DIARIO DEL HUILA, ECONOMÍA

Por: Rolando Monje Gómez

Luego de haber presentado una mejora en marzo, con un alza de casi 2 puntos frente a febrero, el indicador de confianza de los empresarios, visible en la encuesta de Pulso Empresarial del Departamento Nacional de Estadística (Dane) cayó para abril.

El indicador se ubicó en 52,4, en el cuarto mes del año, lo que representó un descenso de 0,7 puntos frente a marzo cuando el resultado finalizó en 53,1, de acuerdo a lo que reportó la entidad estatal.

El 2021 había iniciado con un índice de confianza de 48,7, en el mes de enero, incrementándose al mes siguiente 2,4% ubicándose en 51,2 y volviendo a subir el mes de marzo, siendo el cuarto mes del año el que rompe el ritmo de variación positiva que traía en el año.

Aunque empresarios de todos los sectores manifestaron una reducción de confianza, el segmento de la construcción fue el que se vio más afectado pasando del 53,0 en marzo al 50,4 en abril, 2,6 puntos menos, luego de traer un ritmo de crecimiento desde comienzos de año cuando abrió con 48,7 y en febrero estuvo en 52,5.

Entre lo normal y lo parcial

El sector de la construcción en marzo tuvo una operación normal en todas sus divisiones: Construcción de edificios (81,2%), Obras de ingeniería civil (69,7%) y Actividades especializadas para la construcción de edificios y obras de ingeniería civil (72,7%), siendo éste el que más cierres temporales presentaba (9,1%).

Sin embargo, para el mes de abril las cosas cambiaron para el sector, producto del paro nacional, la pandemia y los bloqueos viales que se han presentado. Es así como todas las divisiones presentaron operaciones parciales: Construcción de edificios (76,6%), Obras de ingeniería civil (71,1%) y Actividades especializadas para la construcción de edificios y obras de ingeniería civil (88,9%). Las obras de ingeniería civil fueron las que presentaron mayor normalidad (13,3%).

Entre tanto la industria manufacturera presentó una leve variación negativa de 0,5 (54,2), habiendo arrancado el año con 50,4%. En marzo casi la totalidad de sus divisiones operaban con normalidad.

Sin embargo, en abril esto se vino abajo pues de todas las divisiones solo Fabricación de productos farmacéuticos, sustancias químicas medicinales y productos botánicos de uso farmacéutico (88%); Fabricación de sustancias y productos químicos (56,8%) y Elaboración de productos alimenticios (76,8%), fueron las de más altos porcentajes de normalidad, a diferencia de Curtido y recurtido de cueros; fabricación de calzado; fabricación de artículos de viaje, maletas, bolsos de mano y artículos similares, (67,6%); Fabricación de otros tipos de equipo de transporte (60%); Fabricación de vehículos automotores, remolques y semirremolques (60%) y Confección de prendas de vestir (53.8%) tuvieron cierres temporales.

También cayeron

Por su parte, los grupos de comercio (53,8) que en cerca de un 50% sus divisiones presentaron operaciones parciales y servicios (50,2) estuvieron 0,4 y 0,7 puntos, respectivamente, por debajo del resultado obtenido en el tercer mes del año.

Para el caso del sector de servicios la mitad de sus divisiones operaron normalmente en el mes de marzo, sin embargo las restantes oscilaron entre operaciones normales y parciales, siendo las Actividades creativas, artísticas y de entretenimiento las que mayores cierres continuaron presentando, como consecuencia de la pandemia del Covid-19.

Sin embargo, ya para el mes de abril el panorama cambió negativamente en casi que todas las divisiones de este grupo. De la mitad que en el mes anterior habían tenido actividad normal, en este periodo la continuaban teniendo pero combinada con operaciones parciales. Pero las divisiones de Alojamiento (82,4%), Actividades deportivas y actividades recreativas y de esparcimiento (90,9%), Actividades de las agencias de viajes, operadores turísticos, servicios de reserva y actividades relacionadas (85,7%), tuvieron cierres temporales. La división de Actividades creativas, artísticas y de entretenimiento presentaron durante abril cierres temporales al 100%.

¿Qué es la confianza empresarial?

Empresarios y emprendedores toman decisiones sobre su negocio que también tienen en cuenta el contexto de cada tiempo. El índice de confianza empresarial analiza la visión que los empresarios tienen de los distintos sectores. Y esta interpretación que remite a un determinado grado de confianza describe la posición ante un escenario que puede ser positivo o, por el contrario, pesimista.

De este modo, es posible observar la evolución de este dato a lo largo del calendario cuando se produce una evolución favorable o, por el contrario, el nivel de confianza es menor. A través de la atención a distintos factores es posible profundizar en la situación de un sector.

Para ofrecer una conclusión sobre este dato se tienen en cuenta las opiniones de los responsables de los proyectos sobre la evolución del negocio en el periodo más reciente y, también, la previsión realizada para los próximos tres meses. A través de este índice, junto con otras variables, es posible observar la evolución de la industria y el comercio.

Un grado elevado de confianza empresarial no solo es positivo para potenciar el éxito de cada sector, sino que esta prosperidad también influye en la economía. La confianza es un concepto clave en la toma de decisiones que llevan a cabo los responsables de proyectos empresariales. Y la determinación en torno a una elección estará condicionada, entre otras variables, por la percepción de la situación.