viernes, 21 de septiembre de 2018
Contexto/ Creado el: 2018-05-18 09:09

Davinson, un valiente que decidió cambiar

Con 18 años, el joven opita tiene su negocio propio. La estadía en ‘Generación Valiente’ le permitió salir del mundo del boxer, para convertirse en empresario.

Escrito por: Monica Serrano | mayo 18 de 2018

Dicen que hay golpes que cambian la vida de las personas. El consumo diario  de sustancias alucinógenas es uno de ellos.  Un callejón sin salida que termina por noquear la vida de muchos jóvenes  en la capital del Huila. 

Uno de ellos fue Davinson Restrepo Cuellar,  quien hoy día, logró ‘montar’ su negocio propio, una tienda ubicada en el asentamiento Villa Ferry y dejó atrás los días de consumo.

Davinson, es un ciudadano que trabaja y se enfoca para lograr una mejor estabilidad económica y poder cumplir todas sus metas; por lo que volvió a renacer completamente rehabilitado y con un futuro prometedor.

Cuando relata su historia, su mirada revela la vergüenza de todo el tiempo malgastado; comportamientos por los cuales se arrepiente. Cuando decidió vincularse al programa ‘Generación Valiente’, sus días transcurrieron en un proceso de aprendizaje, desintoxicación y otros oficios que lo alejaron paulatinamente del mundo de la calle.

Orgullo familiar

Quien da gracias a Dios por el cambio del joven, es su progenitora; Doña Berenice,  todos los días se levanta feliz a ayudarle a su hijo a abrir la tienda, ya que lo apoya en las actividades, cuando él joven tiene que ejercer otros oficios; para su sostenimiento.  Su progenitora la invaden sentimientos de orgullo sobre la labor que ahora su hijo desempeña.

Davinson, es un joven neivano que por circunstancias de la vida pasaba su tiempo libre ‘parchado’ con amigos en las esquinas; estando en un entorno que solo conducía a malos hábitos. Pero cuando decidió unirse al programa, su perspectiva de la vida cambio totalmente.

“Antes era diferente, porque en un pasado fui grosero con mi mamá.  Mi familia ha notado el cambio y se sienten muy orgullosos de mí. Ya que antes no me dejaba guiar y no los escudaba, pero después de la experiencia y todas las clases que tomé, me sirvieron mucho para ser la persona que soy ahora”, dijo Davinson.

La rutina que emplea en su tienda  es de lunes a lunes, con esmero y respeto atiende a sus clientes

Ejemplo de vida

Davinson en el momento se dedica a trabajar en su negocio y también a labores extras, ya que ejerce múltiples tareas para poder suplirse  económicamente,hace como cuatro meses tengo mi negocio propio, también trabajo en lo que me ‘salga’,   para no dejar sola la tienda; mientras laboro mi mamá me apoya. La fundación me ayudó mucho para lograr a tener mi tienda, porque entre clase y clase, conocí sobre  el mundo de los negocios,  y eso me permitió ser el emprendedor que soy ahora”, expresó.

El joven de 18 años, conoció acerca del programa, cuando se encontraba  en  la Fundación FEI, en donde duró unos meses recluido por una denuncia. Allí, un ‘ángel’ le habló del programa y aunque con cierto escepticismo decidió cambiar.

Hoy, da gracias a Dios, porque su vida y la de su familia tienen otro rumbo.

Comentarios