miércoles, 26 de julio de 2017
 
Dominical/ 2016-03-20 10:59

“Una presentación artística me hace erizar”

Como una persona totalmente entregada a su familia, hogareño, deportista, con la cultura como parte fundamental de su vida y además, catedrático, así se describe Fabián Torres, gerente ejecutivo de Corposanpedro, en diálogo exclusivo con DIARIO DEL HUILA.

Escrito por: Erick Rojas | marzo 20 de 2016

Debido al furor que han tenido las fiestas de San Pedro en el Huila, las controversias y el vuelco cultural que se le quieren dar a las mismas, DIARIO DEL HUILA quiso hablar con Fabián Torres, gerente general de Corposanpedro, para que además de ya haber conocido su faceta como profesional, conocer el ser humano que es.

“Una presentación artística me hace erizar”, tal como lo expresó Torres, el amor por la cultura y el que le tiene a la tierra que lo vio nacer fueron dos de las razones que lo movieron a dar el sí a este nuevo cargo que, si bien es cierto, lo aleja de las cosas que más le gustan, lo han hecho crecer como persona.

Ya se ha conocido parte de la vida laboral de Fabián Torres como gerente ejecutivo de Corposanpedro, pero ¿quién es él como persona?

Soy un padre de familia antes que cualquier cosa, un esposo y un hombre de hogar, soy creyente absoluto en Dios y un amigo de mis amigos, leal, sincero, honesto y como dicen: “Pa’ las que sea”. Amante del deporte, practicante del ciclo montañismo, de los que monta 5 y 6 veces en la semana y salir los domingos con mis amigos a hacer travesías; me gusta el fútbol, me encanta la televisión y un poco menos la lectura.

Un hombre al que le encanta más estar en su casa que fuera de ella, prefiero los planes más tranquilos como ver una película con mi familia, ir a cenar, estar haciendo locha un domingo que, de repente, salir a algún evento social.

¿Siempre fue así o eso ha cambiado con el paso de los años?

 No, eso fue en esta etapa de mi vida cuando he adquirido más madurez y estabilidad en todos los aspectos. De joven era supremamente hiperactivo, emprendedor, intentamos con amigos en la Universidad tener una cría de alevinos y pescado, y nos fue súper mal, vendí ropa, me comí la plata, me quebré en ese negocio, he organizado eventos, en algunos me ha ido bien, en otros no mucho, pero todo ha sido parte de un proceso de crecimiento que hoy me brinda la posibilidad de asumir retos importantes. Me encantaba la rumba, salía frecuentemente con mis amigos a rumbear mas no a tomar, nunca he sido un hombre de tragos; súper bailarín, podía estar noches enteras bailando y no tomando, nunca supe qué fue amanecer tomando pero sí bailando.

¿Buen bailarín, entonces?

El mejor que ha tenido el Departamento del Huila, quienes me conocen o me conocieron en esas épocas saben que he sido muy buen bailarín, se me ha olvidado un poco porque ahora casi no tengo tiempo, en la casa con mi esposa o con mi hija bailo.

¿Cómo le gusta darse a conocer?

Como lo ves, una persona accesible, sin pretensiones más que cumplir con los compromisos adquiridos, no me gustan las etiquetas de doctor sólo Fabián, ese es mi nombre y más que sencillo, normal; así debe ser mi cédula, dice Fabián Torres, no doctor Fabián, pero respeto a quien quiera utilizarlo, lo hago cuando tengo una autoridad enfrente pero no soy muy partidario de esos adjetivos.

¿Fabián es huilense?

100 por ciento huilense, nací en Neiva y tengo la fortuna de conocer los 37 municipios del Departamento.

¿En cuál ha vivido su mejor experiencia?

 En Neiva, por supuesto, soy de Neiva, acá tengo mi formación académica, acá he vivido las mejores años de mi vida. Pero he tenido también la oportunidad de vivir fuera en ciudades como Bogotá, en el exterior viví en Quito, Ecuador, tres años en Argentina, en Buenos Aires; y esas también han sido unas experiencias muy chéveres y enriquecedoras porque cuando se viaja se aprende mucho de otras culturas.

