Diario del Huila

De maestros y policías

Jun 22, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Editoriales 5 De maestros y policías

Hace unos cuantos años, bastantes realmente, que tanto los maestros como los policías eran personajes que eran vistos con respeto por la sociedad en general.

Los policías eran amigos de la gente, cumplían un papel activo dentro de las comunidades, aunque si estaban armados, eran más reconocidos por el bolillo, generaban respeto porque la gente se sentí protegida. Podríamos decir que eran otros tiempos, pero ser policía era una dignidad, además tenían una formación para el ejercicio del cargo.

El caso de los maestros no se diferencia mucho de los anteriores. Por lo general todos debían haber pasado por una escuela normal, lo que los acreditaba para ejercer el magisterio, conociendo de antemano a qué se enfrentaban.

Los maestros de antes eran sacrificados y entregados a su labor de enseñar y formar a la juventud, existía total dedicación al ejercicio profesional y entre los estudiantes eran motivo de orgullo haber recibido clases por ellos. Y eran tiempos, donde en muchos casos, debían pasar muchos meses sin recibir el respectivo salario.

Sin embargo, los tiempos han cambiado. Hoy los maestros y los policías, han ido perdiendo mucho el respeto que se habían ganado, claro está hay sus excepciones, pero no falta el que deja una mala impresión y como se dice popularmente ‘por uno pagan todos’.

Hoy lamentablemente, por las acciones de algunos uniformados, ‘las manzanas podridas’ que tanto nombran, se ha ido perdiendo la confianza en la institución, la incorporación de nuevos agentes perdió rigurosidad y se convirtió en una buena opción laboral, entregando cierto poder que no todos saben aprovechar. El respeto que despertaba un policía se cambió por temor y desconfianza.

Por su parte, de aquellos maestros de vocación y formación ya no quedan muchos, terminan siendo superados por aquellos profesionales en cualquier rama que un día concursaron para aspirar a una plaza docente, por lo que el compromiso por educar y formar se perdió y hoy importan más el salario a tiempo, las primas, el cumplir con un horario, antes que el verdadero interés por enseñar y formar a la juventud, y eso se refleja en la forma como estamos viviendo en sociedad.

Últimamente se habla mucho de una reforma a la institución policial, que se hace necesaria, y de la que se ha hablado de formar a sus miembros en derechos humanos, pero también deberían sumarles una enseñanza en valores que le devuelvan la credibilidad.

Igual reforma se debería mirar para el caso de los maestros, porque en sus manos está el futuro del país, como formadores de nuevas generaciones, por lo que necesitamos gente comprometida con la importancia de educar.

Autor: WebMaster

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto