Diario del Huila

El desalojo: entre la legalidad y la necesidad

Oct 3, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Neiva 5 El desalojo: entre la legalidad y la necesidad

Durante los últimos meses la agenda informativa del país ha girado en torno a las diversas invasiones. En Neiva el panorama no fue muy distinto pues más de 2.000 familias invadieron aproximadamente 55 hectáreas. Pese a que ya se logró recuperar el terreno, la afectación a la fauna y flora fue notoria.

DIARIO DEL HUILA, NEIVA

El pasado 28 de septiembre se vivió la historia de una crónica anunciada, el desalojo de los invasores de un predio privado contiguo al corregimiento de El Caguán, en el sur del municipio de Neiva. Tras agotar las vías de diálogos, consenso y mediación, se procedió a realizar un desalojo previamente anunciado por el gobierno nacional y municipal.

Seis días se completan hoy desde que se dio el primer avance de la recuperación del terreno en una jornada densa y extensa. Lo anterior dando cumplimiento a la orden de desalojo emitida por el corregidor municipal Carlos Cortés. El operativo inició desde las primeras horas del día del pasado miércoles 28 de septiembre, pero se hizo efectivo sobre las 10 de la mañana luego de insistirse en el diálogo.

Lee también: Piden ayuda tras ser desalojados

Todo inició con el cierre vial aproximadamente 2 kilómetros atrás del predio desde donde se empezó a notar la zozobra y la incertidumbre frente a lo que sería la jornada. El paso fue restringido y desde temprano se empezó a notar que muchos ‘se dieron por vencidos’ antes de que la mañana avanzara. El sol que pegaba a sus espaldas reflejaba la indiferencia a la que según ellos, habían sido sometidos.

Aunque se cumplió con la ley, lo cierto es que, gran cantidad de personas clamaron ser entendido dadas las necesidades que los aquejan, inclusive, muchos de ellos permanecieron a la orilla de la vía durante varios días más pidiendo ayuda. Lamentablemente, hoy acercarse a ese lugar es agobiante, pues el daño vegetal es grande y mientras se recorre el terreno fácilmente se encuentran perros y gatos que están completamente desprotegidos.

Así están hoy los predios desalojados

Cumpliendo la ley

Las leyes constitucionales son claras y las necesidades una realidad que no solamente enfrentan los humanos, sino que la misma fauna y flora que se vio perjudicada por los enfrentamientos entre la Fuerza Pública y los invasores. Aparte de realizar la vigilancia en el sector, las autoridades aún se encuentran limpiando las hectáreas de tierras afectadas y totalmente desocupadas en el momento.

Palos, alambres, lonas, piedras y tejas, son algunos de los elementos que se pueden encontrar en los predios privados que posiblemente serán entregados el día de hoy a sus dueños para que de esta manera la Fuerza Pública se pueda retirar del lugar. En ese sentido, hubo muchos más perjudicados de los que se hubiera esperado, de hecho, muchos que ni siquiera tienen voz.

Bajo esa lógica, esta diligencia que se adelantó nunca se trató de bandos, simplemente de necesidades diferentes que necesitan ser puestas sobre la mesa. Por fortuna, el enfrentamiento solamente se evidenció el primer día, en donde luego de no llegar a ningún acuerdo, los invasores se armaron de machetes y piedras, mientras la Fuerza Pública avanzaba en su misión.

Te puede interesar: Preocupa deterioro de obras de infraestructura deportiva en Neiva

Luego de transcurridas varias horas, la lluvia se desató; como si el cielo pidiera clemencia para alguna de las partes que en ese momento de enfrentaban y poco a poco se cumplió con la destrucción de los cambuches.

Como comentarios sueltos muchos aludían que los que habían salido fácilmente de los predios lo habían hecho porque “eran puras personas a las que se les había pagado para que estuvieran ahí cuidando los cambuches, pero los verdaderos dueños no aparecían, ya que no eran verdaderos necesitados”, tal y como lo relató una de las personas que en medio de la impotencia recogía unas cobijas y un de colchonetas que yacían en el suelo.

Mientras se actuaba conforme a la ley, algunos invasores se retiraban por voluntad propia y otros clamaban piedad entre lágrimas. En nuestro registró el desasosiego no se pudo ocultar y así fueron pasando uno, dos, tres y hasta cuatro días, en los que se han tomado acciones.

“A nosotros nos dio pesar que muchos necesitaban realmente y al final de la jornada terminó a la orilla de la carretera sin tener la oportunidad de tener un albergue, pese a que la sociedad, siempre los tachó a todos de criminales. Insistimos que son seres humanos y deben tener un trato respetuoso, no acolitamos la invasión, pero hay que escuchar las necesidades de las personas”, manifestó el Personero de Neiva, Kleiver Oviedo Farfán. 

Los predios serán devueltos a sus dueños.

Todo se cumplió

A la fecha ya todo el trámite se realizó y según el secretario de Gobierno Faiver Hoyos, “el balance ha sido muy significativo. Neiva ha sido ejemplo y modelo ante el país en esta serie de actividades. No era nada fácil porque en el papel se tenía conocimiento de más de 2.500 familias asentadas y eso deparaba unos riesgos enormes”.

A su vez, desde la Alcaldía de Neiva, se explicó que se instaló un albergue provisional al que llegaron solamente dos familias y, además, otras 13 familias víctimas del conflicto se ubicaron en el mirador del sur. “Quiere decir que no era todo lo que decía la gente, los avivatos y hay cosas que tienen tinte político pues quieren generar zozobra jugando con la necesidad de las demás personas. De modo que tenemos la razón, nosotros hicimos un censo de 216 familias y de esas, identificamos que más de 120 familias tienen casas, fincas y han recibido beneficios del estado”, explicó el alcalde de Neiva, Gorky Muñoz Calderón.

Finalmente, se adelantan investigaciones de lo ocurrido y se continúan adelantando acciones para ayudar a las personas damnificadas.

Autor: Johan Rojas

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila 👋
¿En que podemos ayudarte?