jueves, 24 de octubre de 2019
Economía/ Creado el: 2019-10-09 10:20 - Última actualización: 2019-10-09 10:20

Devaluación amenaza la inflación: Mal por Roma, muy bien por Girardot

Los efectos en la tasa de cambio afectan desde un elemental plan de viajes hasta el costo de vida y la deuda externa.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | octubre 09 de 2019

Por Germán Enrique Núñez

El precio de la divisa sigue cabalgando por encima de los $3.400 y los expertos aseguran que la noticia tiene un sabor agridulce toda vez que impacta las exportaciones, haciéndolas más rentables, pero igual castiga otros frentes económicos como las importaciones, el servicio de deuda y la inflación.

En plática con Diariolaeconomia.com, el presidente de la Federación Colombiana de Cooperativas de Ahorro y Crédito y Entidades Financieras, Fecolfin, Enrique Valderrama Jaramillo, aseguró que la noticia es muy buena para unos y pésima para otros.

 “El registro en devaluación ayuda mucho a los exportadores, pero es más que lamentable para la importación de bienes y servicios, igual es malísima para los viajeros y para las agencias de turismo porque salir de Colombia con un dólar cercano a los 3.500 pesos hace mella en el bolsillo, caso opuesto la divisa onerosa fortalece el turismo nacional porque hace que los destinos locales sean mucho más atractivos y que los extranjeros saquen todo el provecho y disfruten de los encantos de nuestra variada geografía”, comentó el señor Valderrama Jaramillo.

Explicó que literalmente el comportamiento del dólar es una cosa loca que obedece a externalidades, puntualmente a las pataletas del Presidente Donald Trump, que cuando pelea con todo el mundo y hasta con los alienígenas, inmediatamente la divisa se reciente en desmedro de las economías y de su buen andamiaje.

Apuntó que uno de los inconvenientes más grandes es que el dólar es muy dependiente del petróleo ya que cuando hay fluctuaciones en el mercado del crudo con precios insostenibles, igual acontece con la moneda americana.

Para el dirigente cooperativo, la coyuntura tiene muy angustiado al país, pero recalcó que en otros contextos hay fiesta porque por citar un ejemplo los exportadores de café y el gremio cafetero deben estar en un apogeo afortunado que en buena hora porque les mejora en algo la situación por un más robusto ingreso.

En opinión de Fecolfin, la situación es bastante preocupante porque si bien hay dicha en algunos, la generalidad de la noticia es de muy adversa para los sectores productivos que demandan materias primas importadas como es el caso del agro que hoy debe pagar insumos a unos valores impagables.

El colmo de la situación se da por inflación porque en Colombia, un país que cambió la producción nacional por importaciones tendrá muy comprometida su inflación porque las quince millones de toneladas en promedio que importa Colombia en alimentos llegarán desde luego mucho más caras lo cual traerá unas consecuencias supremamente graves en el costo de vida. Hoy más que nunca está amenazada la inflación en razón de eso que tenemos que hacer, pagar más.

En síntesis y por hacer un parangón, se encareció ir a Roma, pero por fortuna qué dicha ir a Girardot.

Una situación que compromete el desarrollo

A su turno el Director de Proyectos de Servicios Especiales de Recaudo, SER, José Ricardo Cadena, declaró que la noticia es compleja en vista que muchos de los servicios no tangibles y tangibles así como los bienes no manufacturados en Colombia ingresan obviamente bajo las estructuras del cambio monetario en importación al país, asunto que encarece el nivel de consumo, la distribución y va a tener un impacto en la inflación de la canasta familiar en general y desde luego de la canasta empresarial.

 “Esta realidad cambiaria no es halagadora para el gran componente de la economía del país, no hay duda que para los exportadores el hecho implica una alegría transitoria, creemos nosotros dentro del contexto, pero el efecto finalmente es sobre el esquema inflacionario de la economía que será significativo y muy difícil para el país”, sostuvo el señor José Ricardo Cadena.

En calzas prietras igual estarán los empresarios dedicados al turismo y a los viajes internacionales porque la oferta de pasajes y hospedaje representará un mayor egreso para todas aquellas personas que tenían o tienen previsto visitar destinos internacionales. Ese ahogo económico que golpeará aerolíneas, hoteles y agencias le puede tirar un salvavidas al turismo nacional porque los nacionales van a optar muy seguramente por las ciudades y el paisaje colombiano.

Otro de los estresados, especificó, es el estado colombiano porque el nivel de endeudamiento desde luego se encareció y por otra parte la coyuntura es el reflejo de otros fenómenos muy complicados como el desempleo, los altos costos y la desaceleración de la economía y por ello y otros aspectos el estado tiene que estar muy preocupado con el tema.

El fenómeno de devaluación es muy engorroso porque impacta desde las compras de jugadores para los equipos del fútbol en Colombia que a ese paso tendrán que echar mano del talento nacional y de la cantera, pero en un escenario de importación de bienes no tangibles, tecnología, innovación y otros habrá un impacto severo dentro del desarrollo empresarial colombiano.

Los analistas en el mundo comentan que la tendencia en devaluación sigue vigente y estiman que será de largo plazo y ante esa lectura SER considera que los pronósticos no son exagerados por lo que el nivel de contracción en la economía será mucho mayor, a la misma velocidad de lo que significa la tendencia alcista de la moneda doméstica o la devaluación del peso colombiana.

Pero como no todo es malo, de la situación se puede sacar provecho como es el caso del turismo que si cuenta con una política pública que lo mire y lo capitalice como una gran oportunidad , habrá desde luego un impacto positivo en medio del panorama poco alentador que significa la devaluación de la moneda nacional.

Comentarios