Diario del Huila

Diego Álvarez, un terco del triatlón

Oct 6, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Diego Álvarez, un terco del triatlón

Por:  Adonis Tupac Ramírez

Conozco a Diego desde hace más de 20 años, inicialmente como paciente en el hospital universitario después de una enfermedad abdominal que padeció, luego lo volví a encontrar en mis inicios como triatleta aficionado donde ha sido compañero y entrenador en muchas oportunidades. Diego, fue atleta elite de triatlón del departamento y  hace más de 10 años es el líder, entrenador, psicólogo, motivador, recaudador de fondos, aguatero, masajista, chofer, mecánico, etc. del club Oasis. Y sí, tiene todos esos cargos porque desafortunadamente el triatlón ha tenido un abandono sistemático en el Huila y la liga ha estado también politizada y anquilosada, ejemplo de esto es como muchos de los deportistas se quedan sin participar en carreras por falta de recursos, no cuentan con preparación adecuada e integral y tienen que migrar a otros departamentos donde les ofrecen estas condiciones;  esto lo vivió Diego como atleta y ahora como entrenador.

El club Oasis cuenta con más de 30 deportistas de todas las edades y con resultados que a pesar de las dificultades demuestran la pasión y la disciplina de los integrantes, con varios campeonatos nacionales en categorías por grupos de edad y con buenos desempeños de los atletas elites.

Una de las mayores transformaciones que puede influir en los niños y jóvenes es el deporte, porque crea valores como la disciplina, sacrificio, trabajo en equipo, respeto por los compañeros y oponentes y menos riesgo de adicciones.

Reconocer el trabajo de Diego es también reconocer el trabajo de muchos entrenadores y entrenadoras del departamento en diferentes disciplinas que con sueldos bajos, escasos recursos y a veces del propio bolsillo siguen luchando como quijotes por el deporte, por transformar la vida de niños y jóvenes, porque el Huila siga obteniendo deportistas que brillen y nos hagan sentir orgullosos.

El deporte, la cultura y educación son los verdaderos motores de cambio de una sociedad y por eso debemos seguir insistiendo en la inversión estatal y privada para que nuestros niños y jóvenes no sean el futuro sino el presente de Colombia.

Esta columna es un pequeño homenaje para Diego y para todos esos tercos que continúan aun solo abrazados por la obstinación, luchando y creyendo en el poder de la constancia y la disciplina, para todos Uds. mi sentimiento de admiración y gratitud.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila
¿En qué podemos ayudarte?