DIARIO DEL HUILA, INFORME

Por: Rolando Monje Gómez

El 89% manifestó su intención de obtener el Permiso de Protección Temporal, PPT, documento que, según se planea, les permitirá a 1,8 millones de venezolanos permanecer en Colombia en condiciones de regularidad migratoria por 10 años. Los dos años en los que llegaron más extranjeros por primera vez fueron 2018 (33%) y 2019 (30 por ciento).

El 58% de los ciudadanos venezolanos que se encuentran en Colombia tienen un empleo, más de la mitad lo desempeñan hace más de un año, sin embargo, para ellos entre las dificultades a las que se enfrentan a la hora de encontrar un trabajo están la exigencia de documentos con los que no cuentan en su gran mayoría, las ofertas laborales con remuneraciones más bajas y sin buenas condiciones a la hora de ejercer el trabajo y se sienten discriminados por su nacionalidad.

Estos son algunos de los datos que entregó la primera ronda de la encuesta Pulso de la Migración, que adelantó el Departamento Nacional de Estadística, Dane, donde se destaca como uno de los principales resultados el que el 96 por ciento de los migrantes quieren permanecer en el país. Solo el 3 por ciento tiene planeado regresar a Venezuela, y el 1% restante tiene en mente trasladarse a otro país. El 83,9% no tiene dentro de sus planes regresar a su país en los próximos doce meses, aunque el 73,2% no sabe cuándo empezarán a reubicarse.

El 89% manifestó su intención de obtener el Permiso de Protección Temporal, PPT, documento que, según se planea, les permitirá a 1,8 millones de venezolanos permanecer en Colombia en condiciones de regularidad migratoria por 10 años. Sin embargo, el 33,5% de los encuestados no tiene conocimiento sobre el permiso, siendo las mujeres (34,3%) y los mayores de 55 años o más (46%), quienes menos saben del tema.

Quienes tienen información sobre ciudadanía, residencia y PPT, el 58,9% la consiguieron a través de las redes sociales, de un familiar (27%) o por televisión (22,7%). El grupo menos informado sobre el tema son los mayores de 55 años o más. El 88,7% de ellos afirman que aplicaron o lo estarán haciendo.

El 72 por ciento de los migrantes no cuenta con pasaporte venezolano, siendo los mayores de 55 años quienes más identificados se encuentran con un 33%, que tienen su pasaporte, por su parte los de 15 a 24 años son el grupo más indocumentado (85,2%). Entre quienes tienen pasaporte, el 31% lo tienen vencido, especialmente entre los menores.

Las respuestas de los encuestados dejan ver que los dos años en los que llegaron más extranjeros por primera vez fueron 2018 (33 por ciento) y 2019 (30 por ciento). En lo corrido de 2021 han ingresado un 2,6% del total de venezolanos residentes en Colombia. En ese periodo migraron seis de cada 10 venezolanos que están en Colombia. Según detectó Migración Colombia, hasta finales del año pasado había 1’742.000 ciudadanos del país vecino en territorio nacional. Pero el Dane estima que la cifra es de alrededor de 2,47 millones de venezolanos mayores de 15 años viviendo acá.

El 66,8 por ciento de los migrantes no se registró en el censo realizado por el gobierno colombiano en 2018, aduciendo el 50,5% que no estaban en el país y el 39,5 por ciento manifestó que no se enteró.

Aunque el 71,9% de los venezolanos en Colombia no cuenta con Permiso Especial de Permanencia, PEP, quienes sí lo tienen indicaron que lo tramitaron para acceder a los servicios de salud (13,8%), por motivos laborales (16%) o regularizar su estado migratorio (11,9%). El 82,2 por ciento de las personas que no cuentan con PEP están entre los 15 y 24 años de edad.

Quienes cuentan con el permiso consideran que éste les ha permitido conseguir trabajo (59,9% de los hombres), acceder al sistema de salud (53,7% de mujeres) y 15,4 por ciento a otros beneficios.

El 92,1 por ciento de los encuestados aseguraron que su motivación para migrar fue mejorar sus condiciones económicas y el 19% por la inseguridad que vive en su país de origen. De otro lado, el 67,9% reconoció que emprendió su viaje en compañía de su grupo familiar, y un 27 por ciento lo hizo en solitario, siendo las mujeres (35,1%) entre los 25 y 54 años (29,4%) quienes más viajaron solos. Casi uno de cada 10 extranjeros llegó caminando hasta Colombia, en su gran mayoría lo hicieron en transporte público (87,9%).

El 32,5% de los migrantes viajó solo, siendo el 54,4 por ciento personas entre los 15 a 24 años; con su pareja lo hicieron 22,95 de venezolanos y 15,9 por ciento migraron después. De los que han viajado a nuestro país 10,6% conocieron a su pareja en Colombia. Cerca de la mitad de las mujeres viajaron con su hijos (46,9%) y el 28,1 de los migrantes (hombres y mujeres) no tienen hijos. Uno de los datos reveladores del estudio es que los hijos del 7 por ciento de los venezolanos encuestados han nacido en nuestro país. En cuanto a quienes tenían hijos solo el 3 por ciento los dejaron en Venezuela, sin planes de traerlos.

