sábado, 21 de septiembre de 2019
Primer Plano/ Creado el: 2019-07-20 09:28 - Última actualización: 2019-07-20 09:28

El Huila está incomunicado

La malla vial primaria, secundaria y terciaria del departamento se agrava. El viernes el río Ambicá arrasó con la vía principal de acceso al municipio de Colombia (norte), el jueves la vía nacional 45 sufrió pérdida de banca a la altura del kilómetro 21 (centro), el paso por Pericongo sigue representando un inminente riesgo (sur) y empresas contratadas para rehabilitar vías, no cumplen.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | julio 20 de 2019

Caterin Manchola
Diario del Huila, Neiva

En la mañana de ayer, los más de 3000 habitantes del municipio de Colombia amanecieron totalmente incomunicados vía terrestre. Con desconcierto y asombro veían cómo la vía principal que comunica al casco urbano con otras localidades había sido totalmente arrasada por la creciente del río Ambicá.  

La corriente además socavó y se desbordó en gran medida sobre la malla vial secundaria entre los municipios de Baraya y Colombia, antes de llegar al puente 'El Milagro'. La población se encuentra preocupada, pues esto se suma a otra calamidad que vienen padeciendo los doblemente colombianos desde hace semanas.

En días pasado, las constantes avalanchas provocaron daños importantes sobre la única vía terciaria alterna que comunicaba al casco urbano con siete veredas: Playón, Antillas, Armenia, Vernaza, Alto Zaragoza, Versalles y Holanda que albergan más de 400 familias según informó la Administración Municipal.

También han tenido inconvenientes con el acueducto municipal para el área urbana y tras lo sucedido el viernes, permanecen nuevamente sin servicio de agua potable y sin cómo pueda un carrotanque abastecerlos.

Autoridades municipales y departamentales evaluaron la situación del colapso de la vía de acceso, y anunciaron acciones para hacer frente a la problemática.

Muchas crecientes

Pero esta serie de sucesos adversos se vienen presentando desde hace años y el municipio permanece con declaratoria de calamidad pública desde enero de este año. En noviembre del año 2017 la creciente del río Ambicá arrasó con el puente El Totumo y dejó incomunicadas a las veredas anteriormente mencionadas. Además, la avalancha también causó daños en la infraestructura del puente El Milagro, ubicado en la vía principal, cerca de la zona urbana.

A raíz del colapso fue establecida una variante alterna de 5 kilómetros y medio en el año 2018, que fue la que resultó averiada la madrugada del pasado lunes 8 de julio. No se ha podido intervenir ni puentes ni vías porque las crecientes del afluente no cesan.

El consolidado para Colombia, al norte del Huila, son siete veredas incomunicadas, sin servicio de agua potable para el casco urbano, el puente El Totumo permanece destruido desde el 2017, el puente El Milago presenta serias averías y el municipio está totalmente incomunicado con el resto del país.  Y es un reflejo de la realidad  que se vive en los distintos municipios del Huila.

Empresas que no cumplen

En el año 2015 la Gobernación del Huila y el Consorcio Viascol, representado legalmente por Diana Paola Cedeño Chicaiza, suscribieron un contrato que tenía como objetivo rehabilitar parte de la vías secundarias Neiva-Tello-Baraya, en una longitud de 5,7 kilómetros;  y rehabilitación y ampliación de 2,9 kilómetros de la vía Palermo-Neiva.

Pero el contrato, cuyo valor sobrepasa los 14.950 millones de pesos, entró en liquidez  y no logró el 100 por ciento de ejecución.

El acta de inicio del contrato de obra No. 1193 de 2015 fue firmada el 8 de septiembre del 2016, a partir de esa fecha Viascol tendría  ocho meses para culminar lo pactado, aunque   posteriormente le fue adicionado un tiempo de cuatro meses, para un plazo total de 12 meses. Sin embargo,  ad portas de cumplir tres años, algunos tramos aún están inconclusos.

Así quedó

El proyecto en su primera fase comprendía intervenir 8.6 kilómetros de las vías Neiva- Tello- Baraya y Neiva- Palermo; Neiva- Tello- Baraya 5.7 kilómetros; y Neiva- Palermo 2.9 kilómetros.

La inversión total sería de $14.953’104.310, de lo que se ejecutaron $10.710 millones por parte del contratista y $6583 millones que otorgó la Gobernación del Huila como anticipo.

Entre lo ejecutado que está por el orden del 83 por ciento según la Gobernación, se encuentran 4.40 kilómetros de los 5.7 kilómetros contratados para la vía Neiva- Tello- Baraya. Y de Neiva - Palermo, 1.49 kilómetros de los 2.9 kilómetros contratados.

Y sin ejecutar figuran 1298 kilómetros que corresponden a: Túnel Verde de Tello 554 metros; entrada a Tello hasta Estación de Policía 370 metros y frente Hospital Tello 374 metros. Asimismo, 1.41 kilómetros que corresponden a los tramos: entrada a Palermo 330 metros y 1.07 kilómetros que pavimentó Autovía en el cruce al Juncal.

