Diario del Huila

El panorama para el campesinado del departamento del Huila no parece haber cambiado mucho dado que persisten las mismas afectaciones y problemáticas que vienen padeciendo históricamente. No obstante, tiene las esperanzas puestas en la gestión realizada por el Gobierno nacional y desea encontrar posibles dirigentes con una visión política contundente, en la que se priorice a esta población.

DIARIO DEL HUILA, PRIMER PLANO

Por: Johan Eduardo Rojas López

Las esperanzas del campesinado huilense en el mejoramiento y mitigación de las condiciones del campo y, desde luego, su calidad de vida se incrementa con la gestión del Gobierno nacional, luego de que, durante décadas fueron olvidados. Sin embargo, esto no significa que todo se haya solucionado, pues son conscientes que apenas se está accionando para más adelante tener cambios contundentes.

Así lo aseveró Lorena Sánchez, presidenta de la Asociación de Trabajadores Campesinos del Huila, quien expresó que, el panorama no ha cambiado demasiado dado que el nuevo gabinete gubernamental asumió las riendas del país con el campo devastado, históricamente olvidado y deficiencias enormes. Bajo esta lógica, las problemáticas aún se mantienen porque entiende que en cuatro años no se podrá cambiar todo, sin embargo, se podrá avanzar y se genera una esperanza que ahora está más viva que nunca.

Ven de manera positiva la apertura de diálogos que se han establecido con las organizaciones campesina

“No es algo diferentes a lo que ya veníamos padeciendo con los gobiernos  anteriores, no obstante, para las organizaciones y movimiento campesino hay una gran esperanza para construir una verdadera política agraria en el departamento y en el país, toda vez que, el campesinado ha sido la principal víctima del conflicto armado e históricamente hay deudas que los gobiernos de turno dejaron en rojo con el sector”, detalló.

Es así como ven de manera positiva la apertura de diálogos que se han establecido con las organizaciones campesinas en pro de construir en articulación, por tanto, confían que se fortalecerán las organizaciones como estructura en la ruralidad.

Dejó claro así que, los avances que han logrado como organizaciones en los diversos territorios han sido debido al esfuerzo y compromiso de cada uno de los campesinos afiliados, pues han tenido poco apoyo de la institucionalidad para el fortalecimiento de las mismas.

 Te puede interesar: Isa y Juli, un dúo huilense con proyección nacional e internacional

Lo que esperan

Es por esta razón y teniendo en cuenta que el 2023 es un año completamente electoral que desean encontrar candidatos y futuros dirigentes con visión política, más no politiquería. Manifestó así que, “esperamos que los nuevos mandatarios sean coherentes con el discurso y las acciones porque hay una realidad latente en el departamento y es que las problemáticas continúan. Yo creo que hay que hacer un gran equipo y trabajar mucho en diálogo con las organizaciones de los territorios porque las políticas públicas se construyen con la gente de a pie y esperamos que quienes asuman ese cargo conciban el sector rural como uno de los pilares fundamentales del departamento del Huila”.

Piden que sean tenidos en cuenta como actores principales y constructores de una base social que nunca ha sido escuchada; situación que ha llevado al sector campesino a movilizarse en varias coacciones y buscar las acciones necesarias, para lograr un espacio en el contexto local, departamental y nacional.

Actualmente la Asociación de Trabajadores del Huila tiene presencia en 15 municipios de la región y cuenta con cerca de 5.000 afiliados, lo que da muestra de que, necesitan con urgencia mayores esfuerzos en aras de estar organizados y recibir el respaldo que se merecen. Jornaleros sin tierras, madres cabeza de hogar, jóvenes rurales y ahora víctimas del conflicto armado, se han unido para que se empiece a entender las organizaciones como herramientas eficaces para consolidar una política agraria que defina y priorice a esta población.

Al campo no se le ha dado el valor necesario, según algunos trabajadores de la tierra, por lo cual, el campo se ha envejecido y empobrecido

Necesidad de la formación

Lo anterior, con el propósito de tener la posibilidad de educar al campesinado para que entienda su papel en la sociedad y dentro del sector dado que si no se involucra la pedagogía continuarán en un círculo viciosos del cual no podrán salir.

