DIARIO DEL HUILA, ACTUALIDAD

A tan solo días del inicio de los festejos de la Semana Santa, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, anunció las medidas restrictivas que funcionarán durante esa época que, debido a la tradición, tiende a ser una temporada en la que los colombianos suelen reunirse, salir, e ir las iglesias. Con la ciudad bajo control, respecto a la pandemia, y con una disponibilidad de cuidados intensivos óptima, la mandataria local espera que luego de la pandemia, estos datos positivos se mantengan.

“La ciudad se encuentra en alerta amarilla, según nuestro semáforo. Por el momento no habrá cuarentenas sectorizadas ni unidades de cuidados zonal. Fruto del cuidado colectivo estamos en un valle de tranquilidad. Entramos a Semana Santa bien”, explicó López.

De acuerdo con López, que fue insistente en asegurar que Bogotá está con cifras mucho más alentadoras de las que se registraron en diciembre pasado, las recomendaciones son claras. Aunque aseguró que están prohibidas las celebraciones presenciales usuales de la pandemia como las procesiones, las misas, el vía crucis, o la caminata hacia el cerro de Monserrate, los festejos siguen en pie de manera virtual. Esta decisión, aseguró López, se hizo luego de un diálogo con la iglesia.

De acuerdo con la alcaldesa, que espera mantener noticias positivas, el buen o mal comportamiento de los ciudadanos se notará catorce días después del cierre de la Semana Santa.

De acuerdo con la alcaldesa, que espera mantener noticias positivas, el buen o mal comportamiento de los ciudadanos se notará catorce días después del cierre de la Semana Santa.

La alcaldesa de Bogotá aseguró que una de las medidas más importantes a tomar por parte de la ciudadanía es no reunirse, ni viajar, con personas con las que usualmente no se mantiene un contacto directo diario.

“Ese fue el error de diciembre, y no lo podemos volver a repetir (…) esa es la primera y principal recomendación para que Semana Santa no se nos vuelva un riesgo”, recalcó López.

Entre las medidas, anunciadas por la alcaldesa, que en la mañana de este jueves anunció que en Bogotá habría toque de queda nocturno durante Semana Santa, la mandataria recordó que se acoge a las medidas impuestas por el Gobierno Nacional, a manos del presidente colombiano, Iván Duque, anunciadas en el programa de Prevención y Acción.

“Acogiendo las medidas del Gobierno Nacional para ciudades que, como Bogotá, que están en el 55% de ocupación de UCI, estará restringida la movilidad desde el viernes 26 de marzo, hasta el lunes 29; y desde el miércoles 31 de marzo, al lunes 5 de abril entre las 12:00 a.m y hasta las 5:00 a.m”, anunció la alcaldesa.

De acuerdo con la alcaldesa, que espera mantener noticias positivas, el buen o mal comportamiento de los ciudadanos se notará catorce días después del cierre de la Semana Santa. Invitó a los ciudadanos a ser responsables, y a atender a las órdenes, aseguró estar agradecida por el comportamiento de la población.

La alcaldesa descartó, para la época de Semana Santa, medidas como el pico y cédula o restricciones para viajar. Sin embargo, aclaró que, en caso de que la ocupación UCI en Bogotá llegue a un 70%, por malos comportamientos, sí se tomarían medidas más estrictas.