miércoles, 24 de julio de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-07-11 12:16

DIFICULTADES SANITARIAS EN COLOMBIA

Escrito por: Editorial | julio 11 de 2019

Como resultado de las fuertes precipitaciones que se han venido presentando en la cuenca alta del río Ambicá, los doble colombianos siguen sufriendo los cortes de agua por las reiteradas avalanchas que han ocasionado la destrucción de la infraestructura del acueducto municipal y de algunas veredas de este municipio huilense. La naturaleza se ha encarnizado contra esta población, porque durante los últimos cuatro meses, se han registrado más de 60 avalanchas de este río en el municipio de Colombia. Igualmente, producto de las crecientes súbitas, nuevamente siete veredas del sur de esta localidad permanecen totalmente incomunicadas desde la madrugada del lunes, según confirmaron las autoridades.

Es de recordar que esta serie de sucesos adversos de carácter natural, se vienen presentando desde hace año y el municipio permanece con declaratoria de calamidad pública desde enero de este año. En noviembre del año 2017 la creciente del río Ambicá arrasó con el puente El Totumo y dejó incomunicadas a siete las veredas.

La suspensión nuevamente del servicio ha vuelto a repensar, cuál podría ser la solución expedita de las muchas alternativas que se deben emprender en el corto y mediano plazo, para evitar esta crisis, a la cual están sometidos sus habitantes, cuando se presentan grandes crecientes de éste. Es indispensable que los candidatos que aspiran a llegar al primer cargo administrativo de esta localidad planteen algunas estrategias que conduzcan a generar sinergias para superar esta clase de emergencias. Hay que estructurar un plan a largo plazo, para buscar nuevas fuentes de suministro de este preciado líquido.  

Cualquiera sea la alternativa para una solución estructural, debe tener en cuenta que el agua no es un recurso inagotable. Es de esperarse que dichas medidas logren aliviar el drama sanitario que vive este municipio. También hay que ser claros en que las autoridades deben proceder contra quienes insisten en aprovecharse fraudulentamente del recurso hídrico.

Y también debe tenerse muy presente que fenómenos como la actual temporada de invierno serán cada vez más frecuentes. De esto, se desprende la obligación para Colombia de asumir que su crecimiento está sujeto a nuevos paradigmas en materia ambiental, entender que el agua no es un recurso inagotable y siempre disponible, lo cual obliga a que los nuevos desarrollos urbanos, por ejemplo, aprovechen más las aguas lluvias y reutilicen las residuales. En el caso puntual de este municipio huilense es urgente detener la deforestación en la zona montañosa y actuar para prevenir los incendios forestales. Es, como se ve, una tarea que abarca muchos más frentes y necesariamente requiere la participación y el compromiso de todos.