miércoles, 26 de julio de 2017
 
Dominical/ 2016-12-17 10:54

Marcas más apetecidas para el robo de motos en Neiva

La marca de motocicletas Suzuki es la más apetecida por los delincuentes en la ciudad, mientras que el color negro es el que más les llama la atención, según estudio de las autoridades.

Escrito por: Erick Rojas | diciembre 17 de 2016

Redacción Judicial
Diario del Huila

El flagelo del hurto a motocicletas en la ciudad de Neiva, históricamente ha sido un grave problema que ha perjudicado a la comunidad, debido a que la gran oferta y demanda de este fenómeno criminal, lo ha convertido en uno de los delitos que más afecta el patrimonio neivano, dando como resultado en mucha ocasiones la percepción de inseguridad.

Dentro de la normatividad colombiana, este fenómeno se encuentra consagrado en el Código Penal Colombiano (Ley 599 de 2000) en cuatro artículos que tipifican el comportamiento criminal así: Art. 239 Hurto a motocicletas; Art. 447 Receptación; Art. 285 Falsedad marcaria y Art. 291 Falsedad en documento público.

En lo que lleva del año 2016, el hurto a motocicletas ha alcanzado los 286 casos, que en comparación con el año inmediatamente anterior, presentó un incremento del 38 %, ya que en el 2015 se presentaron 79 casos menos.

Motivaciones y objetivos del hurto

Según los estudios realizados por las autoridades, se puede determinar que hay tres aspectos por los cuales se hurtan las motos en Neiva.

El primero es el encargo, fenómeno que se origina por el encargo de terceros, quienes por pedido, requieren las marcas, clases y partes específicas de las motos por un precio estipulado, generando una especie de mafia que maneja esto clandestinamente.

El segundo es el mercado de las autopartes ilegales, una de las modalidades más lucrativas del delito, ya que según investigaciones realizadas por la Policía Metropolitana de Neiva, más del 60 % van a parar a las bodegas clandestinas de la ciudad y, debido a esto, representa un gran atractivo por la facilidad para adquirirlas y por ser comercializadas en la calle a menor precio de lo que se hace de forma legal.

El último es el hurto con fines extorsivos, consiste básicamente en solicitarles a las víctimas sumas de dinero para recuperar su vehículo, pero en muchas ocasiones no son devueltos en su totalidad, ya que se les cambian algunas partes y son dejadas en lugares determinados por los delincuentes, luego de ser cancelada la extorsión. 

Modalidades de hurto

En la ciudad de Neiva predominan tres modalidades de hurto, a continuación se presenta cada una:

Abordaje, se caracteriza porque el delincuente toma por sorpresa a la víctima en vía pública con el fin de intimidarla con arma de fuego y hurtarle su vehículo.

Acondicionamiento de grúa, se da cuando el velomotor es hurtado en un descuido o lo que se llama principio de oportunidad otorgado por el propietario, quien deja el vehículo en la calle, el cual suben a una camioneta o grúa.

Reductores de velocidad, se origina cuando la víctima de forma obligada reduce la velocidad, situación que aprovechan los delincuentes para intimidarla con arma de fuego o cortopunzante.

Marcas y colores más buscados por los delincuentes

Las estadísticas demuestran que de las 286 motocicletas hurtadas este año en la ciudad, la marca Suzuki es la que lleva la delantera, ya que representa el 30 % de los casos con 80 motos hurtadas, le siguen la Yamaha con el 64 % lo que representa 29 motos; la Honda con el 17 % representados en 47 casos; la AKT con el 10 % representados en 27 casos; la BAJAJ con el 7 % representados en 21 casos y por último la Auteco con el 4 % representados en 11 casos.

Mientras en lo que al color concierne el negro es el predominante, ya que el 47 % de los casos que representan 133 motos fueron de este color, le siguen el azul con el 23 % representados en 65 motos, el rojo con el 12 % representados en 33 casos, el blanco con el 5 % representados en 15 casos, el gris con el 4 % representados en 12 casos y el verde con el 8 % representados en tres casos.

Cuadrantes y barrios con mayor afectación

Datos suministrados por la Dirección de Investigación Criminal e Interpol mediante el Observatorio del Delito seccional Neiva, apuntan a que la afectación del delito en el año 2016 de los diferentes cuadrantes que conforman la Policía Metropolitana, el cuadrante 9, 47 y 41 registran 11, 10 y 9 casos respectivamente.