Aunque el fin de la pandemia del covid-19 parece estar cerca desde que empezó la aplicación mundial de la vacuna el pasado 9 de diciembre, en Colombia la situación es distinta y el país todavía está lejos de inmunizar a su población. Según declaraciones del presidente Iván Duque al diario La República, el gobierno está trabajando para lograr la vacunación masiva lo antes posible, pero hasta ahora solo es seguro que se reciban dosis para el 20 por ciento de los colombianos.

Esta dotación, que se espera llegue antes de finalizar el primer semestre de 2021, le costó al país 106 millones de dólares y fue posible acceder a ella gracias a la iniciativa Covax, un mecanismo para garantizar que se distribuya la vacuna en el mundo de manera justa y equitativa. “En la actualidad, más de 180 países se han adherido formalmente a la iniciativa, que cuenta con un portafolio de 10 candidatas a vacunas, entre las que se encuentran las desarrolladas por AstraZeneca, Sanofi y Moderna”, explicó Duque.

Además de esta dotación, el mandatario aseguró que su gobierno está trabajando para lograr acuerdos directos con los laboratorios dueños de patentes de vacunas. “En particular, se han firmado acuerdos de confidencialidad con cuatro de ellos. El objetivo principal de realizar estas compras directo a los fabricantes es acelerar el cronograma esperado de vacunación y ampliar el porcentaje de la población que sería vacunado durante 2021”, dijo.

Aunque esta es una buena noticia, no es suficiente para ponerle fin a la pandemia en el país. De acuerdo con las declaraciones del mandatario, la meta de 2021 es inmunizar al 41 por ciento de la población (20 millones de colombianos). En otros términos, en un año solo dos de cada cinco colombianos estarían vacunados.

“Conviene señalar que el país está trabajando en ampliar la capacidad de vacunación para alcanzar una meta de 20 millones de personas vacunadas al año, adicionales a las que habitualmente se realizan a través del Plan Ampliado de Inmunizaciones(PAI)”- aseveró Duque.

Según el Ministerio de Salud (MinSalud), los primeros en acceder a la vacuna serán los adultos mayores de 60 años, personas con comorbilidades y, por supuesto, el personal sanitario de la primera línea. Esto quiere decir, que el resto de la población solo podría acceder a la vacuna a partir de 2022.

Tanto el Gobierno Nacional como los ciudadanos están esperanzados en que la inmunización permita frenar los estragos de esta pandemia que, hasta las primeras dos semanas de diciembre ha dejado 39.053 fallecidos en Colombia.

Los epidemiólogos que aconsejan al gobierno afirman que una vacunación temprana ayudará a evitar costos en salud e impulsará la economía local. “Estos beneficios se fundamentan en una menor tasa de contagio y de muertes y en una reactivación de la economía que posibilita una recuperación de la actividad económica”, explicó el presidente Duque.

El aspecto económico es uno de los que más inquieta, ya que con la caída de los ingresos en los hogares y el aumento del desempleo se ha afectado la calidad de vida de la población.

“Los colombianos, en medio de la pandemia, están comiendo menos como un resultado de los efectos de la caída de los ingresos asociados con la reducción de la actividad económica”, advirtió desde septiembre Juan Daniel Oviedo, director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane). Las declaraciones las hizo basado en un estudio de la entidad que reveló que 1,4 millones de hogares, es decir, casi el 21 por ciento de la población solo estaba ingiriendo dos, incluso solo una comida al día. Además, el 83 % de los hogares presentan más dificultades para adquirir artículos de primera necesidad.