lunes, 22 de abril de 2019
Economía/ Creado el: 2014-07-21 06:38

“La industria piscícola tiene enormes riesgos en este momento”

El coordinador de la Agenda Interna del Huila, Aníbal Rodríguez Rojas, habla, casi una década después, de este documento que hoy se conoce como el Plan Regional de Productividad y Competitividad.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | julio 21 de 2014

Según su evaluación es necesario replantear apuestas como el cacao y el tabaco, que están en el grupo de agroindustria; en turismo hay un patrimonio pobremente explotado; la que menos ha avanzado es la minería; y la de generación de energía es una de las más desacreditadas por lo que ha sucedido con la hidroeléctrica El Quimbo. Primera parte.

A finales de 2004 el economista Aníbal Rodríguez Rojas empezó a trabajar como coordinador del equipo técnico que, con la participación de gremios, sectores de la economía regional y el apoyo del Gobierno Nacional, formuló la Agenda Interna del Huila.

“Iniciamos labores finalizando el año 2004 y en 2005 se hizo el grueso de la actividad (2005-2006). El departamento conoce finalmente el producto que se entregó, que fue la formulación de las cinco apuestas productivas que quedaron consignadas y junto con estas cinco apuestas se entregó el diagnóstico del departamento y se diseñaron las acciones que, en consideración de los miembros de la comisión de trabajo, debían adelantarse con el propósito de lograr el éxito de las apuestas productivas”, recuerda.

Explica que posteriormente la agenda evolucionó hacia lo que hoy se conoce como Plan Regional de Productividad y Competitividad. Ese plan hoy en día está siendo coordinado y monitoreado por la Comisión Regional de Competitividad cuya Secretaría Técnica está en cabeza de la Cámara de Comercio de Neiva.

“A nivel nacional, la institucionalidad en materia de competitividad ha recaído por designación del Gobierno Nacional en las comisiones regionales de Productividad y Competitividad. Esa es una instancia en donde se debaten los distintos temas y a partir de ahí se establece el accionar de cada una de las entidades que convergen dentro de la comisión a fin de impulsar todos, en la misma dirección, las acciones tendientes al mejoramiento de la competitividad regional”, destaca.

Ese es el marco de lo transcurrido en estos años a partir del momento en que se formula la Agenda Interna.

Apuesta agroindustrial

 width=

¿Qué productos de la apuesta agroindustrial se han fortalecido en este tiempo y cuáles es necesario revaluar?

En la Agenda Interna quedaron formuladas cinco apuestas. La primera fue Agroindustria de base tecnológica y ahí identificamos los productos en los que se consideraba en ese momento que el Huila podía llegar a ser altamente competitivo.

Esos productos que el departamento tiene y sobre los cuales ha desarrollado una importante vocación, en su momento fueron identificados como: café (café especial), cacao, frutas de clima medio templado hacia arriba y tabaco.

De todo ello qué ha evolucionado. El Huila ha avanzado significativamente en lo relacionado con el café. En este sector el departamento es ya hoy primer productor en términos de volumen y en los de café especial cada día se va posicionando más como el primero en ese campo. Hay más productores certificados, fincas certificadas y ahora se tiene la denominación de origen Café de Huila.

En el sector frutícola el departamento también ha avanzado en distintos campos, especialmente en la organización de los productores de pasifloras y avances importantes en materia de investigación. De la misma manera hay áreas, en la parte de frutas, que no se han podido consolidar.

¿Qué sucedió con los otros dos (cacao y tabaco)?

En cacao los avances han sido muy pequeños y definitivamente en tabaco el Huila no puede seguir pensando que este producto tenga el potencial para desarrollarse de manera importante.

Pero en la apuesta se indica que es Agroindustria de base tecnológica, ¿eso se ha dado?

Los esfuerzos hay que continuarlos haciendo en materia de agroindustria. Sobre todo hay un campo en el que el departamento todavía no ha despegado: el departamento es productor de materias primas, en este caso los productos del sector agropecuario, pero no hemos avanzado en los procesos de industrialización, de agregación de valor, de transformación de estas materias primas.

Hay aquí un saldo pendiente y es que para poder hablar de agroindustria de base tecnológica, a esa producción primaria tenemos que agregarle valor. Aquí, en la región, tenemos todo por hacer en el campo de la industrialización o de la agregación de valor de estas materias primas. Ese es el reto que tenemos, continuar consolidando la producción primaria, pero dar el salto en el proceso de transformación para no seguir vendiendo los productos en fresco, sino con valor agregado que es donde tenemos la oportunidad de generación de empleo, de generación de valor y de mejoramiento de la competitividad regional. Esa es la apuesta de agroindustria.

