jueves, 13 de diciembre de 2018
Opinión/ Creado el: 2018-03-13 07:57 - Última actualización: 2018-03-13 07:57

Compromisos legislativos

Escrito por: Editorial | marzo 13 de 2018

Una vez conocidos los resultados electorales, que reflejan la composición del nuevo Congreso de la República que se posesionará el próximo 20 de julio, se empiezan a gestar nuevas expectativas sobre el papel que asumirán para defender los intereses de las regiones, en medio de un Estado centralista y alcabalero, que ha diezmado el poder regional. Desafortunadamente la crisis de las finanzas públicas nacionales ha permeado ostensiblemente de manera negativa, a los entes territoriales por la disminución de las transferencias de la Nación a las regiones y localidades. La centralización rampante que se ha venido presentando durante el presente gobierno, ha generado recortes bruscos en las exiguas finanzas de los departamentos y municipios. Los alcaldes y los gobernadores elegidos para el presente cuatrienio encuentran actualmente desfinanciados sus planes de desarrollo, porque les han disminuido y les han incumplido con los giros prometidos. Cada vez son mayores las trabas que se están colocando en la presentación de los proyectos al Departamento Nacional de Planeación. Cada vez se encuentra una pléyade de funcionarios burócratas, que se inventan normas y procedimientos, que rechazan de ´plano las mismas, sin que exista una coherencia en la formulación y evaluación de los proyectos que, con tanta esperanza, las comunidades han coordinado con sus gobernantes, en la solución a sus necesidades básicas. El modelo centralista ha fracasado.

 

Uno de los mayores retos que tiene los nuevos parlamentarios huilenses elegidos, es volver la mirada hacia sus departamentos y regiones. Se deben convertir en unos verdaderos defensores a ultranza de los intereses del departamento del Huila. Deben rodear sin rodeos al gobierno departamental y a los 37 alcaldes huilenses, sin reparar en los intereses partidistas, con el fin de apoyar sus iniciativas que van a redundar en beneficios para las comunidades. Otro elemento que deben visualizar con claridad es el accionar legislativo que actualmente corroe el bienestar de la sociedad colombiana. No pueden seguir aprobando Leyes que vayan en contravía, que sean incoherentes y lesivos para el bienestar general de la sociedad colombiana. Durante los foros donde participaron los actuales parlamentarios elegidos, se escuchaba al unísono, que no debían volver a aprobar más reformas tributarias y generar las condiciones, para no afectar los precios de los combustibles, teniendo en cuenta que somos un país productor autosuficiente en la producción de hidrocarburos. Igualmente hay que ejercer el control político para no permitir que se sigan manteniendo las altas tasas de interés, para beneficio solamente de los conglomerados económicos, propietarios de la banca nacional y frenar el incremento de la deuda externa que puede convertirse en una verdadera bomba fiscal para el país. Por último, luchen para recuperar esa imagen desgastada que presenta este templo de la democracia. Hay que eliminar de tajo, cualquier indicio de corrupción, la mermelada y el ausentismo, que han impactado negativamente la confianza del constituyente primario.

Comentarios