viernes, 21 de septiembre de 2018
Contexto/ Creado el: 2018-04-04 09:24 - Última actualización: 2018-04-04 09:42

Día nacional del perro callejero; celebración para los que no tienen hogar

Con motivo de este fecha, se destacan algunas historias de los ‘guerreros’ de la calle que residen en el albergue Asoanimales, con el fin de resaltar su valentía y perseverancia por la vida.

Escrito por: Monica Serrano | abril 04 de 2018

Hoy se conmemora el día del mejor amigo del hombre. Esta fecha se instauró con el ideal de concientizar a la sociedad sobre la situación que viven los perros en condición de abandono y lograr transmitir un mensaje de reflexión sobre estos seres que no puede defenderse por sí mismos. Igualmente se resalta que son seres fuertes y a la vez indefensos, que día a día, luchan por conseguir su alimento y sobrevivir en las calles.

Asoanimales es un lugar en donde los perros llegan en graves condiciones, ya sea que hayan sido atropellados, abandonados o víctimas de algún maltrato. Allí les brinda todo el apoyo médico, igualmente dependiendo de la situación en que lleguen y si es urgencia inmediatamente se actúa con un procedimiento quirúrgico. Y en caso tal que el animal no está en condiciones extremas, se le hace una hidratación, se le limpia las heridas y le dan alimentación.

Proceso a seguir

Una vez ingresan se le abre la puerta para la atención y todo el cupo, para que ahí puedan recibir todo el cuidado, se separa en una jaula cuando tienen alguna enfermedad infecciosa pasa estar aislado y más cómodo, y si ya está bien puede quedar en una área con otro animales que hayan llegado pronto, porque se trata de no mezclarlos al comienzo con los demás. Y en caso que el animal este en circunstancias  que impiden que sobreviva, ya sea una enfermedad terminal como la Leishmaniasis o moquillo se le realiza la eutanasia.

¿Cuándo viejo?

En el albergue nunca se ha aplicado una eutanasia a un animal por edad o por cupo, a pesar de las  necesidades económicas nunca se ha tomado esa decisión, la idea es garantizarle una calidad de vida hasta el final de la vida de ellos, no se trata de tener un perro viejo postrado, sino un animal viejo que pueda alimentarse y vivir individual.

Seres fuertes y a la vez indefensos

En el albergue reside una perrita llamada ‘Alegría’, cuando llegó a ese lugar tenía  un año y medio y se encontraba atropellada con una fractura expuesta del fémur, la lesión llevaba varios días en ese estado. Por su condición fue atendida de urgencia, ya que su herida abierta presentaba infección, por lo que le habían aplicado un repelente de insectos que tiñe de color violeta, lo cual le causó que se le secara el hueso, algo que le impidió reparar la fractura. Los veterinarios hicieron lo posible para recuperar su pierna, pero desafortunadamente la herida estaba muy contaminada  por la aplicación de ese producto.

Alegría, duró más de un mes en tratamiento para combatir la infección y recuperar su extremidad, pero fue imposible, el dolor empeoró por la infección. Entonces para que Alegría, tuviera una calidad de vida mejor, tuvieron que amputarle su pata. Actualmente está en el lugar esperando ser adoptada.

‘Martín’

Este perro llegó al albergue hace dos años, fue atropellado por una buseta. El accidente le afectó las dos piernas de atrás. Cuando llegó al lugar, una de sus extremidades ya estaba perdida, por eso se intervino inmediatamente para hacerle una cirugía para retirarla y controlar la hemorragia. La otra no estaba fracturada pero se encontraba en malas condiciones. Con el pasar del tiempo su única pata no mostraba mejoría, entonces para evitar un infección hubo la necesidad de retirársela también. Martín tiene la mitad de las dos de atrás, pero esto no le impide correr, comer y hacer sus necesidades, ya que él con verraquera empezó apoyarse y se hizo un tejido que amortigua su desplazamiento.

Además de eso se convirtió en un donador de sangre gracias a su tamaño y ha podido salvar bastantes vidas de otros animales que llegan al albergue.

‘Franchesca’

Es otra perrita que también fue atropellada, llegó con doble fractura en una de sus patas, se le realizó la cirugía, pero el golpe había afectado la parte nerviosa de la movilidad de sus dos extremidades inferiores. Los médicos veterinarios  inicialmente diagnosticaron que la condición era grave, pero con el paso de los días Franchesca demostró su valentía caminado  en sus patas delanteras y las de atrás las eleva en lo alto. Su condición no le impide  desplazarse, comer y puede hacer sus necesidades. Igual que Alegría y Martín, está en la espera de que un corazón la adopte.

¿Por qué adoptar?

Javier Orlando Rubiano Rojas, médico veterinario de apoyo en el alberge,  invita a las personas a que adopten y cuenta las ventajas de tener un perrito que viene de la calle, “una de las ventajas es que estos animales es que su condición de vida es duradera por todo lo que les ha tocado vivir, ya que son el resultado de una adaptación muy importante al medio, además son más resistentes a las enfermedades por lo que han experimentado, igualmente no va tener que estar llevándolo al veterinario y se ve reflejado en el bolsillo del propietario, también tendrá su fidelidad única porque son unos animales muy agradecidos”.