DIARIO DEL HUILA, ENFOQUE

Rolando Monje Gómez

Fotografías: José Rodrigo Montalvo

Las deudas por servicios de salud a los hospitales y las clínicas aumentaron cerca del 20% durante el último semestre. La cartera morosa ascendió a los 12.7 billones de pesos. Las deudas mayores de 60 días supera los $7 billones. Comfenalco Valle 75,0%, Coomeva EPS 73,3%, y Medimás EPS SAS 72,5 %, las EPS más morosas.

La Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas, ACHC, presentó su más reciente informe sobre el estado de la cartera hospitalaria, con corte al 30 de junio de 2021, en donde se identifica que las deudas a los hospitales y clínicas del país se volvieron a incrementar durante el primer semestre del presente año.

Las deudas por servicios de salud prestados ascendieron a los $12.7 billones de pesos, de los cuales el 55.6% es deuda que supera los 60 días, dentro de un grupo de 205 entidades. Para el mes de junio, el estudio señala que la deuda supera los dos billones de pesos, frente a los $10.6 billones reportados en diciembre de 2020, lo que muestra que durante el transcursos del primer semestre se registró una variación aproximada del 20%.

Las Entidades Promotoras de Salud (EPS) del Régimen Contributivo con el 50,4 % del total de la deuda, siguen siendo los mayores deudores de los hospitales y clínicas, porcentaje que corresponde a $6.4 billones de pesos.

Le siguen, en su orden las EPS-S del Régimen Subsidiado, con el 21,0 % de la deuda total que equivale a $2.6 billones de pesos y en tercer lugar la entidades del Estado  que incluye la deuda de las Entidades Territoriales, el extinto Fosyga, la deuda de la nueva Entidad Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud –ADRES- y otras entidades del Estado como fuerzas militares, Policía Nacional, ministerios, entre otros, con el 10,6 % que corresponden a más de $1.3 billones de pesos.

El 18% restante son deudas de las ARL, las Empresas de Medicina Prepagada, planes complementarios, las aseguradoras SOAT, el magisterio, algunas IPS, usuarios particulares y otros.

El estudio indica que en el régimen contributivo la mayor cartera es la de Nueva EPS, con $1.9 billones de pesos, que presenta una morosidad del 49,2%, seguido de Medimás EPS con $663.858 millones, y Coomeva EPS, con $554.111 millones, los dos últimos con unos porcentajes altos de morosidad que corresponden al 71,3% y 73,3% respectivamente.

Las EPS que han tenido mejor comportamiento en el pago de sus deudas, en este grupo, son Compensar, Aliansalud y Sura EPS, con una cartera morosa inferior al 27 por ciento.

La mayor deudora respecto a las deudas de las EPS del régimen subsidiado, sigue siendo la EPS mixta Savia Salud con $413.475 millones, donde el 52,1 % corresponde a cartera en mora, seguida de las EPS-S privadas en operación, Emssanar ESS con $ 293.039 millones y Asmet Salud ESS con $ 281.670 millones.

Para el caso de los Entes Territoriales, arroja un monto total adeudado de $800.779 millones, con corte a junio de 2021, que representa el 6,3 % de la deuda total, siendo el mayor deudor en esta categoría el departamento de Norte de Santander con $127.139 millones, de los cuales el 79,3 % es cartera morosa,

Dentro de las entidades que tienen los mayores montos de deudas superiores a los 60 días, la Nueva EPS, encabeza el ranking, seguida por Medimás EPS SAS, en tercer lugar, Cafesalud EPS, en el cuarto lugar Coomeva EPS y en el quinto puesto el extinto Fosyga junto con la ADRES.

EPS en liquidación

El estudio de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas, indica de otro lado, que la deuda de las EPS de los regímenes contributivo y subsidiado, en situación de liquidación, intervención, medida cautelar de vigilancia especial, en programa de recuperación o liquidación voluntaria ascendió a $4.6 billones de pesos, de los cuales el 71,9% es cartera en mora.

Advierte la ACHC que las EPS de este grupo que siguen en funcionamiento concentran el 29,1 % del total de afiliados al Sistema de Salud en Colombia a junio de 2021, es decir cerca de 14,6 millones de afiliados, cuya atención podría estar en riesgo.

Las aseguradoras SOAT, son otros deudores de los hospitales y clínicas, cuya deuda total con este grupo de IPS llegó a los $189.650 millones de pesos con el 62.9% de cartera morosa. Los mayores deudores de este grupo son: Compañía Mundial de Seguros S.A, La Previsora S.A, Seguros de Vida del Estado S.A, Axa Colpatria Seguros S.A y Seguros de Vida Suramericana S.A.

Volviendo al nivel prepandemia

De acuerdo a la Dirección General de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas, “el sector hospitalario no solo se preparó, sino que ha respondido de manera oportuna a la pandemia y hoy tiene una gran necesidad de liquidez para seguir brindando los servicios de salud en condiciones bioseguras, cumplir con el pago al personal de salud, garantizar la atención de enfermedades diferentes al COVID y estar preparados para un posible cuarto pico de la pandemia.

“Desafortunadamente los resultados de este estudio evidencian cómo las deudas están volviendo al nivel que se tenía antes de la pandemia y que algunos de los compradores de los servicios no han corregido las prácticas que afectan el flujo de recursos. Además, preocupa que los planes de salvamento de algunas de las entidades deudoras propongan capitalizaciones de deuda, la condonación de un porcentaje importante de la deuda y plazos de hasta una década para pagar el resto de lo adeudado”.

Así mismo, para mejorar la liquidez del sector prestador, la Dirección de la ACHC insistió en la necesidad de establecer el giro directo universal, garantizar que los recursos del Acuerdo de Punto Final lleguen a las IPS y se dispongan fondos para las líneas de crédito de Findeter, entre otros.

La ACHC, que desde hace 23 años hace seguimiento al comportamiento de la cartera hospitalaria.

Hoja de ruta para el sector

En la Ley de Presupuesto General de la Nación, para la vigencia 2022, se definió la hoja de ruta del sector de la salud que incluye, entre otras cosas, la posibilidad de que los entes territoriales puedan destinar recursos de regalías para inversión en infraestructura y planes de política pública en salud, como se aprobó.

El 60% de las regalías se podrá pignorar, por primera vez, ya que éstas son de manejo directo de las entidades territoriales. El 40% lo tiene la Secretaría Técnica por Planeación Nacional, tema que fue definido durante la cumbre de Secretarios de Salud y Gobierno Nacional.

Igualmente, el Gobierno Nacional prepara un paquete de inversiones por cerca de $2.6 billones para dar liquidez al sistema de salud, sanear deudas en la red pública hospitalaria, pagar pruebas, aplicar vacunas y para las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud (IPS) por las expansiones que hicieron en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), cuidados intermedios y servicios de hospitalización para atención del Covid-19.

De los $2.6 billones disponibles, $1.9 billones ya se están comenzando a girar a las IPS que durante el primer semestre de 2021 cuidaron la vida de los contagiados. $500 mil millones se destinarán para atender las deudas que se tienen con los hospitales públicos por la atención de la población migrante irregular que no está afiliada al sistema de seguridad social en salud.

El sector hospitalario se preparó y ha respondido de manera oportuna a la pandemia y hoy tiene una gran necesidad de liquidez.