Diario del Huila, Neiva

Por: Juan Manuel Macias Medina

Los hechos ocurrieron en la Avenida 26 con calle 37 del barrio Las Granjas, allí, una familia denunció ser objeto de abuso de autoridad por parte de la Policía, que se acercó a la vivienda y agredió, según los familiares, a dos miembros de la familia. Los hechos se deben, según manifiestan los ocupantes de la vivienda, a una persecución por parte de las autoridades por unos hechos que se presentaron en años anteriores.

Para Jesica Usaquén, integrante de la familia afectada, la problemática viene desde la comandancia del Centro de Atención Inmediata CAI que opera en la Comuna Dos de la capital opita, y se debe a retaliaciones por la judicialización de los uniformados que “torturaron” a la mujer.

  • Facebook
  • Pinterest
  • Twitter
  • Gmail

La familia manifestó que los hechos se dan como retaliación por la sanción a unos uniformados en años anteriores.

“A mi hermana en el 2015 la confundieron con una ladrona, la Policía la confundió que porque mi hermana tenía la misma ropa que una ladrona, entonces la cogieron en una panadería y se la llevaron para unas petroleras que quedan por detrás del barrio Villa Cecilia, la torturaron y la iban a matar, indicó Usaquén.

Cómo Irma Yulieth Usaquén fue identificada la mujer que recibió hace aproximadamente seis años varios presuntos abusos de autoridad por parte de la Policía Nacional.

“A ella la hicieron comer marihuana, la hicieron comer heces de vaca y la empujaron para hacerla quemar con unos tubos petroleros, ella se quemó toda y la golpearon entre todos los policías que eran como cuatro”, agregó la mujer con preocupación por lo que pueda pasar de ahora en adelante.

Los hechos

La familia perdió este domingo a dos seres queridos, por lo que según ellos, se reunieron en la vivienda ubicada en el barrio Las Granjas. Según la familia Usaquén, los uniformados adscritos al CAI de la comuna dos, al mando del teniente Juan David Rojas, llegaron lanzando improperios contra las personas que estaban en reunión.

En el lugar de los hechos, funciona un establecimiento comercial, que manifiesta la mujer, también ha sido perjudicado en su funcionamiento por las autoridades del sector.

“Acá en la casa funciona un establecimiento público, yo tengo un restaurante bar que tiene todos los papeles en regla, pero muchas veces viene la Policía y nos hace cerrar o algún problema le encuentran”, dijo Jesica Usaquén, propietaria del establecimiento.

La propietaria exigió a las autoridades tener más respeto con los integrantes de la familia, pues según ella, son personas de bien que no tienen que tener este tipo de inconvenientes.

“Yo le hago un llamado a la Policía para que nos ayude y para que entienda que nosotros somos personas de bien, no tenemos porque pasar estas situaciones”, indicó.

Los familiares denunciaron abuso de autoridad por parte de la Policía Nacional.
  • Facebook
  • Pinterest
  • Twitter
  • Gmail

Los familiares denunciaron abuso de autoridad por parte de la Policía Nacional.

La familia también denunció que el oficial al mando del cuadrante, ingresó a la vivienda y se llevó sin ninguna orden un aparato para escuchar música, así como también despojó de sus pertenencias a la mujer que estaba grabando el procedimiento.

“Nos robaron un celular, se llevaron las dos motos que teníamos en el anden de la casa, una cédula y el bafle con el que estábamos escuchando música, el teniente nos robó porque no tenía ninguna orden para poder hacer eso”, sostuvo la mujer.

“Yo llame al 123, y me dijeron que el teniente podía venir a hacer cualquier cosa, entonces yo les pregunté qué si el podía venir a ultrajarnos, y me colgaron la llamada, entonces no se que hacer”, puntualizó en medio del desespero la residente.

Está Casa Editorial intentó conocer las declaraciones de la Policía Metropolitana de Neiva para saber su versión de los hechos ocurridos, sin embargo, hasta el cierre de esta edición, no fue posible.