Si hubo una herramienta fundamental para evitar mayores desastres en el ámbito económico fue la financiera. Sólo basta pensar, por ejemplo, en la cantidad de préstamos personales seguros y en efectivo que se entregaron a lo largo de estos meses, tanto para las grandes empresas como para los sectores más desfavorecidos: trabajadores, desempleados y microemprendimientos.

Tal vez uno de los grupos que más ayuda requirieron – y continúan haciéndolo- es el de las micro y pequeñas empresas, claramente por no contar con la espalda suficiente para poder hacer frente a largos meses con medidas restrictivas, locales cerrados y fuertes caídas en las ventas. Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) este sector -que supone más del 60% del total de las empresas- registró fuertes pérdidas durante la pandemia si se compara con cifras de 2019. En principio la contracción sufrida fue de 7,3%, lo que indica que en total son 427.848 micronegocios los que han cerrado definitivamente durante 2020 por motivo de la pandemia y sus efectos nocivos sobre la economía.

Pero no todo son malas noticias y se puede vislumbrar una luz al final del túnel, obviamente con los apoyos necesarios. Es ahí donde cobra importancia la posibilidad de tener acceso a las líneas de crédito liberadas por el Gobierno Nacional para promover el proceso de reactivación. Como lo sostiene Hernando José Gómez, presidente de la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria) “somos un aliado clave para financiar la reactivación empresarial y, de la mano con el gobierno, somo el vehículo para llegarle con subsidios y ayudas a millones de personas y empresas que están entre los más necesitados.”

Con esa intención se lanzó el programa Colombia se Activa, que pretende destinar $42,6 billones a préstamos orientados a mipymes para darles mayores oportunidades de crecimiento. Mediante este programa, el sector bancario ha colocado préstamos por $411 billones entre marzo del año pasado y mayo de este año.

Si bien Colombia Se Activa se orienta a varios grupos, particularmente de los productos destinados a mipyme se destacan 3, todos respaldados por el Fondo Nacional de Garantías:

  • Capital de trabajo para Microempresas hasta el 80% EMP223: está destinado a microempresas (sean personas jurídicas o naturales) con ventas de hasta $1.559 millones. El monto total del crédito es de hasta 25 salarios mínimos mensuales legales vigentes (SMMLV) y el plazo para su devolución oscila entre los 12 a los 36 meses con un período de gracias para empezar a pagarlo de 4 meses. La comisión es de 2,47% anual sin IVA.
  • Capital de trabajo para Microempresas hasta el 70% EMP219: es bastante similar al anterior pero con una comisión más económica del 1,97% anual sin IVA. En contrapartida, este servicio no ofrece un período de gracia para iniciar el pago.
  • Nómina hasta el 90% microempresas EMP224: orientado a los mismos destinatarios que los créditos anteriores, la particularidad es que los recursos prestados tienen que ser destinados específicamente a atender el pago de nóminas de los empleados del emprendimiento. El valor de la comisión es de 3,4% a.a. sin IVA.