domingo, 19 de noviembre de 2017
Opinión/ Creado el: 2017-07-15 02:51

Curadores urbanos

Escrito por: Editorial | julio 15 de 2017

El papel que desempeñan actualmente los curadores urbanos en los municipios del país, están siendo controvertidos por los resultados que se están presentando porque no se ajustan a la verdadera planificación urbana, que requiere el desarrollo de las ciudades. Algunos alcaldes han tenido serias divergencias por las autorizaciones de las licencias que otorgan, porque presentan serias deficiencias estructurales en las edificaciones y porque no se respetan los espacios de cesión en la distribución física de los condominios que se construyen. Algunos expertos consideran que una persona que requiere un permiso para adelantar una obra de construcción de su casa, se le exigen toda la normatividad existente para ello. Pero si acude un potentado económico, para construir grandes edificaciones y condominios, a ellos si se les permite alterar la normatividad vigente de acuerdo con sus intereses personales y económicos. Recientemente el desplome del edificio Portal de Blas de Lezo II, ocurrido el jueves 27 de abril pasado, en Cartagena, dejó entrever las falencias que se presentaron por el otorgamiento de la licencia de construcción, por el Curador urbano de la capital del departamento de Bolívar y por la falta de control de la administración municipal. Por este motivo los organismos de control están investigando al alcalde Manuel Vicente Duque.
De acuerdo con lo expresado por la presidente ejecutiva de Camacol, Sandra Forero Ramírez, los responsables de la construcción no cumplieron con los procedimientos de Ley y no formaban parte de los afiliados a la Cámara Colombiana de la Construcción. Igualmente, en otras ciudades se han venido presentando serias irregularidades, que han provocado derrumbes, agrietamientos y caída de edificaciones que han afectado el patrimonio y la integridad personal de sus residentes. Los neivanos somos espectadores de algunas construcciones que han sido autorizados y que son considerados unos esperpentos arquitectónicos, que riñen con el desarrollo armónico del ambiente paisajístico de la localidad. Igualmente, la calidad de los materiales de construcción que son utilizados coloca en entre dicho el cumplimiento de las normas sismo resistentes, en una zona donde los terrenos se encuentran en un territorio, considerado de alto riesgo sísmico. Recordemos que el curador urbano, es un particular que ejerce la función pública de estudiar, tramitar y expedir licencias urbanísticas a petición del interesado en adelantar esos proyectos, bajo el apego de los principios de transparencia, eficiencia e igualdad. La pregunta que nos hacemos ¿es quien los controla, ni quien los ronda? A buena hora el gobierno nacional, ha tomado la decisión de reglamentar la selección de los mismos de acuerdo con lo establecido en la Ley 1796 del 2016. A partir de mañana, será competencia del Departamento Administrativo de la Función Pública, con el apoyo de la Superintendencia de Notariado y Registro. Igualmente es indispensable que se tengan implementados los planes de ordenamiento territorial para que contribuyan al desarrollo urbano y así evitar los excesos que se está presentando en el crecimiento de las ciudades.

Comentarios