martes, 18 de junio de 2019
Internacional/ Creado el: 2019-01-08 09:04

El complejo escenario de May a una semana del voto por el Brexit

Con el 15 de enero como fecha establecida para que el Parlamento británico decida si aprueba o no el acuerdo, todavía existen diversos focos que generan conflictos y ponen jaque una salida tranquila de la Unión Europa.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | enero 08 de 2019

Por: AFP

El controvertido acuerdo del Brexit negociado por la Primera Ministra, Theresa May, con Bruselas vuelve esta semana al Parlamento británico, tras unas vacaciones en las que nada parece haber cambiado su disposición a rechazar el texto.

A menos de tres meses del 29 de marzo, cuando el Reino Unido debe salir de la Unión Europea (UE), el país sigue sin ratificar un acuerdo que le permita hacerlo de forma ordenada y así evitar un Brexit con consecuencias caóticas.

La Cámara de los Comunes debía votar el texto el 11 de diciembre, pero ante la evidencia de que se encaminaba a un estrepitoso fracaso, May anuló la sesión de ratificación y afirmó que pediría nuevas garantías a sus socios europeos.

Fue así como emprendió una gira por varias capitales del continente antes de una cumbre en Bruselas. Pero no logró sacar nada. Los encuentros siguieron durante el receso navideño: May mantuvo conversaciones con los dirigentes de España, Alemania, Holanda y Francia, informó un portavoz de Downing Street, asegurando que "como siempre fueron constructivas".

Aunque el Parlamento reanudó sus funciones ayer, retomará el debate por el Brexit recién el miércoles, pocos días antes del histórico voto previsto para la próxima semana.

Y aunque no parece haber obtenido cambios de la UE, May se esforzará por ofrecer algo que convenza a los diputados de no enterrar el acuerdo.

"En los próximos días, no miraremos solo a la UE sino también a lo que podemos hacer a nivel nacional: así, estableceremos medidas específicas para Irlanda del Norte; haremos propuestas para incrementar el rol del parlamento en la próxima etapa de las negociaciones, y seguiremos trabajando para lograr mayores garantías", afirmó May, al término de un acto en Liverpool.

Por su parte, el portavoz de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, aseguró "que no hay reuniones entre los equipos" negociadores porque ahora toca "esperar los acontecimientos, el procedimiento de ratificación del lado británico".

Al mismo tiempo, agregó que iba a estar atento a estas votaciones, dejando en claro que el acuerdo "no será renegociado".

May ya advirtió a los diputados que rechazar el texto precipitaría al país a un "terreno desconocido". Ante ello, se están acelerando los preparativos para un Brexit sin acuerdo: el lunes se ensayó la utilización de un aeropuerto abandonado de Kent, en el sur de Inglaterra, como estacionamiento para un centenar de camiones en un intento de descongestionar los monstruosos atascos en los puertos que podría provocar el restablecimiento de controles aduaneros.

Persisten los "problemas fundamentales"

Los defensores de una salida neta de la Unión Europea consideran que el acuerdo negociado con Bruselas hace concesiones inaceptables al bloque y no respeta los deseos del 52% de británicos que en 2016 votaron en referéndum a favor del Brexit.

Su bestia negra es el denominado "backstop", un mecanismo ideado para evitar una frontera dura entre la República de Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte por temor a debilitar el Acuerdo de Paz que en 1998 puso fin a 30 años de sangriento conflicto.

Este mecanismo prevé que Irlanda del Norte conserve las reglas del mercado único europeo, permitiendo mantener abierta la frontera. Y para no imponer barreras administrativas con el resto del país, todo Reino Unido permanecería en una unión aduanera con Europa.

El "backstop" solo debería entrar en vigor si no se encuentra una solución mejor en el marco de la futura relación que ambas partes deben negociar durante el periodo de transición, previsto hasta finales de 2020 pero prolongable dos años más.

Aun así, el ala más dura del Partido Conservador de May teme que acabe manteniendo a Reino Unido indefinidamente atrapado en las redes europeas. Y el pequeño partido norirlandés DUP, de cuyo apoyo clave depende la Primera Ministra para gobernar, se sigue oponiendo a que la provincia tenga un trato diferente.

"Hasta ahora, los problemas fundamentales que hacen de este acuerdo un mal acuerdo no parecen haberse solucionado", afirmó el domingo el diputado del DUP Nigel Doods. Por su parte, los diputados proeuropeos denuncian condiciones peores de las que tiene actualmente el país como miembro de la UE y están impulsado la campaña para la organización de un nuevo referéndum de permanencia.

La propuesta ha sido rechazada innumerables veces por el gobierno, pero a finales de diciembre la ministra de Trabajo y Pensiones, Amber Rudd, una fiel colaboradora de May, reconoció que su convocatoria podría defenderse si los diputados rechazan el acuerdo alcanzado con la UE y no consiguen acordar una estrategia alternativa.

Poco respaldo ciudadano

Solo el 22% de los británicos respalda el acuerdo sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) al que ha llegado con Bruselas la Primera Ministra, Theresa May, según una encuesta publicada hoy por la firma YouGov.

El estudio, basado en más de 25.000 respuestas, señala que el apoyo al pacto, que el Parlamento comenzará a debatir esta semana, obtiene el apoyo del 28% entre los británicos partidarios del Brexit o salida de la UE. Con todo, el Partido Conservador de May es el primero en intención de voto, con un 40%, mientras que el Partido Laborista recibe el apoyo del 34% de los electores y el Partido Liberal Demócrata es tercero con el 10%, según esa encuesta.

En caso de que los laboristas decidieran apoyar de forma explícita el Brexit en las próximas semanas, la intención de voto de la formación caería hasta el 26%. El 53% de los encuestados cree que debe convocarse un segundo referéndum sobre el Brexit, en el que ganaría la opción de seguir en la UE con el 63% de los votos si se diera a elegir a los ciudadanos entre el acuerdo de May o permanecer en el bloque comunitario.

Si la elección fuera en cambio entre un Brexit no negociado o bien seguir en la UE, el 58% optaría por la permanencia y el 42% por la salida. La Cámara de los Comunes retomará el debate sobre el acuerdo el próximo miércoles y lo someterá a votación previsiblemente durante la tercera semana de enero.

El sector más euroescéptico del Partido Conservador y sus socios del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), se oponen al texto, por lo que May no cuenta por el momento con la mayoría necesaria para aprobarlo.

Comentarios