El Municipio de Algeciras ha sido uno de los más golpeados por la ola invernal, pues tiene casi todas sus vías rurales afectadas a causa de los derrumbes y las caídas de bancas.

El alcalde municipal, Libardo Pinto Liscano pide acciones rápidas y contundentes a los entes de control para evitar que las diferentes veredas queden incomunicadas con el casco urbano de esta municipalidad.

El mandatario de los algecireños, también fue muy enfático en expresar que no queremos “pañitos de agua tibia” ya que casi toda la zona rural está al borde de quedar incomunicada con la cabecera municipal, debido a sus vías colapsadas por los desbordamientos, pérdidas de banca, derrumbes y demás.

Algeciras ha sido uno de los municipios más golpeados, pues de las 69 veredas, 32 se encuentran incomunicadas; el alcalde de este municipio ese encuentra solicitando ayudas ante el Gobierno Nacional y en la Unidad de Gestión del Riesgo de Desastres.