jueves, 20 de septiembre de 2018
Enfoque/ Creado el: 2018-08-05 08:55 - Última actualización: 2018-08-05 08:57

Colombia enfrenta un déficit de camas hospitalarias

Según datos del Ministerio de Salud y Protección Social, el país tiene en promedio 1,7 camas por cada 1.000 habitantes. En el caso del Huila con una población de 1 197 081 personas cuenta solo con 1,4 camas, por cada mil habitantes. El 52,0% del total de camas hospitalarias en el departamento corresponde a entidades públicas.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | agosto 05 de 2018

Lucía Sánchez
Diario del Huila

De acuerdo con datos del Registro Especial de Prestadores de Servicios de Salud (Reps), en los hospitales y clínicas del país solo existen en promedio 1,7 camas por cada mil habitantes.

Los datos de la (Reps), también revelan que Colombia cuenta en total con 84.556 camas hospitalarias para aproximadamente 49 millones de habitantes. De ellas, 39.961 están destinadas para la atención de adultos; 10.057, para pediatría; 7.543, para obstetricia y 5.684, para cuidados intensivos.

Sin embargo, entendiendo que el nivel de servicios para pacientes hospitalizados requerido para cada país depende de varios factores, como los problemas demográficos y la carga de morbilidad, si comparamos el país con otras naciones de la región con menor población, como Cuba (5,1), Uruguay (2,5) o Panamá (2,3), la cifra se torna preocupante.

Para Nicolás Macaya Majur, presidente de la Clínica del Country y Clínica La Colina, en Bogotá, es evidente que Colombia está atrasada en la tasa de cobertura hospitalaria en comparación con otros países de Latinoamérica.

Señala Macaya que el asunto debe generar alarmas por dos puntos específicos: el primero es que cuando la oferta (cantidad de camas) no es la adecuada, los primeros en colapsar son los servicios de urgencias, en donde el paciente que ingresa debe permanecer un tiempo prolongado porque, al no tener camas, la institución no puede continuar con el flujo normal de la atención.

 “Las clínicas en general, para tener buen estándar de atención en cuanto a seguridad, calidad y oportunidad, deberían estar cerca del 80 % de ocupación, lo que sucede durante 7 a 8 meses al año; pero en el momento de estos picos, la oferta es insuficiente, por lo cual es urgente la ampliación de algunos establecimientos”, concluye Macaya.

Por su parte, Olga Lucía Zuluaga, directora ejecutiva de la Asociación Colombiana de Empresas Sociales del Estado y Hospitales Públicos (Acesi), asegura que, aunque el nivel de camas del país en la baja y mediana complejidad es suficiente, está subutilizado, y agrega que estas deberían convertirse en un soporte para las unidades de alta complejidad, como las de cuidados intensivos, en donde sí se presentan mayores deficiencias en el número de camas.

Según Zuluaga, también es necesario el fortalecimiento tecnológico de la capacidad instalada con el fin de que esta tenga una mayor habilidad resolutiva en la baja y mediana complejidad, y así se ayude a los médicos a solucionar, en el municipio de residencia, la mayoría de patologías de los usuarios.

De hecho, la prestación de los servicios de atención hospitalaria se vuelve aún más compleja en los departamentos de Cauca, Guaviare, Cundinamarca, Putumayo y Vaupés, territorios en los que no se alcanza a completar una cama por cada mil habitantes.

La situación es aún más crítica en los departamentos de San Andrés y Guainía, en donde, según datos del Registro Especial de Prestadores de Servicios de Salud, no hay ninguna entidad estatal que preste atención médica en esos territorios.

La otra cara de la moneda se vive en departamentos de la costa Caribe, como Atlántico, Cesar y Sucre, en donde, aunque la tasa promedio de camas instaladas por cada mil habitantes casi dobla la media nacional, la presencia de entidades estatales no supera el 30%.

Escasez de UCI en 6 departamentos

Según cifras del Reps, los departamentos de Guanía, Guaviare, Putumayo, Vaupés y Vichada no cuentan con Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), indispensables para la atención de pacientes con una condición grave de salud que pone en riesgo su vida.

Los usuarios que requieren servicios de altas complejidades son remitidos a la red complementaria fuera del departamento, principalmente a las ciudades de Neiva, Pasto, Florencia y Bogotá.

Las camas dotadas de la infraestructura especial para atender a pacientes con quemaduras de alto grado también son otro de los grandes faltantes en el país; según el Reps, en 24 departamentos no cuentan con ellas.



Huila,
cuenta solo con 1,4 camas, por cada 1000 habitantes

El departamento de Huila, no es ajeno a la problemática nacional, y es que, con una población de 1 197 081 personas, cuenta solo con 1,4 camas, por cada 1000 habitantes. El 52,0% del total de camas hospitalarias corresponde a entidades públicas. En el caso del número de UCIs el departamento se encuentra así: Camas cuidado intensivo neonatal 57, camas cuidado intensivo pediátrico 20 y camas cuidado intensivo adulto 140.

Déficit de camas en el sur de Colombia

Amazonas, con una población de 78 830 personas, cuenta solo con 1,7 camas, por cada 1000 habitantes. El 60,0% del total de camas hospitalarias corresponde a entidades públicas.

Caquetá, con una población de 496 241 personas, cuenta solo con 1,4 camas, por cada 1000 habitantes. El 45,0% del total de camas hospitalarias corresponde a entidades públicas.

Putumayo, con una población de 358 896 personas, cuenta solo con 1,1 camas, por cada 1000 habitantes. El 89,0% del total de camas hospitalarias corresponde a entidades públicas.

Nariño, con una población de 1 809 116 personas, cuenta solo con 1,3 camas, por cada 1000 habitantes. El 25,0% del total de camas hospitalarias corresponde a entidades públicas.

Cauca, con una población de 1 415 933 personas, cuenta solo con 0,9 camas, por cada 1000 habitantes. El 58,5% del total de camas hospitalarias corresponde a entidades públicas.

Por ahora, de acuerdo con Olga Zuluaga, directora ejecutiva de la Acesi, si bien es necesario el incremento del número de camas de los hospitales, la solución al problema estaría en “deshospitalizar la atención de los usuarios y beneficiar el cuidado en la comunidad no solo con hospitalización en casa, sino con un modelo de atención centrado en el trabajo comunitario y la prevención”.

Comentarios