amputar era la izquierda y, al ser preguntada por el juez por qué marcó la derecha, se limitó a repetir: «Simplemente, no lo sé». La defensa de la doctora argumentó que no se trata de un «fallo individual» sino que se trató de una acumulación de irregularidades en el control y preparación de la operación. La cirujana se encuentra en este momento trabajando en otro hospital.