sábado, 06 de junio de 2020
Cultura/ Creado el: 2020-05-21 11:38 - Última actualización: 2020-05-21 11:38

De niña tuve una baja autoestima: Ana María Estupiñan, La Ronca de Oro

La entrevista completa saldrá al aire esta noche a partir de las 8:00 p.m. a través de nuestra página DIARIO DEL HUILA. A continuación un avance de este diálogo más personal y humano con la actriz bogotana.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | mayo 21 de 2020

Diario del Huila, Entretenimiento

La actriz recordada y reconocida por sus personajes en producciones nacionales como La Ronca de Oro, La Pola, Oye Bonita, La Niña, Allá te espero, entre otras; abrió su corazón para relatar los capítulos más sensibles de su historia de vida para el programa de televisión regional PUNTO DE ENCUENTRO alianza DIARIO DEL HUILA.

La entrevista completa saldrá al aire esta noche a partir de las 8:00 p.m. a través de nuestra página DIARIO DEL HUILA. A continuación un avance de este diálogo más personal y humano con la actriz bogotana.

Ana María bienvenida a Neiva, al Huila, ¿Cómo está?

Muchas gracias Diego por la invitación, que grato saludar a todos los huilenses. Además quiero contarles que mi abuelo era de Neiva y por ende mi mamá tiene familia de allá, además rodé una película en su tierra y por todas estas razones el Huila es un departamento que lo tengo en mi corazón.

Su familia e infancia siempre estuvo marcada por el arte

Así es, toda mi familia hizo parte del medio artístico, mi papá es director gráfico y de efectos especiales, mi mamá fue productora, mis hermanos también son actores, mis dos hermanitas menores son músicos y yo soy actriz (risas). Entonces todos hemos trabajado en este medio y durante mi infancia recuerdo momentos especiales cantando en reuniones familiares, desde niña inició mi formación actoral, entonces siempre el arte ha sido fundamental en mi vida.

Durante su infancia enfrentó situaciones difíciles ¿Cuáles fueron?

Dios siempre sabe más y permitió muchas cosas que hoy agradezco porque me convirtieron hoy en día en una mujer madura, segura y fuerte. Tuve que vivir temas de baja autoestima; cuando niña era muy crespa y a mí no me gustaba mí pelo, y tuve que encontrar valor en Dios, en lo que él decía que yo era, para poder salir de este proceso tan complejo.

¿Que episodios vivió durante esta etapa?

Era muy intensa, malgeniada y como les decía era muy crespa y durante el colegio como a la mayoría de los niños o niñas tuve piojos. Sumado a esto cuando nacieron mis dos hermanitas menores fue un golpe muy duro para mí.

¿Por qué?

Sentí que mis papás ya no estaban pendientes de mí, durante seis años fui la hija menor y todo eso generó sentimientos muy feos hacía mis hermanas. Respecto al tema de los piojos empezó a empeorar, eso ya no era algo normal.

¿Qué sucedió?

Un vez mi mamá lavándome el pelo le quedó la mano llena de piojos, habíamos llegado a la Iglesia y el Pastor le dijo a mis papás que habían cosas espirituales que se reflejaban de manera física, y los piojos eran una manera en que Dios les estaba mostrando a mis papás cómo estaba mi corazón.

¿Cuál fue el siguiente paso?

Un proceso en el cual mis papás tuvieron demasiada paciencia y tacto conmigo, empezamos a leer libros, me decían cosas lindas que fueron afirmando mi carácter y eso fue haciendo que mi corazón se llenara de la palaba de Dios, fue una etapa difícil en la cual mis hermanas sufrieron mucho porqué yo las trataba muy mal.

¿Un momento marcó positivamente este capítulo?

Mi mamá tomó la decisión de raparme. Yo en ese momento con nueve años tenía una autoestima tan baja que la verdad no me interesaba nada. Cuando llegamos a la peluquería y me pasaron la máquina por mi cabeza fue un momento increíble.

¿Por qué?

Mucha gente dirá que no es cierto, pero cuando me pasaron la máquina sentí como un velo se me caía y para mí eso fue sorprendente, mirándome en frente del espejo, yo no decía ni una palabra, fue un momento especial porque fue como si Dios me quitara la venda de los ojos. Desde ese momento hubo un cambio en mi manera de verme

Interpretó a la Ronca de Oro


¿Interpretar personajes que realmente existieron es un reto aún más grande para los actores?

Así es, es una gran responsabilidad  porque por ejemplo La Pola ninguno de nosotros  la conoció o habló con ella. Pero la Ronca fue una persona que todos conocimos, entonces es una responsabilidad  muy grande y lo primero que uno busca es no caer en la burla, que la familia no se vaya a sentir agradecida o  burlada.

¿Cómo fue el proceso de construcción del personaje?

Tuve la fortuna de hablar con su hija Pilar, que me relató muchas cosas, también hablé con su hermana más cercana, una persona muy especial y escuché muchas entrevistas y  conversaciones telefónicas de la Ronca, para conocer cómo hablaba en su cotidianidad, fue importante todo ese proceso de conocimiento, ese personaje fue un reto grande para mí, un personaje que quiero y amé con todo mi corazón porque me sacó de mi zona de confort.

Al aire esta noche a partir de las 8:00 P.M. en PUNTO DE ENCUENTRO a través de la Fanpage de DIARIO DEL HUILA.