DIARIO DEL HUILA, ENFOQUE

Por: Rolando Monje Gómez

Fotos: José Rodrigo Montalvo

De los 15,68 días de ausentismo registrados en promedio por cada trabajador en 2020, 8,2 días fueron ocasionados por la pandemia. Las empresas pagaron 6% más costos por cada trabajador debido al ausentismo laboral. El crecimiento del ausentismo laboral entre 2020 y 2019 fue del orden del 42 %. En promedio, los colombianos se ausentaron más de dos semanas de sus trabajos en 2020.

El comportamiento que se relaciona con la no asistencia de los trabajadores a las obligaciones laborales acordadas dentro de la jornada legalmente establecida se denomina ausentismo laboral. Comportamiento que genera un impacto negativo a las empresas y a los trabajadores, como, por ejemplo, en la disminución de la productividad, la sobrecarga laboral y los costos que son asumidos tanto por la empresa como por el sistema general de seguridad social.

La pandemia del coronavirus conllevó a que el ritmo de operación de las empresas se redujera y con esto, el ausentismo laboral se incrementó afectando directamente los costos de productividad. El año pasado cada trabajador estuvo ausente de su puesto de trabajo, en promedio, 15,68 días, de los cuales, 8,2 días fueron asociados directamente al Covid-19.

Del total de días, 10,23 días tienen que ver con otros permisos y licencias, donde 3,7 días están asociados con el Coronavirus y otros 5 días corresponden a enfermedades de origen común, de los cuales 4,5 días también tienen relación con el Covid-19, lo que permite concluir que del total de días que faltó una persona a su trabajo 8,2 días fueron causados por la pandemia, según indica el estudio adelantado por el Centro de Estudios Sociales y Laborales – Cestla- de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, Andi, en la séptima versión de la Encuesta de Ausentismo Laboral, Incapacidades y Reubicaciones Médicas 2020 (EALI).

El ausentismo laboral es un fenómeno creciente en la última década que repercute en la productividad y la competitividad de las empresas. En esta ocasión la encuesta incluyó datos que permitieron analizar los efectos del covid-19 y, a su vez, estos resultados demostraron el esfuerzo hecho por el sector privado por retener los puestos de trabajo a través de diferentes modalidades como el trabajo en casa y, en general, esquemas flexibles de operación.

En los registros desde el año 2014, el dato de ausentismo no había llegado a los dos dígitos, en el 2019 la cifra promedio registró 7,28 días, por lo que el incremento de días a 15,73 se hace importante. Mientras el año pasado se registraron 1.795.897 días de ausentismo laboral relacionados con la pandemia, en contraste con 372.078 días de incapacidades reconocidas por covid-19.

83,4 personas fueron sospechosas de tener el virus, tuvieron ausentismo e incapacidad.

Para el análisis se tuvo en cuenta la participación de 190 empresas del país que representan el 7,9% de los empleos formales (433.959 trabajadores), donde los ingresos operacionales de $292 billones equivalen al 29% PIB nacional. En total, el año pasado se registraron 1.795.897 días de ausentismo laboral relacionados con la pandemia, en contraste con 372.078 días de incapacidades reconocidos por Covid- 19, por lo que el sector privado tuvo que pagar el año pasado 5,78% más costos por cada trabajador, sobre la base del salario que estos devengan, por el ausentismo laboral.

De acuerdo con el estudio, en 2020 se evidenció un aumento significativo en ausencias laborales, pasando en 2019 de 1,26 casos por trabajador a 1,78 casos el año pasado. Esto representó una variación cercana al 42%.

En una muestra promedio de 1.000 trabajadores, 36,4 tuvieron restricciones médicas, de los cuales, 4,7 tuvieron que ser reubicados de sus puestos. De los trabajadores que contaron con restricciones y reubicaciones médicas, el 33,2% no les generaron una relación productiva a las empresas.

De los trabajadores que contaron con restricciones y reubicaciones médicas, el 33,2% no les generaron una relación productiva a las empresas. Por otro lado, al revisar los casos de ausentismo motivados por el Covid-19 en una muestra de 1.000 trabajadores, en promedio, se encontraron varios casos. Por ejemplo, 96,5 trabajadores fueron sospechosos pero no tuvieron incapacidad.

Otras 83,4 personas fueron sospechosas de tener el virus, tuvieron ausentismo e incapacidad, y 80,3 colaboradores estuvieron en aislamiento preventivo obligatorio sin prestar sus servicios. Además, 56,9 trabajadores fueron casos confirmados de Covid-19 con ausentismo e incapacidad y otros.