Apuesta turística

 width=

La segunda apuesta tiene que ver con el turismo, ¿hay avances o está estancada?

La segunda apuesta de la Agenda Interna es la turística. En materia de turismo, el Huila tiene dos productos de talla internacional que son San Agustín y La Tatacoa. En términos de estructura muy poco hemos avanzado en estos años. Yo diría que lo que hemos logrado ha sido consolidar el departamento materia de seguridad para devolverle la confianza al turista y buscar que la gente regrese al departamento. Aunque en los últimos días la situación ha sido difícil en esta materia.

Y en la parte empresarial, ¿cómo ha crecido este sector?

En términos de avance de la apuesta productiva quizás hay algunos logros en cuanto al área del desarrollo empresarial porque hoy tenemos ya unos empresarios más conscientes, más organizados y con mejores recursos para competir en el mercado. Pero aún la apuesta turística está en deuda con el departamento.

En la Agenda Interna hablábamos de un valor importante que es el patrimonio natural y cultural de la región. En cuanto a cultura está San Agustín, pero en cuanto patrimonio natural los parques La Tatacoa, el río Magdalena, hay un patrimonio que está muy pobremente explotado en términos de turismo y en ese campo está todo por hacer.

Apuesta piscícola

 width=

La piscicultura y el café han sido las más exitosas. Ya analizó el sector cafetero y sus avances, ¿qué opinión le merece la consolidación de la acuicultura en el Huila?

La tercera apuesta es la piscícola. El Huila desde entonces era primer productor de tilapia y hoy en día no solamente continúa siendo el primer productor sino que en ese campo se ha consolidado a nivel nacional. Cada día ha venido incrementando su porcentaje de participación relativa en el mercado, pero la industria piscícola tiene enormes riesgos en este momento, y grandes retos sobre todo derivados de la sobrecarga que tenemos en la represa de Betania y el llenado de El Quimbo.

Se pensaría que la hidroeléctrica El Quimbo serviría para la consolidación del sector piscícola en el departamento, pero al parecer no será así.

Retos como qué va a pasar con la represa de El Quimbo, que todavía no está claro y no está resuelto. Lo que uno supondría es que con la entrada en operación de esa hidroeléctrica tendríamos un espejo de agua importante para el desarrollo piscícola, pero hay un conflicto que debe ser resuelto con Emgesa, que no quiere entender que esa es una necesidad regional y que es una infraestructura que debe ser colocada al servicio de una explotación económica y no solamente en la generación de energía.

La industria piscícola se ha consolidado y también aquí hay avances importantes en materia del desarrollo empresarial. Los empresarios que están trabajando en el sector piscícola se vienen consolidando, vienen progresando y avanzando de manera importante pero con enormes riesgos derivados, entre otras causas, de lo que hemos hablado y de la competencia que hay en el mercado internacional en este momento.

Apuesta minera

 width=

La cuarta apuesta es la minería, sin incluir el petróleo. ¿Sigue siendo artesanal o tiene avances a la fecha?

La cuarta apuesta productiva de la Agenda Interna es la minería. El Huila tiene unos recursos mineros muy importantes y hasta este momento únicamente tenemos explotación artesanal. Ahí no se incluyen los hidrocarburos. Nunca en la apuesta minera quedaron los hidrocarburos por razones que están perfectamente claras pero no son del caso mencionar ahora.

Pero sí hablamos de otros recursos mineros como mármol, roca fosfórica y arcillas, que fueron los tres elementos que quedaron consignados no obstante que el Huila tiene reservas en muchos otros campos.

En estos años, podríamos decir que la apuesta que menos avanzó es esta. No hemos tenido un desarrollo en este campo. Está todo por hacer. La minería continúa siendo extractiva, artesanal y no tenemos avances industriales importantes diferentes al avance que han tenido algunas empresas que están ubicadas sobre en el corredor de Neiva-Palermo y otras de la zona de Aipe.

Estamos en deuda con esta apuesta. La verdad es que la apuesta minera no ha generado los impactos que nosotros esperábamos cuando la incluimos en la Agenda Interna.

Apuesta energética

 width=

Sinceramente, ¿piensa usted que sigue siendo buena idea pensar en la generación de energía a través de hidroeléctricas en el Huila, como apuesta productiva?

La quinta apuesta productiva es la de generación de energía. El Huila continúa siendo uno de los departamentos con más alto potencial en materia de generación de energía hidroeléctrica. Pero todos sabemos que este tema se ha desprestigiado enormemente como consecuencia de los graves conflictos generados con la construcción de la hidroeléctrica de El Quimbo.