“Hay que apostarle al campo porque nuestro departamento es campesino; en su mayoría, la población rural, además de que, el campo es el futuro del departamento y el país, es el que produce. En la pandemia siempre se mantuvo produciendo para enviar alimento a la ciudad. Sabemos que la gran mayoría del territorio es campesino, pero a pesar de eso la población está desprotegida, incluso, el campo está sumido en una profunda pobreza, por eso, no hay ni siquiera un diagnóstico claro y unas cifras exactas donde podamos empezar a construir una política pública campesina desde la realidad que es bastante preocupante”, aseguró Sánchez.

El campo es la columna vertebral del Huila

Y es que al campo no se le ha dado el valor necesario, según algunos trabajadores de la tierra, por lo cual, el campo se ha envejecido y empobrecido, a pesar de que nunca ha parado de producir, café, arroz, maíz, frijol, frutas, panela, algodón, cacao y demás alimentos.

Empero, continúan en la lucha por recuperar el valor del campo y esperanzados en que se empiece a agilizar los diversos procesos relacionados con esta población que se gestionan desde el orden nacional, tales como, la entrega de tierras que quedó estipulado en el acuerdo de paz, legalidad de los terrenos y la consolidación de las zonas de reservas campesinas que es una figura jurídica que permite al campesinado impulsar la organización.

Lee también: A paso lento avanza la construcción del plan piloto del PAE en el Huila

Afectaciones

La variación del cambio climático, el mal estado de la malla vial, la comercialización, la desinformación, el nulo acceso a las nuevas tecnologías y la falta de mano de obra, además, el alto incremento de los insumos, son las problemáticas que sigue afectando al campesinado en el departamento del Huila.

“Falta apoyo directo a lo que tiene que ver con las comunidades más alejadas. Igualmente, algo que nos preocupa mucho es que el campo se está quedando sin campesinos para trabajar porque los jóvenes rurales no ven viable la labor agrícola para su futuro y, por eso, nos estamos quedando sin mano de obra. Estamos empezando a tener un campo envejecido donde el joven no se siente identificado, motivados y respaldado porque no hay condiciones y ve más viable llegar a una ciudad a vender su trabajo por menos de un sueldo mínimo que estar en el campo”, agregó la presidenta de la Asociación de Trabajadores Campesinos del Huila.

Por tanto, uno de los retos que tiene el campesinado y las organizaciones de esta población, consiste en diseñar estrategias para que a través de la política agraria vuelvan a cautivar a las nuevas generaciones en aras de que vean el campo como una forma de apostarle al avance del departamento. Esto ha venido sucediendo porque se tiene más en cuenta a los gremios y sectores grandes, que a los mismos jornaleros y “pequeños” productores.

Actualmente la Asociación de Trabajadores del Huila tienen presencia en 15 municipios de la región y cuenta con cerca de 5.000 afiliados

¿Persiste el miedo?

Desde el año pasado se conoció la presunta presencia de grupos al margen de la ley en varios municipios del departamento, por lo cual, en aquellos territorios que han sido golpeados y están involucrados, se mantiene temor y hermetismo por seguridad. Ante esto, afirmó que, “Es por eso tan importante que las comunidades se organicen y empecemos a consolidar las redes de derechos humanos en cada uno de los territorios. Se debe de intensificar todo lo que tiene que ver con consolidar redes de apoyo y comunicación para visibilizar de una manera más efectiva esta situación, desde luego, con el acompañamiento de los entes de control”.

Finalmente, Diario del Huila, en las diversas ediciones ha informado sobre las problemáticas que aquejan a todos los sectores productivos de la región, los cuales, insistieron en que la esperanza se va acabando en la medida de que la situación cada vez está peor. Esta pérdida de confianza intenta recuperarse a través del diálogo y articulación en las actividades. Es importante entonces iniciar por tener transmisores de información de todos los programas porque a aves por la falta de comunica no se conoce la oferta institucional.

Autor: Johan Rojas

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila
¿En qué podemos ayudarte?