Por no cumplir con el programa de inversión del anticipo aprobado por la Interventoría y avalado por la Supervisión, tampoco con el avance de las actividades según el cronograma, no emplear el personal idóneo y calificado para la ejecución, no respetar las condiciones técnicas, entre otros incumplimientos, Viascol fue multado con $1495 millones y adicionalmente se encuentra en proceso la multa del proceso penal. De igual manera, la interventoría fue multada con $104 millones por incumplimiento y $146 millones por proceso penal.

Las nacionales

Sumado al colapso vial sobre Pericongo, al sur del departamento, la pérdida de banca en el sector conocido como Bengala agravó la situación vial sobre la ruta nacional 45 que comunica al Huila con el sur del país. La vía Neiva - Garzón permanece cerrada.

El pasado jueves 18 de julio el aumento del nivel del embalse El Quimbo produjo la pérdida de banca en el kilómetro 21, esta vía hace parte del proyecto vial 4G Neiva, Santana, Mocoa, a cargo de Aliadas para el Progreso.

El concesionario actualmente se encuentra en etapa de cesión del contrato a un nuevo socio, por ende el gobierno nacional no podría intervenir el daño. Sin embargo, tras la reunión entre autoridades locales, regionales y nacionales, la empresa Enel-Emgesa quedó comprometida a levantar un concepto evaluativo y a ejecutar las soluciones necesarias para rehabilitar el paso vehicular.

Rutas alternas y Pericongo

Como rutas alternas están Garzón - corregimiento Zuluaga – Silvania – Gigante; y  Garzón - El Agrado - El Pital - La Plata – Tesalia - cruce Puerto Seco – Neiva. Pero estas son de segundo orden, a cargo del departamento, y no están aptas para resistir el tránsito de vehículos de carga pesada que se dirige desde y hacia departamentos vecinos del sur del país.

Algunos tramos de las vías alternas de segundo orden carecen de capa asfáltica y los que la tienen, presentan daños.

El daño entre Garzón – Neiva,  se suma a las afectaciones en la malla vial que presenta la ruta principal desde y hacia el sur del sur del país, y la pérdida de banca desde hace año y medio en el sector conocido como Pericongo en el kilómetro 34 + 600, entre Altamira y Timaná. Allí existe una falla geológica. La vía está concesionada y el Gobierno Nacional no puede intervenirla, aunque prometió recursos para Pericongo, pero no se han materializado.

Tragedia vial en el municipio de Colombia, al norte del Huila.



Emergencia sobre la vía Neiva, Garzón, en el centro del departamento.



Peligro inminente en Pericongo, al sur del Huila.

¿Qué pasará en la vía Garzón-Gigante?

El jueves en la tarde, la Gobernación del Huila publicó un acta suscrita por todos los involucrados en ese tramo, ubicado en la vía a Gigante (centro del Huila) en donde se indicaba que la zona estará cerrada para preservar vidas humanas. “La empresa Aliadas solicitó también el cierre de la vía a la autoridad nacional”.

Se empezaría la verificación del estado de la vía Gigante-Zuluaga-Garzón para revisar cuál es su condición actual y definir el tipo de transporte a permitirse. Este trabajo se está llevando a cabo con el acompañamiento de Invías y la Secretaría de Transporte Departamental. Mientras tanto el transporte pesado está circulando por La Plata-El Pital.

Habrá articulación con las empresas prestadoras del servicio de gas para dar solución al tema del suministro en el centro y sur del Huila. Además, Emgesa ya se encuentra haciendo la evaluación en el punto y en los puntos potencialmente críticos. Desde ayer está a cargo la empresa Ingetec, quienes revisarán la geotecnia y emitirán concepto evaluativo y recomendaciones.

Los intervinientes solicitaron a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) permitir a Emgesa-Enel una vez dadas la evaluación geotécnica y concertada la solución con las autoridades competentes, permitir inmediatamente la intervención que se sugiera como solución a esta situación.

¿El Quimbo tuvo la culpa?

La compañía aclaró que el tramo exacto donde se presentó el deslizamiento, correspondiente al kilómetro 21 (calzada norte-sur), “está ubicado en la vía existente en donde se empalmó el tramo sustitutivo construido por Enel-Emgesa, y en el cual como compañía sólo se han realizado trabajos asociados a la carpeta asfáltica y no en la fundación o estructura del pavimento”.

Una de las primeras hipótesis que evaluó la empresa es que “probablemente el aumento del nivel del embalse pudo provocar el deslizamiento, pero esto lo conoceremos con mayor profundidad en el estudio que se adelanta. Así mismo, la época invernal que se presenta ha generado oleajes importantes, que también pudieron acelerar la situación”.

La compañía está, desde el jueves, “inspeccionando todos los tramos de las vías para identificar qué situación se está presentando y si hay algunas otras posibles zonas de riesgo”.