Esto no se ha manejado bien. Aquí me parece que el Huila tiene que reflexionar mucho porque hoy en día existe un consenso más o menos amplio en el sentido que no se deben hacer más desarrollos hidroeléctricos. El departamento tendrá que decantar este asunto y tomar una decisión hacia adelante porque aún hoy, si la región decidiera echar para adelante esto, hay tres o cuatro iniciativas que pueden ser factibles desde el punto de vista técnico y habría que ver si desde el punto de vista ambiental y socioeconómico lo son no para que definitivamente le volvamos a apostar a este tipo de desarrollos o frenar definitivamente la expectativa en este campo.

Todos sabemos que cuando entre El Quimbo en operación el Huila tendrá aproximadamente el ocho por ciento de la producción nacional de energía sumándolo con Betania. El departamento tendrá que determinar si continúa pensando desde el punto de vista estratégico, en términos de desarrollo de generación de energía, o definitivamente no.

¿Cómo le parece que se han manejado las cosas en el proyecto El Quimbo con las comunidades afectadas y el impacto ambiental?

Hay que decir que El Quimbo ha sido mal manejado, que Emgesa no ha entendido que los proyectos de generación tienen que verse en un contexto de desarrollo económico y social. Aparentemente pareciera que a ellos solamente les importara la generación de energía, en otras palabras, hacer su negocio independientemente de los impactos que se generen sobre la región en términos sociales y ambientales y en esas condiciones el Huila no puede continuar pensando en esos temas.

Pero yo soy un convencido que si los nuevos proyectos hidroeléctricos se manejaran dentro de un contexto diferente, en donde los huilenses estuviéramos presentes, participáramos definitivamente, mitigando los impactos ambientales y potenciando el desarrollo económico de la región, podría haber una luz hacia el futuro para continuar pensando en esta apuesta. Por ahora esta es un área de inversión en donde definitivamente pasarán unos años antes de que la región pueda, con claridad, volver a embarcarse.

¿Revaluación de la Agenda Interna?

 width=

Después de todos estos años y según su experiencia, ¿no se quedó algún sector de la economía por fuera de la Agenda Interna? Hay quejas sobre todo de los cerealistas y los ganaderos.

La Agenda Interna, metodológicamente pretendía identificar sectores económicos de alto potencial que pudieran convertirse, por sus características, en áreas que generasen impactos que permitieran articular procesos económicos en muchos campos.

Ahí no podríamos hacer una “lista de mercado” en donde hubiese de todo un poco porque no es la esencia. La esencia de la Agenda es “identifiquemos en qué somos buenos”, “en qué el departamento puede ser competitivo”, “en qué áreas tenemos ventajas competitivas” para tomar esos sectores como punta de lanza y a partir de los mismos encadenar procesos que nos permitan mejorar la competitividad.

Eso qué significa. Voy a poner ejemplos: si nosotros identificamos la piscicultura como apuesta debemos pensar también que una industria conexa es la de producción de alimentos concentrados para peces, que está ligada a la producción de soya, sorgo o maíz, entonces ahí encadenamos procesos en distintos campos, pero luego no solamente alimentos concentrados para los peces que se producen en el Huila, sino buscar cómo encadenamos procesos para industrialización en alimentar en el mercado nacional y después, eventualmente, para exportar. Entonces, a partir de la piscicultura podemos encadenar procesos en otros campos.

¿Por qué no entraron, por ejemplo, el arroz si es tan importante, o la ganadería?

En su momento, ¿por qué la industria arrocera no entró en las apuestas productivas? Sabemos que en el norte del Huila la industria arrocera y molinera tiene una significación muy grande y la continuará teniendo, pero Colombia está caminando hacia una realidad económica en donde la producción arrocera va a ir decayendo con la firma de tratados de libre comercio y entonces esa área que hoy dedicamos al arroz, mañana probablemente tengamos que utilizarla para frutales o a otras actividades.

¿Por qué no la ganadería? Porque el hato ganadero cada día va disminuyendo, hay una transferencia de nuestro hato hacia Caquetá, el departamento tiene muy bajos indicadores de productividad ganadera y no es que la ganadería no sea importante. Claro que lo es. Incluso tiene un peso económico mayor que el de algunos de esos productos que sí quedaron en la agenta, pero su potencial está en decrecimiento y no en desarrollo.

Entonces hay que entender la filosofía a partir de la cual se formula la Agenda Interna para poder determinar que el tema de productividad y competitividad es volvernos muy fuertes en algunos sectores que permitan generar encadenamientos productivos hacia el interior que fortalezcan nuestra economía hacia afuera.