Diario del Huila

“Desde muy chico recuerdo siempre estar dibujando”

Dic 25, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Muy personal 5 “Desde muy chico recuerdo siempre estar dibujando”

DIARIO DEL HUILA, MUY PERSONAL

Por: Rolando Monje Gómez

Fotografías: Suministradas

Juan Perdomo Farfán es huilense, de Palermo, dedicado al diseño gráfico, más exactamente a la ilustración de libros. Su obra hará parte de un catálogo de ilustradores latinoamericanos que publicará la Universidad de Palermo, en Buenos Aires, Argentina. Dentro de su trabajo recuerda muchas de sus obras, el afiche del Festival del Bambuco y los de Sin Excusa, pero un lugar especial ocupa lo mejor de la obra de Rafael Pombo. Él es nuestro invitado Muy Personal.

En el marco de la XVI edición del Encuentro Latinoamericano de Diseño, organizado por la Universidad de Palermo en Buenos Aires, Argentina se desarrolló el certamen del premio a la ilustración latinoamericana, cuyo tema para esa edición era ‘Latinoamérica vive en mi’, que buscaba que los artistas participantes reflejaran la esencia de la región. En el evento se presentaron más de cinco mil trabajos que llegaron de veinte países, que fueron evaluados por un jurado que integraron grandes referentes de la ilustración como el brasilero Felipe Taborda, el español Josep Serra y el argentino Esteban Serrano.

El próximo año será publicado un catálogo con los mejores trabajos y entre ellos aparecerá la obra presentada por el ilustrador huilense Juan Perdomo Farfán, quien lleva un largo trabajo como ilustrador de libros, especialmente de literatura infantil, además de otro tipo de trabajos como carteles para eventos.

Juan con Alejandra y la pequeña Valentina.

Juan nació en Palermo, Huila, hace 35 años, aunque demuestra menos años, en un hogar donde desde muy pequeño, dadas las habilidades artísticas que mostraba, sus padres siempre lo estimularon. “Desde muy chico recuerdo siempre estar dibujando y para eso tuve el apoyo de mis papás, siempre fueron un apoyo incondicional con mis decisiones a la hora de inclinarme por estudiar algo relacionado con las artes, me pusieron en academias, cursos de dibujos, tuve muchos maestros que hoy son reconocidos como grandes artistas. También me apoyaron para estudiar diseño gráfico que en su momento era una carrera algo desconocida”, recuerda.

El apoyo fue incondicional, aunque sus padres no eran precisamente artistas, sí tenían la sensibilidad. Su padre Rigoberto, quien falleció en 2002, era funcionario de la Beneficencia del Huila, “como vivíamos en Palermo, recuerdo que todos los días viajaba Palermo – Neiva y Neiva – Palermo. Mi padre quería mucho su pueblo, incluso fue concejal en una oportunidad, le gustaba mucho la política.

Por su parte su madre Aminta Farfán se dedicó por muchos años a la fabricación del bizcochos de achira y de maíz, el negocio fue heredado de mi abuela, Bertilda Mosquera, muy conocida en Palermo por la fabricación del bizcocho y los bizcochuelos. Además, tiene dos hermanas Danny y Fedra, Juan es el menor.

Trazando el camino

Juan adelantó sus estudios de primaria y bachillerato en su natal Palermo para luego viajar a Bogotá, donde estudió diseño gráfico y además ya realizaba diferentes trabajos, inicialmente en agencias de publicidad. Al concluir sus estudios  viajó a argentina a realizar una especialización de Pedagogía en Diseño, conocimientos que hoy aplica como profesor de artes en el colegio Colina Verde.

“Trabajé muchos años en agencias de publicidad, donde diagramaba libros y revistas, ya como independiente comienzo a ilustrar carteles. En el 2017 gané la convocatoria del afiche del Festival del Bambuco y por siete años he ilustrado los carteles del Festival Sin Excusa, una temática que me apasiona mucho”, señala.

Estos son los trabajos que fueron seleccionados en Argentina.

