viernes, 18 de agosto de 2017
Dominical/ Creado el: 2015-12-13 10:09

‘El perdón es recordar sin dolor’

El exsacerdote y motivador Gonzalo Gallo estuvo recientemente en el departamento en donde orientó la conferencia La Magia del Perdón.

Escrito por: Erick Rojas | diciembre 13 de 2015

Usted predica sobre la magia del perdón, ¿cómo aplicarla en Colombia, en el contexto del proceso de paz?

En Colombia hay personas con odios viscerales que son infelices y seres amorosos que han perdonado lo indecible. El perdón no es olvidar, el perdón es recordar sin dolor.

 

En la práctica, ¿cómo se llega a esa reconciliación?

Uno solo perdona cuando comprende; comprender es ponerse en el corazón del otro. Cuando entro en el corazón del otro, me doy cuenta que él es un ser humano con muchos limitantes, muchos traumas y muchos vacíos. Lo que hay que tratar es de comprender a la otra persona, no justificar sus errores, pero se pueden explicar. Si las personas que han sido guerrilleras, paramilitares y violentos, comprenden el gran dolor causado a las víctimas y ellas comprenden que ellos eran seres humanos equivocados, muchos de ellos en la oscuridad, podríamos llegar a esa paz. Sin perdón, la paz seguirá siendo esquiva. Ese perdón también incluye reparación, verdad y justicia. Esperamos que esta paz con las FARC que es una de las que hay que firmar, se dé. Es un engaño pensar que esta es la única paz que hay que hacer en Colombia, porque hay que hacer las paces en muchos otros ámbitos.

 

¿En cuáles otros ámbitos?

Es que las víctimas no son solamente de la guerrilla, hay víctimas de los paramilitares y en realidad, ha habido víctimas también del Estado y de la delincuencia común; y hay que llevar el perdón a todas esas áreas. Ahora, los problemas familiares, entre vecinos, la intolerancia y el irrespeto también se deben acabar; debemos reconciliarnos desde nuestra cotidianidad.

 

Usted también habla de la felicidad, ¿cuál es la definición que le da esa palabra?

La felicidad nace -según un sabio- de algo muy sencillo. ¿Qué es la felicidad? Amarse y amar. Poca gente se ama y por lo mismo, tampoco puede amar. Aquella que perdona, ama y se ama va por un sendero de felicidad. También hay que decir que hay un engaño con la felicidad y es pensar que es ausencia de escorias. Es algo utópico pensar que va a ser feliz cuando no haya ningún obstáculo, pero no es así, todas las personas están bien ubicadas en la vida y han superado momentos turbulentos con ánimo y con actitud. Para mí, la felicidad también está muy unida a un cultivo espiritual. Persona que vive espiritualmente sin fanatismo y lleva a Dios en su corazón es una persona feliz.

 

¿Cuáles son las claves de la felicidad?

Uno de los grandes errores de los seres humanos es poner su felicidad en cosas de afuera, por ejemplo: soy feliz por mis hijos, soy feliz por mi carro, soy feliz por mi dinero, pero todo eso es prestado y así se puede perder esa felicidad porque la colocan afuera. Cuando yo soy feliz solo, porque me siento en paz, porque estoy con Dios, porque me siento bien; el hijo puede irse para el extranjero, puede morirse un familiar o puedo perder un cargo, pero sigo feliz. Cuando se coloca la felicidad afuera ya no depende de mí sino de los otros y ese es un gran error; primero, nunca pongas la felicidad fuera de ti y segundo, no confundas la felicidad con ausencia de obstáculos o dificultades.

 

¿Cree en los milagros?

Una vez mi madre me contó llorando que dos veces en la vida tenía una olla al frente, una cebolla y un pedazo de hueso, bendijo la olla haciendo una cruz con sus manos y con la fe de toda madre dijo: “Señor esto es lo único que tengo para darles a mis hijos” y esos dos días nos regalaron dos mercados, yo creo que eso no es un milagro, es el recoger después de una vida de lucha y de fe.

 

Sin embargo, hay personas que esperan ayuda divina para que sus vidas cambien.

Tenemos un concepto mágico de Dios. A veces nuestras oraciones son estériles porque queremos que Dios haga todo lo que Él no hace. Nada cambia mientras yo no cambie, Dios no da empleo, por ejemplo. ¿Usted se ha preguntado qué ha hecho para mejorar su capacidad de comunicación, su seguridad, su energía y optimismo?, ¿se ha capacitado intelectualmente? El campesino no le pregunta a Dios a qué hora estará listo el jugo de naranja, él tiene que sembrarla, cosecharla, cuidarla, podarla. San Agustín decía: “ora como si todo dependiera de Dios pero trabaja como si todo dependiera de ti”.

 

¿Qué hacer para sobreponerse a los fracasos?

Es clave perseverar, perseverar y perseverar. También se debe reconocer el propio poder de cada uno de nosotros, pues todos somos capaces de hacer lo que nos proponemos; los límites los ponen nuestro miedo y nuestra imaginación. El fracaso no es un pretexto para quedarse atornillado en la vida. ¿Quién no ha fracasado alguna vez? en las decisiones importantes de la vida los temores y pretextos deben dejarse a un lado y debe imponerse el valor para correr ciertos riesgos, porque se necesita determinación para perseguir y alcanzar los grandes sueños. Además, todos merecemos el éxito, tal como nos merecemos el amor y la felicidad.

 

¿Sigue siendo un hombre de fe?

El que ha perdido la fe, ya no tiene nada más que perder. La fe es la fuerza de la vida mientras que el amor y el humor son las alas del alma.

 

Como exsacerdote católico, ¿qué opina de la adopción y matrimonio gay?

Yo respeto todo lo que nos lleva a la tolerancia y a valorar la diversidad.

 

Perfil:

Gonzalo Gallo González fue sacerdote católico y ahora es escritor y motivador. Nació en Medellín pero creció en Cali, donde reside actualmente. Es reconocido en el país por sus escritos y mensajes, y actualmente, a nivel internacional, como conferencista sobre temas de ética, motivación, liderazgo, espiritualidad y calidad de vida. A sus seminarios sobre valores humanos han sido asistidos miles de personas en Colombia y en el extranjero. Estudió filosofía y letras en Bogotá, además obtuvo formación complementaria en Israel y en Roma, Italia. Estuvo 21 años en la Orden de Carmelitas Descalzos. Tras su retiro de la comunidad religiosa, atiende personas en consejería de orientación espiritual y emocional.

 

Foto 1. Gonzalo Gallo.