Diario del Huila – Café

El concurso realizado por la organización Yara Colombia tuvo como objetivo premiar la mejor taza de café que se produce en el departamento del Huila.

El certamen cuenta con dos categorías: café lavados colombianos, y varietales y procesos, en donde 99 caficultores de diferentes municipios del Huila se presentaron, sin embargo, los cafés que resultaran con mayor calidad eran los escogidos para ganar el certamen cafetero.

“Queremos ir un poco más allá, no solo compartir conocimiento, sino reconocer el esfuerzo de las buenas prácticas de los agricultores. Nos complace en esta versión la participación de las mujeres y que dos de ellas sean taza de oro” expresó Marcelo Altieri, vicepresidente senior para Yara Latinoamérica.

Aunque recibieron críticas, los cafeteros siempre siguieron adelante.

Aunque recibieron críticas, los cafeteros siempre siguieron adelante.

Y no es para menos, dos mujeres fueron escogidas como ganadoras del premio a la mejor taza, la cual fue catada por un panel de 6 profesionales catadores con certificación Q Grader, quienes lograron elegir los finalistas basados en características como la acidez, cuerpo, aroma y fragancia.

Las mejores tazas de café

Argenys Rojas, propietaria de la finca Los Andes de la vereda Pantanos en el municipio de Timaná, fue la ganadora de La Taza de Oro, en la categoría de lavados, un proceso del café que permite que los productores del grano insignia del departamento del Huila, muestren el café de alta calidad que producen las tierras de su propiedad.

“El triunfo es para todos los miembros de mi familia y trabajadores de la finca Los Andes, porque somos todos los que concursamos y obtuvimos el título. La finca de nosotros tiene diez hectáreas en producción, de esas 10 hectáreas tenemos gran variedad, tenemos bourbon amarillo, caturro, tenemos una línea que vamos a implementar de café geisha, y variedad Colombia que fue con el que ganamos en el concurso”, dijo la ganadora de la Taza de Oro, en la categoría de Lavado, del Yara Champions.

Rojas, también se refirió al proceso que llevó a la cúspide el café que sale de sus tierras a 1. 556 metros sobre el nivel del mar y que le dio un puntaje de 86,42 en calificación. “El trabajo fue un trabajo articulado que se hizo con la familia, todo el proceso tuvo que ver, dese el momento en que se cogió el grano. Lo primero fue coger granos maduros, cuando llegaron a la casa se le hace el correteo que es donde se hace el balseo en canecas plásticas, luego se saca y se echa a unas arandas que es el proceso manual en donde se escogen  los granos verdes y se dejan solamente los maduros, luego se sube a la tolva se pela en seco, después se empaca al vacío en bolsas plásticas y se dejaron fermentado 86 horas, luego se hace el lavado del grano y posterior a eso, se sube al secadero y se deja secar de manera que el sol no le dé directamente para que no se muera el embrión al café”, explicó la caficultora.

Así mismo, la caficultora se embarcó en la travesía del café de calidad nadando contra la corriente, pues según ella, ya había consultado con varias personas acerca del café que su finca era capaz de producir, pero las respuestas siempre fueron negativas. “Nosotros nos presentamos y decían que el café no servía. El café de nosotros fue error y experimento, error y experimento, hasta que gracias a Dios este año pudimos lograr ser Taza de Oro en la Yara Champions”, agregó la propietaria.

La mujer de 39 años de edad, aseguró que se van a seguir presentando en otros certámenes, por el amor que le tienen al grano insignia del país, “Nosotros vamos a seguir participando en este tipo de eventos, ahora hay uno que ya abrió las convocatorias, se llama Café, Tierra y Diversidad, vamos a participar con un Caturro que tenemos, a nosotros siempre nos ha gustado el campo y nos gusta el arte del café”, manifestó la ganadora de La Taza de Oro en la categoría de Lavado en el evento.

Luego de las condecoraciones por parte de Yara CHAMPION, se dio lugar a los ganadores de la Cooperativa Central de Caficultores del Huila, en la categoría de procesos y varietales, en donde la taza de oro fue para Álvaro Sarrias Artunduaga con un puntaje de 86,5 y la taza de plata para Robuan Cuellar.

Fueron cuatro las Taza de Oro entre 99 participantes del concurso.

Por su parte, Álvaro Sarrias Artunduaga, propietario de la finca ubicada entre los municipios de La Plata y El Pital en la vereda El Vegon, señaló que en el café está el futuro y se debe seguir explorando más el grano. “Llevo cinco años en la caficultura, quiero decirles a los jóvenes que en el campo esta el futuro, es algo grandioso lo que nos brinda cada día la agricultura y poder experimentar nuevos conocimientos y reconocimientos”

Así mismo, Jeison Sarrias, hijo de Álvaro Sarrias ganador de la Taza de Oro, expresó que el trabajo para lograr la exaltación se debió a un trabajo familiar. “Yo regresé a la finca hace aproximadamente cinco años y comenzamos un trabajo de reestructuración del café debido a mi experiencia como barista en diferentes hoteles del mundo”, agregó Sarrias.

“Nosotros participamos con un proceso natural, en este proceso el café se seca con cáscara y todo, después de darle flote, cogeduria y fermentación. Quiero decirles a los jóvenes que en el campo hay miles de posibilidades y que no todo está hecho, hay mucho por hacer y no solamente tenemos que ir a la ciudad a formar empresa, sino que desde el campo lo podemos hacer”, agregó Sarrias.

Una vida entregada al café

Según Argenys Rojas, el café ha hecho parte de su vida desde que nació, y por el producto que hoy la coloca como uno de los mejores cafés del departamento, también ha logrado graduarse como abogada y realizar varios postgrados. “Nosotros vamos a seguir produciendo porque mi familia no sabe más que producir café, yo me defiendo en el arte del litigio, pero también trabajo con el café. El campo me ha dado la bendición de ser abogada, soy especialista en derecho administrativo, estoy cursando segundo semestre de la maestría en derecho público y todo esto ha sido gracias al café y a las cooperativas que han creído en nosotros y nos han inculcado las buenas prácticas agrícolas”, expresó la caficultora y abogada.

Jeison Sarrias invitó a los jóvenes a creer en el campo y a proponerse metas, por lo que dijo que la perseverancia y la constancia son los pilares más importantes para emprender el camino de la agricultura. “Estos triunfos no se logran si uno no es constante y no es perseverante, por más que le digan a uno que está loco o que la cosa no es por ahí, uno debe hacerle hasta que las cosas se le den”, manifestó.