Allí se muestra también que 38,3 personas fueron casos confirmados de Covid-19 pero no tuvieron incapacidad o esta fue rechazada. y otras 17,3 personas estuvieron en aislamiento preventivo obligatorio sin prestar sus servicios, con remuneración y no tenían preexistencias. Finalmente, se detectó que 17,3 personas tuvieron licencia no remunerada por aislamiento, distanciamiento social o Covid-19, con o sin auxilio vital.

Otros estudios señalaron que hay una mínima relación respecto a la presencia de la pandemia de la Covid-19, con el número de incapacidades presentadas durante los cuatro primeros meses de 2020 en cuanto a las enfermedades generales, y un mayor impacto sobre las enfermedades laborales y accidente de trabajo.

No obstante, en las incapacidades por infecciones gastrointestinales se observó una mayor disminución con el inicio de la emergencia sanitaria, probablemente relacionada con el aumento en la frecuencia del lavado de manos. En cuanto a las incapacidades por enfermedad respiratoria presentaron un ligero aumento, sin embargo, no se presentó caso confirmado para Covid-19 al corte del estudio. Pero el número de ausencias sin incapacidad es mayor, dado por la estrategia de aislamiento preventivo implementada por las empresas.

El sobrecosto salarial que asumieron los empleadores del país en 2020 fue de alrededor del 68,18%.

Carga salarial

Lo anterior, se suma a la carga extra salarial ya existente de 62,4% sobre la base de la remuneración de un trabajador que devenga el mínimo, lo que significa que el sobrecosto que asumieron los empleadores del país en 2020 fue de alrededor del 68,18%.

Otro hallazgo importante, de acuerdo con los investigadores, es que las empresas del país tuvieron que pagar alrededor de 5,78% más costos por cada trabajador, haciendo el cálculo sobre la base de un salario mínimo devengado, por razones asociadas exclusivamente al ausentismo laboral.

Tomando como base un salario mínimo, por razones asociadas al ausentismo laboral, un empleador pagó alrededor de $52.480 de más al mes por ausentismo y lo que representa en el año $629.763.

Los ciudadanos mayores de 18 años que han presentado Covid en Colombia suman más de 3,5 millones de personas (3.618.340), de los cuales, en la franja entre los 18 y los 62 años (edad productiva en hombres antes de pensión) se han presentado un total de 3.017.764 casos. Considerando como referencia un salario mínimo y un factor prestacional de 1,56, con 14 días de ausencia del trabajador, el impacto económico de la pandemia sobre la productividad se estima en un valor cercano a los $2 billones de pesos, dice el análisis.

La encuesta incluyó datos que permitieron analizar los efectos del Covid-19 y, a su vez, estos resultados demostraron el esfuerzo del sector privado por retener los puestos de trabajo a través de diferentes modalidades como el trabajo en casa y, en general, esquemas flexibles de operación.

Independiente de la crisis sanitaria, el ausentismo en las empresas se presenta por incapacidades o por permisos y esto no se puede considerar como bueno o malo. En general, plantea el estudio “es importante tenerlo monitoreado porque puede evidenciar diferentes situaciones como problemas de salud de los trabajadores, problemas de clima laboral e, incluso posibles situaciones de acoso laboral”.

¿Qué va a cambiar con ocasión del Covid- 19?

Es posible anticipar un incremento del teletrabajo y trabajo remoto (y su correspondiente incorporación en el sistema general de seguridad social; una actualización en los planes anuales de trabajo incorporando aquellos aspectos que sean adoptados a partir de la crisis, entre otros; y la necesidad de capacitación y entrenamiento de empleador y trabajador sobre el Covid 19 al regreso a los sitios de trabajo.

Los principios de coordinación económica y equilibrio social han adquirido especial significado en tiempos de la pandemia y encuentran su mejor expresión en las empresas que desempeñan actividades esenciales con la adecuada implementación de los deberes de prevención e higiene y en aquellas que se preparan desde ya adoptando soluciones conjuntas que permitan proteger la salud de sus trabajadores así como asegurar la continuidad de su negocio.

Los trabajadores son responsables del cuidado integral de su salud, de suministrar información clara, veraz y completa sobre la misma, de cumplir las normas, reglamentos e instrucciones contenidas en el SG-SST, de participar en las actividades de capacitación, de informar oportunamente al empleador o contratante acerca de los peligros y riesgos latentes en su sitio de trabajo, entre otros.

Los principios de coordinación económica y equilibrio social han adquirido especial significado en tiempos de la pandemia.