Ya son varios años los que lleva trabajando para editoriales, ya sea ilustrando las tapas o las páginas interiores de libros, trabajo que considera como una reinterpretación de la obra literaria, además reconocer que se siente más cómodo ilustrando cuentos y novelas, no tanto con la poesía. “El primer libro que ilustré de manera profesional fue ‘El niño que no sabía jugar a la paz’, de Hernán Vargas Carreño, un poeta santandereano de mucha trayectoria y ese fue su primer libro para niños”, recuerda.

Sobre su trabajo manifiesta que no tengo una preferencia para ilustrar, pero sí reconoce que es la literatura la escogida, ya que siempre ha sido un buen lector desde niño, su padre también lo era, y esa parte es importante a la hora de tener comunicación con un autor. Hay autores que dan más libertad, otros quieren tener más contacto a través de bocetos.

Para Juan Perdomo el año de la pandemia fue una época de nuevos proyectos, “trabajé con un autor bogotano en un libro de una editorial española que quería hacer una reedición de lo mejor de la obra de Rafael Pombo, nunca me imaginé tener el gusto de ilustrar a Pombo, un clásico de la literatura colombiana, todo fue por internet. Es la hora que no conozco a las personas con las que realicé el trabajo”.

Considera que su trabajo como ilustrador es más reconocido fuera de su entorno, aunque lleva viviendo muchos años en Neiva aquí la producción literaria es muy poca y tampoco existen muchas librerías. “En el tema de la ilustración literaria creo que en el departamento soy algo huérfano”, afirma.

La ilustración de la obra recopilatoria de Rafael Pombo, uno de sus mejores trabajos.

Sin embargo, señala que hoy se está pasando por un momento diferente, donde los autores le apuestan a la ilustración, creen en el artista gráfico. “Antes se limitaban a bajar imágenes y copiarlas, hoy es diferente y eso es positivo para el oficio”, señala.

Ya son casi quince años de trabajo profesional, llenos de satisfacciones, los que puede sumar Juan Perdomo Farfán, quien cuando cumplió sus primeros diez años como ilustrador, en 2017decidió realizar una exposición de carteles, una excelente experiencia que gustó mucho a la gente que tuvo la oportunidad de visitarla. “También quiero hacer una de las ilustraciones de los libros que he hecho a lo largo de los años”.

“Hay una tendencia en los ilustradores que es sacar sus propias historias, ya no contamos las historias de los demás. En el 2015 publiqué mi primero y único libro sobre San Agustín, ‘Por la senda espiral’, que es más un trabajo plástico antes que científico. Lo hice básicamente porque cuando iba a San Agustín no había material para niños, con él estuve en la Feria del Libro de Bogotá, aunque es más ilustración que texto”, manifiesta Juan.

Sobre si prefiere el trabajo manual o en computador, Juan considera que los dos tienen sus ventajas y desventajas, aunque se siente más cómodo trabajando a mano porque así se mantiene la mística del trabajo. “Al final queda una obra de arte única”, afirma.

Cada día es un nuevo momento de creación para Juan Perdomo.

Vida en familia

Con toda su experiencia y su trabajo académico Juan siempre encuentra su refugio en Alejandra Palacios, su esposa y Verónica, su hija de siete años. “Mi esposa es licenciada en pedagogía infantil y adelanta una maestría en educación para la inclusión, llevamos una relación de 13 años, donde compartimos el gusto por los libros, por la literatura infantil”, comenta.

Verónica por su parte, comparte mucho del arte de su padre, a su corta edad ha tenido mucho contacto con el tema del dibujo, “siento que no la hemos presionado frente a lo que queremos, evidentemente como padres le damos las herramientas para que explore, y actualmente asiste a la academia del maestro Arturo Flórez. Ella ha tenido espacios para adquirir destrezas con el arte y sus técnicas”, manifiesta como orgulloso padre.

Finalmente, el niño que hacía sus primeros trazos en Palermo y que hoy es reconocido, por unos trazos más experimentados, en otro Palermo, la universidad de Buenos Aires que en su catálogo de ilustradores incluirá el nombre de un huilense y su obra Juan Perdomo Farfán.

Durante el lanzamiento de su único libro.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto