Un infierno vivían en su propia casa dos menores de edad, de 7 y 9 años. Cuando la madre salía a trabajar en las mañanas de su hogar en un barrio de Itagüí, Antioquia, el padrastro aprovechaba el momento para violarlas.

Según Rafael Andrés Otálvaro, secretario de Gobierno de ese municipio, ubicado al sur del Valle de Aburrá: «los abusos venían ocurriendo desde 2017 y no pararon desde entonces. De hecho, estos causaron tantos traumatismos, que una de ellas intentó quitarse la vida».

«Este sujeto les daba dinero y algunos elementos para que guardaran silencio sobre estos vejámenes», agregó Otálvaro.

Las menores no soportaron y la mayor de ellas decidió denunciar ante las autoridades del municipio. Gracias a eso, este 20 de febrero, la Policía anunció que fue capturado el hombre de 54 años, quien además ha sido identificado como un pastor cristiano.

«Ellas denunciaron por los problemas psicológicos que tenían y la Policía Nacional informa de manera inmediata logrando la judicialización y captura de este sujeto para que responda por los delitos de acceso carnal violento con menor de 14 años», explicó el brigadier general Pablo Ruiz Comandante Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.