El pasado Domingo de Pascua un terrible accidente de tránsito enlutó a una familia luego de que un conductor de carro BMW arrollara un coche y causara la muerte de un recién nacido.

Dos jóvenes padres se encontraban dando un paseo con su pequeño en una calle de la localidad de Brownhills, en Reino Unido, cuando un automóvil se subió al andén y los embistió antes de chocar con unos locales.

En el hecho, el pequeño Ciaran Leigh Morris, de apenas dos semanas de nacido, sufrió heridas graves y fue trasladado al hospital, donde finalmente falleció.

El conductor responsable, identificado como James Paul Davis (34 años), huyó del lugar, según las autoridades, pero fue arrestado luego.

Los padres de Ciaran dijeron en un homenaje publicado este lunes: “Los corazones de mamá y papá siempre dolerán, te amamos más que a nada”.

En el lugar del siniestro varios ciudadanos han dejado flores y juguetes, mientras que en redes realizan una colecta para apoyar a los progenitores.