DIARIO DEL HUILA, ANÁLISIS 

Por: Rolando Monje Gómez 

Al medio día del domingo el presidente de la República, Iván Duque, sorprendió al país al anunciar el retiro de la Reforma Tributaria con una postal en la que estaban algunos ministros del gabinete junto a la vicepresidente, Marta Lucía Ramírez. En la foto llamaba la atención la ausencia del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla quien fue el artífice de la Reforma que tiene en aprietos al gobierno.

Sin embargo, al mediodía de ayer lunes quedó definida la renuncia de Carrasquilla, quien al parecer no estaba en Bogotá, pero arribó a la ciudad en las primeras horas del lunes y llegó con su carta de renuncia, no solo por el desgaste que le ha generado al Gobierno toda la puja política por el proyecto, sino por la molestia que le generó el retiro de la iniciativa, que le quita maniobra política frente al Congreso. Tras una breve reunión en la Casa de Nariño, el presidente Iván Duque aceptó la renuncia del ministro.

Luego de estos hechos queda una pregunta en el aire ¿Cómo se presentará la nueva Reforma Tributaria?

Llueven las propuestas

Luego de ser radicado el articulado de la tributaria en el Congreso de la República, los partidos políticos han expresado sus propias propuestas para aumentar el recaudo y reducir el déficit fiscal que enfrenta el país y los gremios han hecho lo propio para reformarla.

El Centro Democrático, partido de gobierno, publicó un documento en el que planteó una serie de ajustes que lograrían recaudar $11,5 billones, un poco menos de la mitad de lo que el Ministerio de Hacienda pretendía recaudar con la ley de solidaridad sostenible ($23,4 billones).

Por su parte, el Partido Conservador dijo que hay unas ‘líneas rojas que no se podían cruzar’, por lo que no apoyaría medidas como eliminar la categoría de bienes exentos, gravar con IVA los servicios públicos o el impuesto a las pensiones. Los dos primeros, el presidente Iván Duque señaló en su alocución que no se incluirían en un nuevo documento.

La Alianza Verde, liderados por el senador Iván Marulanda, habían enviado también otra iniciativa en la que planteaban 12 propuestas con las que se recaudarían $27,8 billones aproximadamente.

El Partido Liberal también dio a conocer una contrarreforma con un conjunto de ocho medidas con las que se alcanzaría $36,4 billones.

En concreto, tanto el Centro Democrático, como el Partido de la U, el Partido Conservador, la Alianza Verde, el Partido Liberal y hasta la Andi propusieron que se suspenda de manera temporal el descuento del ICA, que sería de 100% a partir del próximo año, y que se aplace la reducción de la tarifa del impuesto de renta corporativo, mencionando que el Centro Democrático incluso propuso que se establezca una sobretarifa de 33% en este gravamen.

La Alianza Verde planteó una tarifa de 1% para patrimonios desde $3.000 millones y que la tarifa aumente hasta 4%, además, también se gravaría a las empresas con patrimonios líquidos superiores a $43.000 millones.

Teniendo en cuenta que en 2020 el Banco de la República generó utilidades por $7,5 billones, de los cuales la junta directiva aprobó trasladar $6,6 billones al Gobierno Nacional, el Partido de la U propuso que este dinero se traslade al presupuesto lo antes posible, mientras que el Centro Democrático planteó que se haga un anticipo de $5 billones.

Por otro lado, tanto el Centro Democrático como Cambio Radical, el Partido Liberal y el Partido Conservador propusieron aumentar esfuerzos en la enajenación de activos de la Sociedad de Activos Especiales (SAE).

Varios partidos también coinciden en que se imponga una sobretasa en el impuesto de renta corporativo a las instituciones financieras. Aunque algunos de ellos proponen que esta medida sea de carácter temporal, el Partido Liberal afirma que esta se debería mantener permanentemente o al menos por tres años, pues el sector es de los que menos ha enfrentado los efectos colaterales de la pandemia.

Otras medidas que presentaron los partidos incluyen establecer un gravamen a las bebidas azucaradas, disminuir las exenciones tributarias y poner un límite a las deducciones, poner un impuesto a las herencias, establecer tributos verdes, mantener el impuesto de normalización un año más, y aumentar la lucha contra la evasión y elusión, entre otros.

