jueves, 24 de octubre de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-10-09 09:41 - Última actualización: 2019-10-09 09:42

Deshojando Margaritas Periodismo por la esperanza

Escrito por: Redacción Diario del Huila | octubre 09 de 2019

Por Margarita Suárez

Me entristece la muerte de Javier Darío Restrepo, a quien siempre consideré adalid del periodismo bueno, del ejercicio profesional con ética. Gracias a sus consejos (tomados de sus escritos) me incliné por orientar la revista Nueva Imagen Colombiana, con el criterio que él denominaba “periodismo por la esperanza”. Significa que los comunicadores debemos informar las buenas acciones de los ciudadanos, dar a conocer lo positivo, lo valioso de nuestra gente, educar al lector, enseñar abordando artículos de contenido social. No es un llamado a ocultar la verdad que afecta al país, puesto que como lo decía el propio Javier Darío “la información es un derecho”. Lo que se busca es una justa proporción, para que lo bueno de nuestras regiones tenga relevancia y no se relegue a segundo plano. Da tristeza ver que algunos comunicadores y entre ellos muchos de las nuevas generaciones, consideran que el amarillismo, las noticias de sangre, violencia y sexo, son las informaciones que “venden”. En ciertas portadas de prensa o titulares de radio y TV, incluso en redes sociales, parece no haber espacio para la información constructiva. Mientras más escandaloso y sangriento sea el tema, más digno de protagonismo les parece a los responsables de informar, que afortunadamente no son todos. El mundo al revés diría Manuel del Socorro Rodríguez si se levantara de su tumba. Javier Darío murió de 87 años y ejerció el periodismo durante 60, siempre abogando por la ética profesional. A pesar de su avanzada edad seguía en su misión de enseñar a las nuevas generaciones el camino correcto del periodismo. Al final de su existencia se convirtió en consultor de periodismo ético. Preparaba su libro 26 con una recopilación de sus frases más relevantes sobre el tema que dominaba. Una de ellas viene como anillo al dedo en esta época electoral: "El periodismo que está metido en la vida y en las pequeñas rencillas de los políticos es muy mal periodismo". O ésta: "A la prensa le corresponde desmontar la violencia que hay en las mentes". Y otra más contundente aún: “Los periodistas están haciendo periodismo para vender y no para concientizar, y eso es grave”.  También dijo: "El periodismo no es un poder, es un servicio". Paz en su tumba.

Comentarios