Diario del Huila

Cuando la nostalgia sabe a cultura

Dic 13, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Cuando la nostalgia sabe a cultura

Más que leer poesía, vengo a hablarles de la nostalgia. Con estas palabras el escritor Winston Morales Chávarro abrió la presentación del libro Respirando entre Palabras, compilado por el poeta Esmir Garcés, autoría de 17 escritores huilenses, acaecida el pasado jueves 9 de diciembre en la agencia cultural del Banco de la República de la ciudad de Neiva. En un principio tuve la impresión de que el escritor nos llevaría a la añoranza de los tiempos idos y la extrañeza de aquellos espacios que dejaron de ser habitados por quienes ya partieron o por quienes están olvidados. No fue así. Winston, en una exposición tranquila, amena y llena de anécdotas, invitó al auditorio hacia la riqueza y felicidad de las dinámicas culturales de finales de los años 80s y principios de los 90 hasta llegar a nuestros días. Por supuesto que resultaba inexorable sentir algún grado de desabrigo cuando se recordaron nombres de creadores y cultores fallecidos cuya obra en pro de la identidad regional y nacional resulta de inestimable significado.

La remembranza de Morales permitió viajar a diferentes momentos en los que se empezó a gestar a cultivar un poeta, un novelista, una pintora, un cuentero, un artesano en nuestra tierra. De un periplo al Huila cultural de hace un poco más de 30 años, puede notarse la evolución de cada creador.  La pluma del propio Winston o de Jader Rivera, como la de Esmir, Amparo Andrade o de Ana Patricia Collazos, tuvo desde un principio el don de las metáforas simples que pintaban imágenes colosales. La escultura de Emiro, Núñez o Zarama, nació entre formas de aristas rústicas de un bronce  mármol que prometía la concepción de anatomías emblemáticas de símbolos como la Niña que vuela al cielo, la Bailarina del sanjuanero o el rostro del salvador de mundo rompiendo la piedra para hacerse vida. Otro tanto pasaba en las apariciones de la narrativa de Guillermo Martínez vigoroso literato en la década de los 80s, Feliz Ramiro Losada, Carlos Alberto Celis, Marco Fidel Yukumá o del propio Winston Morales. Los trabajos de los creadores huilenses dan forma y contenido al ser nacido en estas tierras, lo cual puede observarse en las pinturas en óleo sobre lienzo o acuarela de personajes como Mario Ayerbe y sus hermanos, Margarita Rosa Gómez, Olga Lucía Díaz – con sus mujeres de ojos que descubren o protestan, que aman u olvidan, Segundo Huertas, el peruano opita Segundo Huertas, Fernando Roso, Yesid Morales, Helmut Soltau, Patricia Vega, Miguel Darío Polanía y una larga y prolífica lista de quienes han dado lustre al departamento y Colombia con su pincel que cuenta historias entre colores, formas y sonidos.   Y qué decir de la música, la artesanía, el cuento y el minicuento, la dramaturgia, géneros con seres emblemáticos de la cultura como los duetos Ensueños y La Gaitana, tríos como Escala y los tremendos ganadores del Mono Núñez; Edinsón Delgado, Juan Pablo Rodríguez, Carlos Alberto Ordoñez, Armonizando Duo y Ricardo Rondón; el teatro y los cuenteros Alfonso Vargas, Rodrigo Durán , Álvaro Gasca, Mauricio Riveros, Stella Arciniegas y su hermano Enrique, Luz Marina Barrios, Jorge Alvarado, Betuel Bonilla, Guillermo Gordillo, artesanos como Ricardo Garrido, Gerardo Hurtado o María Helena Muñoz, investigadores culturales como Fernando Antonio Torres y William Fernando Torres, Reynel Vargas,  solo para mencionar una parte de la enorme selección de creadores de nuestra tierra.

Cuando se viaja al pasado cultural huilense y aún se puede contar el presente de este sector, se vive cierto tipo de nostalgia que lejos de hacernos sentir tristes, tiene la virtud de recrearnos en medio del mundo que cada creador ha imaginado y plasmado para las generaciones que fueron de su época y que perviven hoy con la promesa de palpitar en las décadas venideras. Que se canten más rajaleñas al estilo José Miller Trujillo, Rumichaca o Hijuelapo y que los compositores de hoy abreven en los grandes como Papi Tovar, Jorge Villamil, Álvaro Córdoba y quienes le han seguido: Ricardo Castro, José Darío Váquiro, David Ricardo Salazar, Raúl Rivera, etc, para hacer que esta tierra tenga la garantía de mantenerse vigente entre las páginas diarias de un país cultural que atestigua sus dramas sociales, sus triunfos y desaciertos, su naturaleza, sus mujeres, sus campesinos, todos ellos vivos en una obra que cada creador imagina y luego cuenta para deleite y admiración de todos.

 

Autor: WebMaster

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto