Diario del Huila

El gran pecado de Manuel

Feb 9, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Homenaje 5 El gran pecado de Manuel

Diario del Huila, Homenaje

Por: Juan Manuel Macias Medina

Hacia las ocho de la noche, el disparo de una pistola 9 mm dejó en silencio el centro del municipio de Algeciras, sus habitantes no sabían a quién se le había ocurrido asesinar al periodista que era capaz de visibilizar la violencia que, para ese tiempo, azotaba la ‘Despensa Agrícola del Huila’. “Increíble pero cierto”, decían algunos familiares momentos después del asesinato del también concejal de aquel municipio.

Sin intenciones políticas, así fue la vida de Manuel, quien durante 37 años no pensó en otra cosa que informar. Ayudar al prójimo se convirtió en su estilo de vida, un hombre al que nunca le importó, como afirman sus amigos más allegados, “sacarse el bocado de la boca” para ayudar a los demás.

“Recordamos su lealtad como amigo, la espontaneidad en todo momento, la sinceridad y todo ese don de gente que tenía, también la capacidad para ayudar a las demás personas sin esperar retribución alguna”, indicó Alirio Trujillo Navarro, periodista y amigo de Manuel Macías.

Y es que difícilmente otra profesión le brinda a un ser humano la oportunidad de servir, “el periodismo se hace con la gente y para la gente”, decía Manuel Arturo en épocas donde el periodismo, literalmente, se lo consumía.

“Una de las características grandes de Manuel fue la creatividad, y como persona, la nobleza, eso caracterizó la vida de Manuel Arturo Macías. Yo creo que él nunca se hubiera interesado en saber de dónde vinieron las balas asesinas, su única preocupación habría sido perdonar a aquellas personas que segaron su vida”, aseguró el periodista y amigo William Gutiérrez.

Participar en política nunca fue para Manuel abandonar el periodismo, sino complementar el sentido humano de tan bella profesión, lo que no esperaba “Macías”, como le decían de cariño, era que el oficio periodístico, utilizado como reflector de la violencia de Algeciras, iba a costarle la vida.

El gran pecado de Manuel, fue tomarse el periodismo tan en serio.

El gran pecado de Manuel, fue tomarse el periodismo tan en serio.

Cuando se respira periodismo

En aquellas épocas anteriores a la virtualidad, el oficio periodístico era más palpable, la noticia se buscaba, y Manuel, con su grabadora nunca dejó de acudir al epicentro noticioso. Andina Estéreo, emisora de su padre, fue la primera casa periodística a la que acudió, y fue allí, donde descubrió el olfato periodístico que en la época le permitía mantener informados a los habitantes de Algeciras.

Radio Súper, Radio Surcolombiana, Caracol Radio, Alfa Televisión, entre otros, fueron algunos medios que fueron testigos del ímpetu periodístico de Manuel Arturo, un hombre al que rara vez se le veía enojado.

Lo cierto es que el gran pecado de Manuel, mi papá, fue tomarse tan en serio el periodismo, una profesión donde nunca se descansa y donde en el mejor de los casos, se hereda.

Sin intenciones políticas, así fue la vida de Manuel, quien durante 37 años, no pensó en otra cosa que informar. Ayudar al prójimo se convirtió en su estilo de vida, un hombre al que nunca le importó, como afirman sus amigos más allegados, “sacarse el bocado de la boca”.

El crimen de Manuel Arturo aún permanece impune.

El crimen de Manuel Arturo aún permanece impune.

Autor: DHWeb

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto