DIARIO DEL HUILA, ECONOMÍA

Por: Rolando Monje Gómez

Fotografías: José Rodrigo Montalvo

Salario mínimo en Colombia no llegaría al millón de pesos, aseguran expertos. Todos los entes y gremios involucrados se muestran abiertos al diálogo para que la discusión llegue a buen puerto. Un alza salarial de mayor magnitud puede afectar la recuperación de los puestos de trabajo, luego del impacto de la pandemia en el mercado laboral.

Las primeras reuniones de la Mesa de Concertación Laboral para acordar el aumento del salario mínimo de 2022 arrancan la otra semana, sin muchas expectativas para los trabajadores colombianos, ya que según han expresado economistas y otros gremios del país el acuerdo solo alcanzaría los $45.000, asegurando que el valor total del mismo solo subiría un porcentaje mínimo.

Según las cuentas hechas por los diferentes gremios, no se alcanzaría a llegar al millón de pesos, teniendo en cuenta el crecimiento económico que tuvo el país, éste solo se podría incrementar $45.426, por lo que de concretarse esa cifra el dinero que recibirían los trabajadores colombianos para el 2022 serían 953.950 pesos, 1,5% frente al incremento que se hizo para el 2021 que quedó en $908.526.

Con el valor total del salario mínimo, también se incrementaría el auxilio de transporte en un promedio de 111.776 pesos, lo que redondearía el monto total, con auxilio, en $1′065.726.

Por el momento, la discusión sobre el aumento del salario mínimo tiene diferentes versiones, todas estas enfocadas en la inflación en el país en 2021, donde el último reporte la ubica en 4,58%, aunque la expectativa del Banco de la República proyecta que en realidad fue de 4,9%.

Por su parte, la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), espera que el ajuste salarial no se aleje mucho de la cifra de inflación, o sea el 4,9 %, considerando además, que en los últimos años el aumento ha sido muy exagerado y superar la cifra de inflación, podría impactar todavía más la economía colombiana, que se encuentra en plena reactivación.

Ésta apreciación está acorde con las conclusiones a las que llegó el Banco de la República, en una encuesta de expectativas al ajuste salarial colombiano para 2022, que indica que el valor se ubicaría por el orden del 4,1 % del pago mensual actual.

Para muchos colombianos el salario mínimo, cada vez es más mínimo.

Covid-19 de por medio

Por lo pronto, la discusión, como todos los años, no ha estado exenta de polémicas en esta oportunidad. A pesar de algunas trabas, todos los entes y gremios involucrados se muestran abiertos al diálogo para que la discusión llegue a buen puerto.

Las conversaciones se desarrollarán en un marco crucial, como es la continuidad de la emergencia sanitaria generada por la pandemia del Covid-19 que aún sigue dejando afectando a los bolsillos de los colombianos, que ruegan por un aumento que les mejore la calidad de vida.

Hoy el salario mínimo en todo el país es de $908.526, que para los ciudadanos de a pie, es considerado un ingreso muy por debajo de lo esperado para tener una vida más digna y contar con todos los recursos básicos.

Lo que dejó ver la encuesta del Banco emisor es que para 2022 se podría dar un aumento del sueldo mínimo del 4.1%, lo que sería lo mismo que $37.250, quedando entonces en un valor total de $945.776.

Según el análisis de varios expertos, el aumento del Salario Mínimo en Colombia para el 2022 dependerá de dos elementos importantes: la tasa de inflación, la cual llegó hasta el 4.58% del incremento anual hasta el mes pasado, y la productividad laboral.

Lo cierto es que el crecimiento económico se espera esté cercano al 8%, aspecto que pondrá en aprietos a las partes ya que, en un contexto de recuperación económica con alto desempleo, el mayor crecimiento necesariamente conduce a una mejoría en la productividad del trabajo.

Expectativas de todos

Según el Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, en un análisis realizado, desde 1997 el salario mínimo se ha fijado de manera unilateral 18 veces, es decir, en 72% de los casos. Con este panorama, algunos expertos aseguran que, aunque la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales cumple un papel clave en las negociaciones, aún falta camino por recorrer para llegar a consensos.

Para el próximo año, la Comisión deberá abordar las expectativas de los diferentes sectores frente a la negociación. Dos de los factores que se tendrán en cuenta son la inflación y la productividad laboral. Por un lado, las proyecciones del IPC para el fin de año ya se acercan a 5% y, así, se espera que el aumento salarial inicie a partir de ese rango. Con ese panorama, los analistas estiman que el aumento salarial para 2022 estaría entre 6% y 6,5%.

En lo que tiene que ver con la productividad laboral, se espera que esta cifra se mantenga cercana a los niveles que se han registrado en los últimos 10 años, cuyo promedio ha sido de 1,75%. No obstante, durante el actual periodo presidencial la cifra ha sido, en promedio, de 2,3%, por lo que aseguran los expertos que teniendo en cuenta las expectativas de estos dos indicadores, es probable que este año tampoco haya una concertación. Adicional a esto, también se deberá tener en cuenta la afectación de los ingresos de los hogares en la pandemia.

El Banco de la República prevé que la inflación se mantenga por encima de la meta (4%) hasta mediados de 2022, factor que impulsa un aumento salarial de la magnitud señalada, de otra forma, los trabajadores perderían parte de su capacidad adquisitiva, en medio de una recuperación de los ingresos de los hogares tras la pandemia.

Normalmente el aumento en el salario mínimo debería ser al menos igual a la inflación, incluso superior, y de no ser así, las personas que tienen esta remuneración estarían perdiendo poder adquisitivo, al encarecerse los productos de la canasta básica de consumo a un ritmo mayor de lo que se incrementarían los ingresos obtenidos por dicho salario.

De llegarse a dar un aumento como el que proyectan los analistas, el salario mínimo pasaría de $908.526, a estar en un rango entre $963.038 y $967.580.

Otro de los temas que estará en medio de la concertación, es si un alza salarial de mayor magnitud puede afectar la recuperación de los puestos de trabajo, luego del impacto de la pandemia en el mercado laboral que, incluso, se ha tardado más en recuperar que el nivel de actividad productiva.

Los expertos señalan también que un aumento salarial de esa proporción podría aumentar los niveles de informalidad, teniendo en cuenta que la recuperación del empleo en el país ha estado marcada, precisamente, por la creación de puestos de trabajo informales.

Así las cosas, la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Laborales y Salariales (Cpcpsl) y el Gobierno Nacional estarán en una encrucijada, ya que deben lograr un equilibrio entre no afectar la capacidad adquisitiva de los hogares y no ralentizar la recuperación del mercado laboral.

Evolución de salario mínimo y fuentes de fijación anual

Año Salario mínimo mensual Variación IPC Concertación
1984 11.298 0,0 18,28 N.A.
1985 13.558 20,0 22,45 N.A.
1986 16.811 24,0 20,95 N.A.
1987 20.510 22,0 24,02 N.A.
1988 25.637 25,0 28,12 N.A.
1989 32.560 27,0 26,12 N.A.
1990 41.025 26,0 32,36 N.A.
1991 51.716 26,1 26,82 N.A.
1992 65.190 26,1 25,13 N.A.
1993 81.510 25,0 22,60 N.A.
1994 98.700 21,1 22,59 N.A.
1995 118.934 20,5 19,46 N.A.
1996 142.125 19,5 21,63 N.A.
1997 172.005 21,0 17,68 Si
1998 203.826 18,5 16,70 No
1999 236.460 16,0 9,23 No
2000 260.100 10,0 8,75 No
2001 286.000 10,0 7,65 No
2002 309.000 8,0 6,99 No
2003 332.000 7,4 6,49 Si
2004 358.000 7,8 5,50 No
2005 381.500 6,6 4,85 Si
2006 408.000 6,9 4,48 No
2007 433.700 6,3 5,69 No
2008 461.500 6,4 7,67 No
2009 496.900 7,7 2,00 No
2010 515.000 3,6 3,17 No
2011 535.600 4,0 3,73 Si
2012 566.700 5,8 2,44 No
2013 589.500 4,0 1,94 Si (sin la CUT)
2014 616.000 4,5 3,60 No
2015 644.350 4,6 6,77 No
2016 689.455 7,0 5,75 No
2017 737.717 7,0 4,09 No
2018 781.242 5,9 3,18 Si (sin la CUT ni la CDP)
2019 828.116 6,0 3,80 Si (sin la CUT ni la CDP)
2020 877.803 6,0 1,49 No
2021 908.526 3,5 1,6 No

 

10,2 millones de trabajadores colombianos (51,1 % del total) reciben el salario mínimo.