sábado, 20 de octubre de 2018
Opinión/ Creado el: 2018-04-15 11:27 - Última actualización: 2018-04-15 11:28

Corhuila goza de cabal salud

Escrito por: Jaime Salazar Díaz
 | abril 15 de 2018

 

Jaime Salazar Díaz

Al contrario de lo publicado hace unos días en estas páginas por un redactor de panfletos , CORHUILA, sigue consolidándose en el escenario de la Educación Superior del Departamento como la mejor institución privada al servicio de la juventud. Mas de 4.200 alumnos matriculados en este semestre en 11 carreras, así como 200 diplomados así lo acreditan. Sus modernos laboratorios se facilitan mediante convenios a otras universidades y empresas que con esto reconocen su calidad. Durante 25 años no ha parado de crecer y el tropiezo generado por un rector anterior –indelicado, para decir lo menos- y sus cómplices, junto con dos Directivos equivocados no ha hecho mella en su discurrir ordenado, planificado y con clara visión de su futuro. La Asamblea de Fundadores, constituida en su gran mayoría por jueces y magistrados impolutos, impregnados de generosa responsabilidad social, no dudaron en apartar del Alma Mater a quienes no estuvieron a la altura de la importancia ni de la nobleza de la misión encomendada en sus manos. Ahora es la Justicia la que debe resolver. Lo demás es inútil vocinglería. Los Directivos actuales y el Rector, reelegidos en su mayoría en la última Asamblea del 8 de marzo, han tomado con mucha responsabilidad los derroteros trazados que comprenden entre otros la actualización y organización de sus finanzas y de su administración, atención prioritaria al Bienestar del alumnado, un programa de renovación y crecimiento de la infraestructura y desde luego un plan de crecimiento académico animado y vigilado por la Asamblea y el Consejo Superior, dirigido por el Rector y sus colaboradores de experiencia en temas universitarios. Las perspectivas nos animan puesto que las visitas de pares han sido elogiosas para los nuevos programas que van colocando a Corhuila en la senda de las instituciones modernas. Paralelamente la meta de la Acreditación se ha venido preparando. Sabemos que el camino no se recorre de un día para otro pero con la madurez, tenacidad y seriedad de los equipos académicos, ofreceremos en pocos años esta calificación para las primeras carreras. Inmediatamente después solicitaremos la Acreditación Institucional. La Universidad Surcolombiana, que también sentimos como propia, porque fuimos pioneros en su fundación, tardó 40 años en conseguir las primeras acreditaciones y solo al cumplir los 50 tuvo su merecida Acreditación Institucional. Nosotros en Corhuila aspiramos a batir esos récords. Las buenas cosas, como los buenos vinos necesitan su maduración. Volviendo al tema inicial de los comentarios infundados del personaje aspirante a columnista, que no ha tenido la prudencia de informarse en la fuente antes de lanzar epítetos, es bueno que visite la Universidad y se informe de sus errores. Fui el primer Presidente del Consejo Superior entre su Fundación y 1.994. Después asumió Heriberto Carrera casi por 20 años. A mí me encargaron nuevamente de la Presidencia a partir del retiro del Rector Barrera en 2013. Y ahora, con motivo de las construcciones citadas, a mi cargo, porque lo permitían los estatutos puedo decirle que la gran diferencia está en que las edificaciones contratadas por mí como arquitecto con experiencia de 50 años en, diseño y construcción, con autorización del Consejo Superior- y constan en Actas sus precios, condiciones y especificaciones- están ahí prestando el servicio para el que fueron diseñadas, a la vista de todos los neivanos, y las “pagadas” a los amigotes del panfletista, nunca se vieron, ni se midieron, ni se

especificaron. Solo se “vieron desaparecer” como por arte de magia los mas de ocho mil millones de pesos de hace mas de 5 años!

Comentarios