jueves, 15 de noviembre de 2018
Dominical/ Creado el: 2018-06-24 01:54 - Última actualización: 2018-06-24 01:55

Con Duque el país retomará el rumbo del desarrollo: Hugo Tovar Marroquín

Sin triunfalismo y con mesura, el dirigente político ahora en las filas conservadoras señala que el nuevo gobierno en cabeza de Iván Duque, tiene un reto enorme de llevar de nuevo a Colombia por la senda del progreso y desarrollo.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | junio 24 de 2018

Una semana después de las elecciones y mientras el país sigue a la expectativa por el desempeño de la Selección en el Mundial de Rusia, aún se hacen balances de lo que dejó la reciente contienda electoral que definió la presidencia de Iván Duque, quien a partir del 7 de agosto asume las riendas del país.

Para el abogado y dirigente político, Hugo Tovar Marroquín, se avecinan grandes retos para el presente gobierno del cual más de 10 millones de colombianos depositaron su confianza.

Insiste en no retornar al Centro Democrático y continuar trabajando desde el ala conservadora que le dio el aval en las pasadas elecciones legislativas; reitera que el presente gobierno debe hacer las cosas bien so pena de darle una gran chance a la izquierda de llegar al poder en las próximas presidenciales.

¿Cómo cree usted que se reacomodará el Centro Democrático ahora en el Huila con la presidencia de Iván Duque?

No dudo que esa circunstancia pone al Centro Democrático en ventaja frente a otras colectividades, sin desconocer que el triunfo de Duque fue resultado de una gran alianza que eligió también a Martha Lucía Ramírez como vicepresidenta. Sin embargo, es una ventaja política que sólo produce resultados favorables si se administra bien el triunfo. Esos resultados deben ser el reflejo de grandes, sanas y reales inversiones para garantizar desarrollo y crecimiento económico y social de la región. Deben además brillar la transparencia y la moralidad. De lo contrario sería un bumerán que se devolvería irremediablemente contra el Partido, e infructuoso cualquier ajuste que éste pretenda en la región, sobre todo cuando no hay liderazgos fuertes o estos están en proceso de formación.

¿En su caso particular, retorna a esta colectividad?

Eso lo tengo claro. Yo aspiré al Senado en la lista abierta de un partido distinto y ahí me mantengo. No tengo motivos para abandonar la colectividad que avaló mi aspiración ni razones para retornar al Centro Democrático. Apoyé a Iván Duque y Martha Lucia Ramírez desde el Partido Conservador, porque me sentí identificado con sus planteamientos.

¿Sus diferencias con algunos miembros de dicha colectividad acá en el Huila, en este momento cómo están?

Son diferencias políticas que vistas en su real dimensión carecen de relevancia.

¿Cuál será su aporte si lo llaman a hacer parte del gobierno?

Hay un relevo generacional. Y eso está bien. Pero me gustaría contribuir como veedor o Zar Anticorrupción en la Región Surcolombiana. La corrupción y el narcotráfico son los grandes males cancerosos del país. Sería un gran reto. Pero lo importante es que al nuevo gobierno le vaya bien. Si no le va bien, nos esperaría indefectiblemente un régimen de izquierda en el 2022. No lo dudo.

¿Qué espera que el gobierno de Duque le traiga al Huila en los siguientes campos:

Salud, Vivienda, Educación, Agro, Seguridad, Turismo

La crisis económica, fiscal, institucional y social es tan grande, de tal magnitud, que con enormes dificultades el gobierno central podrá, en los dos primeros años, hacer aportes significativos en esas áreas. Es necesario poner orden en casa porque el desastre que heredamos del gobierno de Santos es de proporciones gigantescas. A pesar de todo, habrá importantes avances a partir del 7 de agosto. La seguridad es fundamental, porque de ella dependerán las inversiones nacionales y extrajeras que garantizarán crecimiento económico y empleo. La Reforma Tributaria para decretar alivios y estimular la economía es también urgente, como lo es la necesidad de poner en cintura la evasión. Sin duda, con Duque el país retomará el rumbo del desarrollo. Soy optimista.

¿Cuál debe ser la postura del gobierno de Iván Duque con los actuales diálogos de paz con el ELN?

Mientras no cesen unilateralmente los ataques de esa organización criminal a la población y la infraestructura del país, en mi opinión cualquier propuesta de acercamiento con el gobierno debe ser rechazada. Además el ELN es un aliado estratégico de las FARC en el narcotráfico y receptor de sus maleantes.

¿A su juicio se debe esperarse a que el nuevo Congreso reglamente la JEP?

Sin duda. No se puede reglamentar la JEP cuando la Ley Estatutaria que la rige está pendiente del control de la Corte Constitucional. La JEP es otro de los desafueros de Santos; un esperpento, un engendro judicial.

¿Cómo cree usted que será la oposición de Gustavo Petro en el presente gobierno?

Ya se anunció implacable y no será de otra forma. Por eso digo que si el nuevo gobierno es inferior a sus compromisos de rescatar y hacer grande el país, la izquierda se impondrá en el 2022.

¿Será igual o peor de polarizante como la fue Uribe-Santos?

La oposición a Santos ha sido constructiva y en defensa de la Nación. La de Petro y la izquierda se hará estimulando la lucha de clases y por vías de hecho. Ya veremos.

¿A su juicio tendrá el Huila alguna representación importante en el actual gobierno?

Eso corresponde al resorte del presidente Duque. Pero creo que debería tenerla. Contamos con gente valiosa y con excelente formación.

¿Quiénes podrían ser los llamados?

No me atrevo a dar nombres. Soy respetuoso en esa materia.

¿Dados los actuales resultados electorales quedó demostrado que el Huila es territorio uribista?

El uribismo en el Huila es fuerte, pero por Duque y Martha Lucía votaron mayoritariamente conservadores, independientes, antisantistas, antipetristas, en fin, una amalgama de inconformes con el actual gobierno y sus aliados.

¿Será este gobierno capaz de acabar con la corrupción?

La va a combatir con dureza. Lo primero que debe hacer es no parcelar las entidades a favor de los partidos, porque entraría perdiendo la batalla contra ese mal. Ya sabemos que la fuente de financiación de muchos políticos es la administración. Debe establecerse realmente la meritocracia. Para erradicar totalmente la corrupción se requiere el concurso de generaciones enteras. Es un problema de contracultura o de subcultura del delito.

¿Sin la llamada “mermelada” será imposible sacar adelante iniciativas. 

Ese debe ser un propósito y una línea de conducta del nuevo gobierno.

¿Qué debe hacer el nuevo gobierno para no caer en los vicios del pasado?

Lo que he dicho, precisamente. Un factor grande de estímulo a la corrupción es el pésimo funcionamiento de la justicia acompañado de la corrupción de muchos de sus operadores.

¿Que nos puede adelantar de su futuro político?

Me gusta la política y la considero un deber intervenir en ella como ciudadano. Estaré atento al desarrollo de los acontecimientos. Eso sí, creo que deben ser nominados como candidatos buenos ciudadanos con posibilidades de triunfo. Sería el complemento ideal para una buena obra del gobierno nacional.

Comentarios