<ins data-revive-zoneid="2" data-revive-id="e0f695b1b9e71c7e090345072026c701"></ins>
jueves, 20 de julio de 2017
 
Dominical/ 2015-10-18 01:23

Carlos Rocha Medina

En días pasados me refería a la creación del Conservatorio de Música y Bellas Artes del Huila, mediante Decreto No.227 de 1950, ejerciendo como Gobernador el Abogado Gustavo Salazar Tapiero, y como Director de Educación Pública, el Filósofo javeriano e historiador, Gilberto Vargas Motta.

Escrito por: Erick Rojas | octubre 18 de 2015

Cité el gesto del entonces Alcalde de Neiva, Pablo J. Gutiérrez Vélez, de permitir que dicha institución iniciara labores en la Escuela Central de Niñas, casona ubicada en área contigua a la que ocupa hoy el teatro Pigoanza, acogiendo 30 alumnos que serían orientados por Jorge Durán Plazas, Alberto Rosero Concha, Manuel J. Cuesta y Cecilia Cabanzo de Morales.

Cité entre otros alumnos fundadores, a Álvaro Díaz Barragán, Carlos Rocha Medina, Antonio Gómez Álvarez, Luis Felipe Basto, Gerardo Pío Betancur Chávarro, Armando Suárez, Esperanza Núñez y Guillermo Betancur. Seis de los aquí citados y entrevistados por mí -unos personalmente y otros a través de la internet-, reconocen y resaltan la gran exigencia de sus profesores, especialmente de Alberto Rosero Concha, quien instaba a toda hora el toque con nota.

Hoy me referiré a Carlos Rocha Medina, otro virtuosos del violín, quién con especial destreza también interpreta el acordeón. Frotando cuerdas del más pequeño y agudo de los instrumentos de cuerda clásicos, se ha presentado en importantísimos escenarios del mundo y de Colombia.

Nació en Neiva en el hogar conformado por Alejandro Rocha Gutiérrez, oriundo de Bogotá, y doña Carmen Medina Centeno, nacida en la bella población de Gigante. Su padre que tocaba flauta, trabajó musicalmente con Alberto Rosero Concha, con quien era compadre.

Carlos Rocha pasó del Conservatorio de Música y Bellas Artes del Huila al Nacional de Bogotá donde conoció al maestro Ernesto Díaz Alméciga, quien le dio la posibilidad de pertenecer a la Orquesta Sinfónica de Colombia como Primer Violín.

Díaz también nació al interior de una familia de músicos y muy niño se inició en el violín, instrumento que cambió por la viola. Era casado con Ruth Lamprea, gran maestra de la música. Díaz Alméciga perteneció a la Sinfónica Nacional y luego a la Sinfónica de Colombia como primera viola. Su talento fue reconocido también por músicos extranjeros invitados a las agrupaciones de las que hizo parte. Fue también decano de la Facultad de Música de la Universidad Central y a mediados de la década del setenta, Director-fundador de la Sinfónica Juvenil de Colombia.

Ernesto Días falleció en marzo de 2001 a los 68 años de edad a consecuencia de un infarto. Como excelente profesional de música clásica, la víspera de su muerte estudió dos horas de viola y repasó la Sinfonía primera de Mahler, que haría parte de un concierto programado por la Sinfónica Juvenil el día siguiente.

Volviendo a Carlos Rocha Medina, tras su labor en la Sinfónica de Colombia viajó a Alemania contratado por la Orquesta de la Opera de Heidelberg, donde ocupó por dos años el cargo de Primer Violín. Esta ciudad está ubicada en el valle del río Neckar a 100 kilómetros de la frontera con Francia, localidad famosa por tener la universidad más antigua del país -fundada en 1386-, y un hermoso centro histórico que acoge el famoso palacio de Heidelberg. Allí en primavera realizan un Festival Internacional de Música Clásica.

Regresó a Colombia 18 años después para desempeñarse como profesor de Violín en la Escuela de Música del Instituto Huilense de Cultura y asistente de extensión cultural de la Universidad Surcolombiana. Ha sido concertino asistente de la Orquesta Sinfónica de Colombia, concertino invitado de la Filarmónica de Bogotá -la más importante de nuestro país-, creada en 1967 por el Alcalde Virgilio Barco Vargas. Recuerdo que esta agrupación dedicó un concierto al Papa Pablo VI cuando vino a Colombia en Agosto de 1968.

Carlos Rocha también ha sido Director Concertino de la Orquesta de Cámara de Caldas, concertino principal de la Sinfónica del Valle, de Batuta y la Sinfónica de la Universidad EAFIT de Medellín, la segunda universidad más prestigiosa de carácter privado en Colombia, según el Ministerio de Educación Nacional. Tiene desde luego, Especialización en Música”.

Rocha Medina fue profesor de violín y viola del festival “Eleazar de Carvalho” en Fortaleza -Brasil-, capital del estado de Ceara, fundada por holandeses, una de las tres ciudades más importantes de la región Noreste del vecino país, junto a Recife y Salvador. No sobre decir que es destino turístico y financiero, una de las sedes del pasado Mundial de Futbol.

Ha sido invitado a participar en los festivales de Dolmetsch en Inglaterra y Castello de San Martino -Italia-. Ha ofrecido recitales de violín en Sao Pablo -Brasil-, la primera metrópoli de América, y desde luego, una de las más pobladas del mundo, y ha actuado como solista de viola con la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas.

También ha sido profesor de tiempo completo de violín y viola del Conservatorio del Tolima y profesor catedrático de nuestro Conservatorio Departamental de Música. Actualmente reside en la ciudad portuaria de Alicante, capital de la provincia que lleva su propio nombre, una de las tres que conforman la Comunidad Valenciana.

Invitado por la Fundación Escuela de Artes y Oficios del Huila, presidida por el Ingeniero, Alberto Rosero Tafur, el violinista Carlos Rocha Medina dará un concierto en Neiva el día 26 de noviembre del año en curso, de tres a seis de la tarde, en el recinto de la Asamblea Departamental, “Rodrigo Lara Bonilla”. Estará acompañado en el piano por el antioqueño Gustavo Yepes Londoño, reconocido como autoridad en materia de música, uno de los más importantes músicos vigentes en Colombia.