martes, 11 de diciembre de 2018
Neiva/ Creado el: 2018-12-03 08:25 - Última actualización: 2018-12-03 01:27

Con abejas en el IPC, buscan transformar el mundo

Estudiantes de la institución educativa Técnico IPC Andrés Rosa, han encontrado cómo creer en sí mismos y en su futuro, por medio de un proyecto de emprendimiento en apicultura. Las “Abejas IPCeistas” ya recibieron su primer dulce reconocimiento a nivel nacional.

Estudiantes de la institución educativa Técnico IPC Andrés Rosa de Neiva, Huila.

Escrito por: Caterine Manchola | diciembre 03 de 2018

Una institución educativa de la Comuna Ocho de Neiva, es orgullo nacional para los capitaleños.

La institución educativa Técnico IPC Andrés Rosa, fue acreedora de un galardón por parte de Colombia2020 del diario El Espectador, por su proyecto de conservación de abejas el cual va ligado con la ciencia e impacto social.

El Técnico IPC compitió con cientos de colegios públicos de diferentes regiones de Colombia, y fue la mejor propuesta a nivel nacional en esta categoría, por lo que se llevó el premio ‘Constructores de país en ambientes educativos’.  En total fueron 269 postulaciones, provenientes de 26 departamentos y 106 municipios del país, en las categorías de docente, colegio público y colegio privado.  

Para Darío Fernando Falla Cuéllar, “el premio es muy conmovedor porque resalta el trabajo de una comuna olvidada. Allí puede haber muchas dificultades pero también gente maravillosa”.

Y es que según señaló el jefe del área de Ciencias Naturales del colegio Técnico IPC, “las abejas han sido la ‘excusa’ para trabajar algo muy bonito que es poder rescatar en los chicos el creer en sí mismos. Nosotros llenamos el protocolo que había que enviar en agosto, pero no nos imaginamos el alcance que iba a tener”.

La Comuna Ocho, que es donde está ubicada la institución, es uno de los sectores con mayores problemáticas sociales de Neiva. La vulnerabilidad de esta, hace que “todo el mundo piense que si van al IPC, de seguro les van a robar; por eso nosotros queremos mostrar el lado bueno de este sector, motivarlos a ellos –los estudiantes-  a generar un proyecto de vida”.  

La iniciativa

Lo que arrancó como un proceso de ciencia donde se estudiaban las abejas, pronto se convirtió en un proyecto de impacto social para los estudiantes del IPC.

Según narró Darío Fernando Falla Cuéllar, el proyecto “Abejas IPCeistas” nació en el año 2016 después de haber trabajado un proceso de residuos sólidos en el colegio, que permitió hallar algunas colmenas de abejas dentro del plantel. Al encontrarlas se quiso conocer el por qué estaban allí y qué hacía que fuera tan atractivo ese lugar para que constantemente arribaran abejas.

“Nos encontramos primero con un historial y es que el colegio es un lugar por donde pasan diferentes abejas con aguijón. Incluso había momentos donde se presentaban ataques. También nos dimos cuenta de unas muy pequeñas que son aquellas que no tienen aguijón y empezamos a tratar de conocer más cómo empezar a cuidarlas”, agregó.

Para el proyecto organizaron un grupo de 15 infantes líderes, quienes iniciaron todo el proceso de identificación. También buscaron contactos pero según el docente “realmente es muy complicado en Neiva, porque no hay entidades que trabajen abejas. Hay una, pero el tiempo de ellos es limitado porque deben atender todo”.

Con todo este proceso, lograron hacer contacto con la Cooperativa Integral de Apicultores del Huila – COAPI, quienes brindaron asesoría por medio de los expertos que hacen parte de la cooperativa.

“Capacitó a los niños y ellos aprendieron a identificar qué tipo de especies de abejas habían y este año -2018- empezamos a organizar las colmenas, y pensar en el proyecto a futuro”.

En ese sentido, resaltó que finalizando este año están dejando tres camas de abejas instalados en el colegio. Y hay otras tres a punto de montar con las cuales están organizando unos puntos de señuelo para iniciar a trabajar.

“Hacer una cama es hacer un cuadrito o caja en madera que tiene unas condiciones especiales, en donde lo que más importa es que la madera no se vaya a dañar o vaya a coger hongos”, explicó el docente, agregando que es allí donde viven las abejas.

Pero aclaró que antes de esto se instalan señuelos para atraer la abeja reina.

“Los señuelos actualmente los estamos haciendo con botellas de gaseosa, donde se ponen ciertas sustancias y se instalan en el bosque para atraerlas”.  