Antes de migrar el 80,6% tenía contactos que ya estuvieran viviendo en Colombia, siendo los mayores de 55 años o más quienes contaban con mayor número de contactos (92,7 por ciento), siendo estos contactos en un 60,8% un familiar venezolano y 30,8% un familiar colombiano, esto teniendo en cuenta que Venezuela fue receptor, por muchos años, de colombianos que viajaron a trabajar y se radicaron allí. Hoy están de regreso.

El desplazamiento de uno a otro país lo hicieron llegando directamente a un municipio y desde el primer momento siempre han vivido allí 82,2% de los migrantes, especialmente las personas mayores de 55 años o más (89,2%). Además, el 94,2% de estas personas, en los últimos doce meses, En los últimos 12 meses, no han vuelto a su lugar de residencia en Venezuela después de su desplazamiento. Quienes sí lo hicieron fue para visitar parientes (64,4%) o para revisar el estado de sus propiedades en ese país (22,7%).

La encuesta fue liderada por el Departamento Nacional de Estadística (Dane), con el apoyo del Banco Mundial y la Universidad del Rosario. Se indagó en el origen y razones de la migración, acceso a empleo y cambios en el flujo de ingresos y remesas, así como en las violencias a las que se exponen (de género y xenofobia), los cambios en la planificación sexual y los métodos para gestionar la menstruación por parte de las mujeres y fue aplicada a 7.955 personas (3.475 hogares). En el Huila fueron entrevistadas 62 personas (25 hogares).

Cuando los venezolanos que hoy viven en Colombia llegaron a nuestro país tuvieron que adaptarse solos, pues 81,9 por ciento de ellos manifestaron no recibir ningún tipo de ayuda para esto.

Mercado laboral

Una de los temas en que se centró el Dane fue el mercado laboral. El 95 por ciento de los migrantes aseguraron que no han recibido permisos para poder ejercer su profesión. Mientras que el 58 por ciento ocupó la mayoría de su tiempo de la semana anterior a la encuesta trabajando, el 12 por ciento lo hizo buscando empleo.

El 52,8 por ciento de los migrantes son bachilleres y 25,3% cuentan con estudios primarios y solo 8% manifestaron tener un título universitario, pero el 92,9% no han podido homologar sus estudios en nuestro país, básicamente ante la falta de la documentación requerida (39,8%), otros porque desconocen el procedimiento (24,2%) o simplemente por falta de dinero (22,8 por ciento). de los profesionales el 95,5% no ha conseguido permiso para ejercer su profesión u oficio.

Preocupa, eso sí, que de los migrantes que dijeron tener trabajo el 66 por ciento aseguró no estar afiliado al sistema de salud de Colombia. Las causas principales, señalaron, son que no saben cómo hacer el proceso o que no pueden acceder a medicina subsidiada por el Estado.

Al respecto, hay una diferencia notoria entre quienes no tienen el Permiso Especial de Permanencia (71 por ciento) y quienes sí lo tienen. La mitad de los beneficiarios de este aseguraron que les ha ayudado en el acceso al sistema de salud; el 60 por ciento, en la búsqueda de empleo; el 16 por ciento, en mejorar los ingresos laborales, y el 8 por ciento, en el acceso al sistema educativo. Cuando llegaron a la ciudad colombiana donde residen actualmente estas personas no tenían ni recibieron información sobre empleo (90,7%), por lo que se les ha dificultado encontrar un empleo (59,8%), siendo la falta de documentos el mayor problema que se les ha presentado (68,9%).

Aunque en el país existe una percepción generalizada de que un alto porcentaje de migrantes trabaja a través de aplicaciones móviles o páginas web –como las de domicilios–, la encuesta del Dane sostiene que apenas el 1,9 por ciento de ellos se dedica a esas actividades.

Respecto al acceso a la salud, el 66,6 por ciento de los migrantes no lo tiene, donde las personas entre los 15 a 24 años de edad las más desprotegidas en este sentido (76,7), por su parte quienes sí cuentan con esta posibilidad, el 66,8 por ciento está en régimen subsidiado, especialmente los mayores de 55 años o más (82,6%).

Quienes no se encuentran afiliados a un sistema de salud manifestaron el 42,8% no saber cómo obtenerlo, el 26 por ciento, no puede acceder a medicina subsidiada por el Estado. El 8,4% dice no tener un empleo formal.

La pandemia

La encuesta también consultó en el impacto de la emergencia sanitaria en los ingresos y remesas de los migrantes. El 31 por ciento de los encuestados aseguraron que gastaron sus ahorros para enfrentar la cuarentena, mientras que un 22% tuvo que trabajar más horas. Solo el 0,3 por ciento cambió de ciudad para buscar oportunidades, mientras que un 0,2 por ciento se devolvió para Venezuela.

De cada 10 migrantes cuatro aseguraron que enviaban remesas a su país antes de la pandemia, pero en el último mes esa cifra cayó: apenas dos de cada 10 envían estos dineros al otro lado de la frontera.

Aunque el número de migrantes venezolanos se ha reducido en el último año, quienes ya viven en nuestro país, el 96% no piensa devolverse.