¿Por qué regresa entonces de Argentina y de Quito?

Porque acá está mi familia, los amigos, las costumbres, la comida, el clima, porque Neiva es una ciudad más tranquila, tal vez si la comparamos con Bogotá, aquí no es que no existan oportunidades, sino que está todo por hacer y en vez de esperarlas debemos generarlas para otros y entonces nos quedamos, después de que llegamos de Argentina y no nos arrepentimos, estamos contentos de estar acá.

¿Cómo resalta más Fabián, en cuál de sus facetas se siente más cómodo?

Estar en mi casa con mi hija y mi esposa y montar en bicicleta.

¿Cómo es un domingo perfecto?

Me iba a montar cicla cuatro horas, regresaba, almorzábamos en familia, pasábamos una tarde juntos, algo delicioso.

A parte de padre, esposo y deportista, ¿la cultura también es una parte fundamental de su vida?

A mí me encanta la música, el baile y el tema cultural, más que practicarlo soy de esos hombres que se le escurre la lágrima cuando ve una escena de arte o un artista en un escenario tocando un instrumento o interpretando una canción, haciendo una puesta en escena, a mí eso me fascina, en los años que viví en Buenos Aires tuve mucho contacto con la cultura escénica porque allá el teatro es muy fuerte. A mí el arte me mueve mucho, me eriza una interpretación artística.

¿Participó artísticamente en algún evento?

Si, bailé sanjuanero muchos años con mi hermana mayor, mi papá trabajaba en la Licorera del Huila y contrataba la reina popular a que nos dictara talleres de danza, representé a la escuela en varios encuentros en el encuentro Claretiano.

¿Ese amor por la cultura fue una de las cosas que llevó a que aceptara el cargo como gerente ejecutivo del corposanpedro?

Sí, evidentemente, aportarle algo a la cultura del Departamento es una razón muy importante, pero más que aportarle algo a la cultura es lo que ellos me pueden aportar a mí, yo vine a poner un grano de arena, a ser el complemento de lo que todas esas grandes personas que hacen parte de este gremio necesitan.

¿Cómo recuerda usted el san Pedro?

Tengo los mejores recuerdos al lado de mi familia, de mi mamá, que era la que más me llevaba a los desfiles, pasaban por el centro de la ciudad, nos hacíamos al lado de las cuerdas que ponían para no dejar pasar la gente, era todo un programa y no me perdía un desfile, igual era el escenario para encontrarnos con familia y amigos que venían de otros lados a pasar las fiestas al Huila.

¿Qué piensa usted que se debe hacer para volver a las raíces, que esas fiestas vuelvan a ser lo que eran antes?

No es fácil porque en un marco contextual hay muchas fuerzas del mercado que impulsan a que los hábitos cambien, estamos bombardeados de información cultural distinta, pero si las emisoras tuvieran una programación permanente de música de nosotros, o si en los restaurantes o fiestas sociales contratáramos un grupo folclórico o una banda autóctona, se puede rescatar la cultura, acá el tema de la huilensidad se ha ido perdiendo. Además, yo creería que se debe incluir dentro del pensum académico un cátedra de huilensidad.

En ese orden de ideas, ¿Fabián prefiere bailarse un vallenato o un sanjuanero?

Un sanjuanero, por supuesto, pero bailo al ritmo que me toquen.

A parte de todo esto, usted es catedrático, ¿cómo es esa parte de su vida?

Hace más de dos años tengo la fortuna de ser catedrático, he trabajado en instituciones como el SENA y ahora estoy con la Corporación Universitaria del Huila, Corhuila, allí tengo la posibilidad de compartir con estudiantes en los programas de ciencias Administrativas, Economía, Relaciones Públicas y mi área de estudio que es el Mercadeo, feliz haciendo esto, educando y aprendiendo.