Resaltó Falla Cuéllar, que ellas comienzan a trabajar solas. Y que la gente “debe entender que trabajar con abejas es muy sencillo porque es económico, no genera un trabajo difícil y ellas se encargan de todo”.

Proyecto de vida

Además del proceso de aprendizaje académico, el jefe de área destaca que diferentes universidades como la Universidad Surcolombiana, les han invitado a ser ponentes del proyecto, y que esto permite que los niños, niñas, jóvenes y adolescentes del IPC, crean en sí mismos y se planteen proyectos de vida.

“Cuando comienza a hacerse este tipo de aliados, o esta entrevista, es muy bonito porque los muchachos pueden ser valorados por medio de su trabajo”, indicó.

Enfatizó en que “lo más importante es ver que a esos chicos, que en alguna oportunidad los han tildado de malos, porque es muy cruel ver cómo la sociedad los clasifica por vivir allá, son gente comprometida para hacer las cosas y le han dedicado tiempo”.

 “Verlos a ellos empoderarse del proyecto cada vez que han salido, se sientan con las personas a explicarles, tomar todos los aportes que los demás dan y llegar al colegio a proponer, es satisfactorio. La institución que es muchas veces aislada por múltiples razones, hoy está mostrándole a Colombia que hay muy buen trabajo y personas para continuar haciéndolo”.

La iniciativa va encaminada a convertirse en una apuesta de emprendimiento  y su meta es que la institución comience a producir su propia miel, generar una marca y mantener el proceso de investigación.

Cuidado por las abejas

Lo interesante del proyecto también es que según el docente, han educado a la comunidad en la importancia de proteger las abejas.

“La recomendación para las personas es que si tienen cerca una especie de abeja con aguijón, no las molesten ni invadan su espacio. Realmente la gente debe entender la función tan importante de ellas, pues recibimos muchos alimentos gracias a los procesos de polinización”.


Darío Falla, docente de la I.E. Técnico IPC Andrés Rosa de Neiva, recibiendo el galardón para la institución. 
 

Opines de estudiantes



Juan Diego Yara Hermann:
Este proyecto nació en la institución al saber cuál era la importancia de las abejas. Me identifico mucho porque sin saber cómo era el hábitat de ellas, y cómo podían vivir entre nosotros, ultimamente nos ha dado frutos porque hemos estado en muchas partes conociendo universidades, colegios y demás pueblos.



David Alfonso Muñoz Herrera: Hemos podido tener varias visitas en diferentes municipios para dar a conocer más sobre nuestro proyecto y dejar a nuestra institución en lo alto. Lo que más he aprendido de las abejas es cómo poder convivir con ellas, qué alimentos se le pueden dar y qué hacer en caso de una picadura, entre otras cosas.


Leonardo Chambo Quiñones: Gracias al proyecto de las abejas aprendimos mucho a cómo convivir con ellas. Actualmente no tenemos que llamar a los bomberos para que las saquen o maten. Entonces gracias a ellos aprendimos a convivir y próximamente tendremos nuestras camas de abejas y podremos sacar miel.

**

Ordenan proteger abejas ante amenaza de extinción

La justicia de Colombia urgió al gobierno a proteger a las abejas ante la amenaza de extinción, mediante un fallo que busca preservar el derecho de un demandante a consumir miel pura.

El juez Freddy Machado, de la ciudad de Cartagena, aceptó un recurso de amparo y ordenó a las autoridades adoptar políticas ambientales para proteger a estos insectos.

El fallo obliga a los ministerios de Agricultura y Medioambiente a crear un organismo o designar a un responsable que "asuma el tema de la extinción de las abejas" e investigue qué está afectando "la supervivencia de estos agentes polinizadores", señala la sentencia divulgada por su despacho.

"Si no se hacía algo, nos íbamos a quedar sin abejas, algo muy grave para nuestra subsistencia", dijo Joaquín Torres, el abogado que interpuso el recurso de tutela.

Si bien se atendió el pedido, el juez se abstuvo de prohibir los pesticidas, que son apuntados en un estudio de la ONU como una de las mayores amenazas para las abejas.

 "El panorama en Colombia es grave pero rescatable", opinó por su parte el apicultor Francisco Silva, quien el año pasado llevó hasta el Congreso su clamor por las abejas ante la muerte de "millares y millares" por intoxicación con pesticidas.

En febrero de 2016, expertos de la ONU advirtieron que la disminución de abejas, mariposas y pájaros, esenciales para la polinización de los cultivos, hace peligrar parte de la producción agrícola mundial.

Además de los agrotóxicos, la población de abejas ha disminuido por la agricultura intensiva y el cambio climático, según la plataforma ambiental de la ONU.

Comentarios