jueves, 20 de septiembre de 2018
Primer Plano/ Creado el: 2018-01-19 07:01 - Última actualización: 2018-01-19 07:08

Contraloría ‘raja’ gestión de Banagrario en Proyectos VIS Rural

En su informe el ente de control indica que se encontraron hallazgos fiscales por $11.488 millones; así mismo, cuestiona resultados del Banco Agrario en gestión de Proyectos de Vivienda de Interés Social Rural en los municipios de Tarquí y Suaza.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | enero 19 de 2018

La Contraloría General de la Nación, dio a conocer un informe en el cual señala que se usó de manera inadecuada recursos de Vivienda de Interés Social Rural (VISR), por parte de algunas de las Gerencias Integrales contratadas por el Banco Agrario para ejecutar los proyectos.

El informe, pone de manifiesto que esta situación se presentó en los municipios de Tarqui y Suaza, en donde el consorcio contratado no tuvo ningún avance físico en los proyectos que debía adelantar y, sin embargo, se perdieron los recursos de los subsidios, al parecer de manera fraudulenta.

La auditoría detectó hallazgos con incidencia fiscal por el orden de los $11.488 millones de pesos en un trabajo articulado con veedurías ciudadanas, lo cual pone en evidencia la ineficiencia del Banco Agrario para gestionar proyectos de vivienda de interés social rural.

El proceso auditor evaluó la gestión y el cumplimiento de la normatividad relacionada con la administración y ejecución de los proyectos de Vivienda de Interés Social Rural (VISR), vigentes para el año 2016, como producto de la Política de Vivienda del Gobierno Nacional.

Como resultado de esta auditoría, la CGR determinó en total 19 hallazgos administrativos, de los cuales 13 tienen presunta incidencia disciplinaria y 3 posible incidencia penal, y 9 son de carácter fiscal.

La Contraloría encontró serias deficiencias en el proceso de viabilización y validación de los proyectos objeto de asignación de recursos VISR.

Vinculo delictivo

Para el ente fiscalizador hay casos donde hay vínculos entre la cooperativa contratada como Gerencia Integral y los contratistas de obra e interventores. Esto sucedió en Huila y Cundinamarca, la situación ya está en manos de la Fiscalía.

La Contraloría determinó igualmente que existe incumplimiento de las condiciones de habitabilidad por parte de los beneficiarios, al detectarse soluciones de vivienda deshabitadas, arrendadas o vendidas, así como destinadas a otros usos que no corresponden a la finalidad del programa.

La auditoría puso en evidencia un uso inadecuado de los recursos VISR por parte de las Gerencias Integrales, así como ausencia de controles por parte del Banco Agrario en relación con el manejo de las cuentas donde se consignan los recursos de subsidios VISR y los aportes de las entidades oferentes, hechos que provocaron pérdida de recursos, al parecer de manera fraudulenta, por cerca de $3.000 millones de pesos.

Este es el caso de los proyectos de Vivienda de Interés Social Rural en los municipios de Tarqui y Suaza, donde se contrató una Gerencia Integral  para el desarrollo de 8 proyectos, los cuales pretendían beneficiar con vivienda a 289 hogares.

Millonarios giros

Al consorcio contratado para la Gerencia Integral de estos proyectos, le fueron desembolsados recursos por la suma de $3.032 millones; sin embargo, a 7 de marzo de 2017, fecha en que venció el plazo de ejecución, el avance físico registrado para los proyectos es del 0% y el saldo disponible en bancos solamente asciende a $1 millón 200 mil pesos, conforme a los extractos bancarios de las cuentas corrientes abiertas para su manejo.

Estos hechos afectaron 289 hogares beneficiados con subsidio VISR, los cuales hoy en día no gozan de la solución de vivienda ofrecida por el programa, con el agravante que los jefes de hogar permanecen en las bases de beneficiarios de subsidios como vinculados y sin solución de vivienda ejecutada, limitando con ello su posibilidad de aplicar a otro proyecto VISR.

Conflicto de intereses

Sumado a lo anterior, el órgano de control encontró un eventual conflicto de intereses en la contratación realizada por las Gerencias integrales respecto a los ejecutores de las obras y las interventorías.

La Contraloría constató esta situación en proyectos de VISR ejecutados por ejemplo en el departamento del Huila y Cundinamarca, donde la Cooperativa contratada para ejercer la Gerencia Integral tenía un vínculo directo con las empresas que suscribieron los contratos de obra e interventoría, dada su participación accionaria en las mismas.

Tal situación afectó la transparencia en la toma de decisiones en la administración de los recursos de los subsidios VISR, los cuales estaban destinados a objetos contractuales de índole social que, a la postre, resultaron incumplidos.

Estas situaciones fueron puestas en conocimiento de la Fiscalía General de la Nación, a fin de que inicie las investigaciones que le corresponden.

Por otra parte, el resultado de las visitas técnicas a los proyectos auditados evidenció reiterada inoportunidad en la entrega de las viviendas a los beneficiarios del subsidio VISR.

Viviendas con deficiente calidad

De igual forma, el ente fiscalizador detectó entrega de soluciones de vivienda sin el cumplimiento de las especificaciones técnicas aprobadas, de tal manera que las casas que se otorgan, en muchos eventos, no garantizan las condiciones de habitabilidad que persigue el programa.

“Estas viviendas presentan daños o problemas de calidad en sus obras, como deficiencias en pisos que presentan alta erosión, desgaste prematuro y huecos, algunos parcialmente reparados por los beneficiarios, evidenciando la mala calidad del concreto, el cual no resiste la tracción superficial” dice el informe.

Así mismo, indica que se incumplen las especificaciones técnicas relacionadas con elementos estructurales como vigas y columnas, que presentan desprendimiento del concreto, con aceros a la vista y oxidados; hay mesones erosionados, caídos, partidos y con aceros a la vista; las puertas metálicas caídas, con láminas desprendidas y con alta corrosión; y placas de soporte del tanque de agua, que permiten la filtración de agua hacia el interior, aunado a riesgos de inundaciones en las zonas donde fueron construidas.

Viviendas utilizadas para otros fines

Igualmente la Contraloría determinó que existe incumplimiento de las condiciones de habitabilidad por parte de los beneficiarios, al detectarse soluciones de vivienda deshabitadas, arrendadas o vendidas así como destinadas a otros usos que no corresponden a la finalidad del programa, lo cual denota deficiencias en el seguimiento efectuado por el Banco Agrario.

Finalmente, se estableció inobservancia por parte de las entidades territoriales que obran como oferentes, así como de las Gerencias Integrales y del Banco Agrario, de los principios que orientan la política de VISR, lo cual impacta en la eficacia de los resultados del programa.