Desde la Coalición de la Esperanza se propone “un sistema tributario progresivo, equitativo y eficiente al que las personas contribuyan según sus ingresos y su riqueza, que privilegie los impuestos directos sobre los indirectos, en particular sin afectar la canasta familiar; que privilegie el recaudo con impuestos sobre las personas más que sobre las empresas; que grave más severamente la renta de los grandes capitales personales, por ejemplo a través de mayores impuestos a los dividendos, las herencias y la riqueza; y que elimine las exenciones injustificadas.

Nunca más un sistema tributario que grava especialmente a la clase media y trabajadora y a los sectores populares. Es hora de que la tributación contribuya a lograr la equidad, a redistribuir, a disminuir brechas, a fomentar la solidaridad entre los distintos sectores de la sociedad, y a controlar eficazmente la evasión y la elusión.

Consejo Gremial

Consejo Gremial envió propuesta al presidente Duque para reforma tributaria. En la carta, dirigida al presidente Iván Duque, se leen siete puntos en el cual se destacan: establecer de forma permanente que el impuesto de industria y comercio (ICA) pagado, sea deductible en la depuración de la base gravable para liquidar el impuesto de renta. Además de incorporar una sobretasa temporal al impuesto de renta de las personas jurídicas, mediante la cual se permita financiar los programas sociales del Gobierno, especialmente el programa de Ingreso Solidario y el Paef.

Otras de las propuestas son: realizar una ampliación a la base de contribuyentes y crear mecanismos que limiten la evasión del impuesto al patrimonio, a través de la implementación de un esquema de tarifas marginales para personas naturales, iniciando en patrimonio de $3.000 millones.

Modificar la tarifa marginal del impuesto a los dividendos de 10% al 15% y la base gravable de 300UVT a 800 UVT.

Por último, el Consejo Gremial Nacional destaca que “hace suya la preocupación por los efectos que la pandemia ha tenido sobre los colombianos los cuales han revertido de manera significativa los logros alcanzados en las últimas décadas en materia social y económica”.

Propuesta de la Andi

La propuesta del sector empresarial de cara a la reforma, la Andi que se está buscando poner a disposición del país unos recursos para que tengan una base sólida, junto a un mayor de acción mayor para tomar la mejor decisión posible. Pagar más impuesto no es lo ideal, pero en este momento hay que hacerlo para darle estabilidad a las finanzas públicas.

En este sentido, la Andi propone un cambio en la filosofía de la reforma para hacerla más pequeña y direccionada a lograr la estabilidad fiscal, pensando en concentrarse en las personas jurídicas, las empresas , y no en las personas naturales.

Es necesario que la discusión de la reforma se produzca con celeridad pues el país necesita una claridad ante esta situación y también hay que darle tranquilidad a los mercados internacionales.

Otras propuestas

Un grupo de ciudadanos con trayectoria profesional en los sectores público, privado y académico, interesados en el bien común y preocupados por la necesidad de una reforma fiscal, manifestaron varios puntos para fortalecer el gasto social, mejorar la equidad y asegurar la sostenibilidad fiscal.

En la carta, que firmaron 50 expertos y líderes, resaltaron “la propuesta del gobierno busca proteger a los más vulnerables, recuperar la economía y asegurar la sostenibilidad fiscal. Garantizar el ingreso mínimo para los hogares pobres … Sin embargo, nos preocupa que la propuesta de reforma tributaria del gobierno no considere una mayor progresividad para los niveles más altos de ingreso. El concepto de solidaridad que impone ese sacrificio exige que todos contribuyan y que la proporcionalidad, por lo menos, refleje las diferencias en ingreso de los contribuyentes”.

La reactivación es crucial en la medida en que se busque recuperar el empleo y se sostenga el consumo de los grupos más pobres.

“Entendemos que esa redistribución de recursos estimulará la economía generando mayores niveles de bienestar y ganancias adicionales para las empresas. Por eso insistimos en considerar aspectos de la propuesta de Fedesarrollo, que propone reducir las cargas prestacionales para los empleadores, con incidencia en la creación de empleo formal”.

Para el hoy exministro Carrasquilla este es el epílogo de varios de soportar duras críticas por la reforma tributaria, que el presidente Duque tuvo que retirar el domingo.