DIARIO DEL HUILA, ECONOMÍA

Por: Rolando Monje Gómez

La economía fue ganando fuerza a lo largo de 2020, cerrando con un importante repunte en el cuarto trimestre gracias al consumo privado. Al inicio de 2021, los datos retrocedieron respecto al dinámico cierre del año anterior.

En marzo, el gasto en servicios recuperó el nivel pre pandemia. Sin embargo, esta tendencia se vio interrumpida por las nuevas restricciones en abril.

El consumo con tarjetas, en lo corrido de mayo, se ubica en un nivel ligeramente menor al registrado previo a la pandemia. Esto, a pesar de la finalización de las restricciones de movilidad para contener el contagio del covid-19, según información del Bbva Consumption Tracker, un indicador que se construye con las transacciones realizadas con tarjetas débito y crédito.

A pesar de la finalización de las restricciones de movilidad más estrictas, decretadas para la contención del contagio, las jornadas de protestas y marchas hacen que el consumo se desacelere 1,5 puntos porcentuales frente al registro de abril. El consumo en lo corrido de mayo se ubica en un nivel ligeramente menor al registrado previo a la pandemia (-1,7%).

El consumo en mayo cae 2% en el total nacional frente al periodo prepandemia. Aunque en todas las ciudades principales el gasto se ubica por debajo del total nacional, las diferencias son marcadas entre regiones.

Debido a la celebración del Día de la Madre, se observó un repunte del gasto realizado en restaurantes en el fin de semana del 8 al 9 de mayo pero no alcanza a compensar la desaceleración del resto del mes, ubicándose 40% por debajo del nivel prepandemia. Este fue muy inferior al registrado en el mismo fin de semana de 2019.

El sector de servicios es el que tiene una menor dinámica. Por su parte, el gasto en droguerías continúa siendo uno de los sectores más beneficiados, ubicándose cerca de 40% por encima a lo registrado previo a la pandemia.

El comercio online ayudó a moderar parte del impacto negativo de las protestas y bloqueos sobre el consumo, creciendo cerca de 30% en los primeros días del mes. En los canales físicos cayó un 10%.

El gasto de los hogares en tiendas por departamento y de alimentación volvió a ganar participación en el gasto total en lo corrido de mayo, por su parte, el gasto en aerolíneas se acelera cerca de 15% en lo corrido de mayo.

En vestuario el gasto aumenta parcialmente en todas las ciudades durante el fin de semana de celebración del día de la madre. Este sector se desacelera en mayo en todas las ciudades aunque con más fuerza en Pereira, Bucaramanga y Bogotá.

En lo que tiene que ver con el gasto en combustible éste ha sido el sector más afectado por los bloqueos y protestas se desacelera 17 puntos porcentuales frente al registro de abril y se ubica 25% por debajo del nivel prepandemia y retrocede hasta niveles similares a los registrados en agosto de 2020.

El gasto en combustible cae 80% en Cali frente al nivel prepandemia y alcanza niveles similares a los registrados en abril de 2020 en esta ciudad. Por su parte, el gasto en combustibles también fue notorio al caer 50% en Pereira frente al nivel prepandemia y menos de 20% en el resto de ciudades principales.

El consumo cae notablemente en las ciudades con mayores tensiones por las protestas. En Cali, donde se han visto los enfrentamientos más violentos y jornadas de protestas más extensas, el consumo en lo corrido de mayo se ubica 23% por debajo de lo registrado en el mismo periodo de 2019 , siendo la ciudad con la mayor afectación.

Ciudades como Medellín y Barranquilla también muestran afectaciones importantes en el gasto. En esos lugares, la cifra se ubica 20% y 17% por debajo del periodo prepandemia, respectivamente. La ciudad que evidencia la mejor dinámica en lo corrido de mayo es Bogotá, pues el indicador se ubica 2% por debajo del nivel previo a la pandemia.

El consumo en Bogotá se acelera en mayo por la finalización de las restricciones por Covid-19 y el carácter más pacífico de las protestas en la capital. Por su parte en Medellín el gasto en vestuario y restaurantes parece estabilizarse un 60% por debajo del registrado en el mismo periodo en 2019.

El uso de tarjetas débito tanto para compras como para retiros aumentó en los primeros días de mayo relacionado con los pagos de fin de mes.