Tras un año del primer Estado de Emergencia Social, Económica y Ambiental declarada por el Gobierno Nacional para atender la pandemia e impedir la extensión de sus efectos, los colombianos se preguntan: ¿A dónde han ido los recursos del Fondo de Mitigación de Emergencias (Fome)?

El Fondo cuenta con $40,5 billones que extendió la vigencia del Programa de Apoyo al Empleo Formal (Paef) hasta este mes. Este dinero era proveniente principalmente del Fondo de Ahorro y Estabilización (FAE), el Fondo de Pensiones de las Entidades Territoriales (Fonpet) y Títulos de Solidaridad.

Sin embargo, un estudio del Observatorio fiscal de la Universidad Javeriana reveló que en los 365 días de la emergencia, se han desembolsado $29,7 billones desde el Fome. Por un lado, $14,4 billones han sido trasladados a cuentas creadas exclusivamente para programas de la emergencia, $10,8 billones han sido comprometidos y $9,7 billones han sido pagados.

Adicionalmente, el centro de investigación identificó que se han transferido $6,8 billones a cuentas constituidas previamente y se han adquirido compromisos por $0,6 billones a partir de fondos propios de las entidades del orden nacional sin financiamiento del Fome.

Según Luis Carlos Reyes, director y cofundador del Observatorio Fiscal y profesor de economía de la Universidad Javeriana, paralelamente, desde el Ministerio de Hacienda se han comprometido $8,5 billones, de los cuales se ha pagado el 84%.

“Tras un año de la declaración del Estado de Emergencia no es posible conocer el destino específico de los recursos empleados – peso por peso – y que persiste la ausencia de un plan de gasto detallado de los billonarios recursos presupuestados que aún no se han empleado”, aseguró Reyes.

Datos no precisos

Aunque cada ministerio contó con recursos del Fome, el Observatorio encontró que el Gobierno no presenta una clasificación de los programas que se llevan a cabo en cada sector.

“La tercera entidad que ha tenido una mayor magnitud de compromisos es el Ministerio de Salud, seguido de los ministerios de Trabajo y Educación. No obstante, no se registran datos de recursos comprometidos en la Presidencia de la República, y los ministerios de Vivienda, Salud y Agricultura cuentan con grandes magnitudes de recursos asignados cuya ejecución aún no ha sido determinada a través de la adquisición de compromisos”, señaló el informe.

Según los investigadores, el Departamento de Prosperidad Social (DPS) es la entidad que más ha recibido recursos, con $10,1 billones; seguido por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd), con $5,4 billones; el Ministerio de Salud y Protección Social, con $3,7 billones, y el Ministerio de Trabajo, con $1,6 billones.

Así mismo, reveló el centro de investigación, se puede identificar, de acuerdo con el Presupuesto Covid–19, que antes de la constitución del Fome se realizaron 16 transferencias por $0,9 billones, a siete entidades del país, principalmente al DPS ($280 mil millones) y al Ministerio de Salud ($252.950 millones).

“Inicialmente los recursos son trasladados, es decir que salen del bolsillo del Ministerio de Hacienda hacia las entidades del orden nacional, pero este primer paso sólo es la transferencia de recursos. En segundo lugar se firman contratos con proveedores, contratistas y demás, esto lleva a comprometer los recursos, así se referencia al nivel del contrato que tengo para la ejecución de los recursos”, explicó Juan David Oviedo, asesor de finanzas públicas del Observatorio.

Otro hallazgo es con relación al Portal de Transparencia Económica no se presentan de manera unificada los contratos y compromisos adquiridos para atender la emergencia por parte de todas las entidades, tampoco la fuente de financiación ni el objeto de los contratos. Sin embargo, 132 entidades han adquirido 7.517 compromisos por $0,6 billones, provenientes de fondos propios

En términos generales, según el Observatorio, se han realizado traslados por $6,8 billones. Asimismo, a partir de los recursos de estas cuentas se han adquirido compromisos por $7,8 billones y se han realizado pagos por $3,6 billones.