sábado, 22 de septiembre de 2018
Contexto/ Creado el: 2018-08-19 09:31 - Última actualización: 2018-08-19 09:32

El narco paseo que terminó en tragedia

El accidente de tránsito ocurrido el 14 de agosto en la vía Pifo-Papallacta enlutó a familias ecuatorianas, colombianas y venezolanas.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | agosto 19 de 2018

Diario del Huila, Especial

Las pesquisas de las autoridades ecuatorianas y colombianas, han permitido ir develando poco a poco detalles de la tragedia vial que en principio estaba siendo observada como un grave accidente pero que con el paso de los días, dio un giro inesperado.

Ocurrido el siniestro y luego de los mensajes de condolencias de parte y parte, las autoridades colombianas que estuvieron en el lugar de los hechos para ayudar en la investigación entregaron a su similar de Ecuador, “evidencias técnicas que permitirían establecer presencia de cocaína en el bus”.

Una inspección minuciosa

Esas primeras sospechas, hicieron que se adelantará una inspección minuciosa a todo el cuerpo del bus siniestrado. El automotor de placas colombianas USA-251 se le sometió a una revisión exhaustiva entre la noche del 16 de agosto y la madrugada del 17.

De acuerdo con informes de las autoridades de Ecuador, para abrirlo y requisar su estructura se requirió de varias herramientas tales como pata de cabra, cizalla, tijeras grandes para cortar metal y ram (herramienta hidraúlica) especial usada en servicios de latonería y demás.

Y las sospechas fueron verdad. Aunque no había en el interior cocaína como se había especulado en principio, la Policía Nacional ecuatoriana dio detalles de lo encontrado: 584 paquetes de marihuana cripy, la cual es un estupefaciente mejorado y con gran demanda en el exterior sobre todo en países como Ecuador y Perú. País de destino final del bus colombiano.

Las autoridades determinaron que con esa cantidad la carga era un poco más de media tonelada. Carlos Alulema, Director Nacional de Antinarcóticos indicó en rueda de prensa que los bloques encontrados de “sustancias sujetas a fiscalización” fueron hallados en cuatro caletas confeccionadas en el piso del bus.

El gran golpe al narcotráfico producto del infortunio y de la muerte de más de 24 personas daba cuenta que las dosis recuperadas de dicho cargamento sobrepasaban el millón.

Ahora y con estos nuevos detalles y con el giro trágico que dio el siniestro, las autoridades colombianas confirmaron a su par de Ecuador que ya se realizaba una investigación a una organización todavía no identificada que traficaba droga a Ecuador a través de estos buses de turismo.

Álvaro Osorio, delegado contra la Criminalidad Organizada de la Fiscalía General de Colombia, dijo a los medios que mediante los teléfonos intervenidos “se escuchó en líneas a cerca de una sustancia estupefaciente que venía en el bus que resultó accidentado”.

El funcionario colombiano señaló que no se encontró cocaína, como se había mencionado, pero que en las conversaciones telefónicas intervenidas sí se hablada de la existencia de esta sustancia en el vehículo. Sobre el destino o la distribución de la marihuana no se han dado detalles, ya que las investigaciones, según las autoridades están en su fase inicial.

No soy culpable

Claudia Ximena Orozco fue quien coordinó el viaje y se encuentra entre los 22 heridos que son atendidos en los hospitales de Ecuador. En un audio difundido por medios aseguró que no es culpable de nada.

No hay nada ‘torcido’ dijo la organizadora: “Yo no he hecho nada malo, no hice nada ilícito, no sé qué tanto quieren escudriñar (…) fue una tragedia que pasa en todo el mundo, pasa en un avión, en bus, en una moto o en un carro”.

Las pesquisas adelantadas determinaron que el contrato se firmó por 9 millones de pesos, que serían pagados en dos partes: 50% al iniciar el recorrido y 50% al terminarlo.

En el automotor se encontró el contrato del viaje que tenía aparentemente como función ser una salida de turismo y otros que resultaron ser falsos y con los cuales se estima burlaron controles de carreteras en Colombia y también en Ecuador.

Recorrido fatal

El recorrido inició en Cali y tenía como destino final Máncora, Perú. Así lo pudo confirmar la Fiscalía en papeles hallados en el automotor.

En esos papeles también se pudo establecer la ruta que había hecho hasta el momento: Neiva, Pitalito, Mocoa, Villa Garzón, Isnos, La Hormiga y San Miguel hasta llegar a Lago Agrio. Es en este lugar donde se hace una revisión de documentos. El control, sin embargo, no fue estricto, por lo que algunos altos funcionarios quedaron fuera de sus cargos en Ecuador.

Se trataba de “un bus con placas de Chía, empresa de Cúcuta, sale de Cali y, como si fuera poco, toma carreteras del Putumayo”, aseguró un periodista de un medio de comunicación. Además de que no tenía permiso para circular en territorio internacional y le faltaban los mantenimientos preventivos de ley.

El bus de la empresa colombiana Cooperativa de Transportes Especiales del Oriente emprendió el paseo con dos conductores, según investigaciones de la Fiscalía. Uno de ellos es el colombiano Cristian Andrés P., quien es procesado por el accidente de tránsito ocurrido en la vía Pifo-Papallacta.

Este conductor, de acuerdo a lo dicho por la Secretaría de Movilidad de Cali, manejaba con una licencia falsa.

Investigan cooperativa

Debido a estas irregularidades la Superintendencia de Puertos y Transporte de Colombia abrió una investigación preliminar contra la Cooperativa a la que pertenece la unidad accidentada.

El propietario del vehículo que quedó reducido a chatarra José Luis Acevedo, de acuerdo a registros colombianos, aunque su versión es que lo vendió hace 10 meses. El problema es que el traspaso no se oficializó porque el que lo adquirió no terminó de pagarlo.

Asimismo, luego del accidente habló el gerente de la cooperativa, Alberto Ramírez Maldonado, quien dijo que ese vehículo que estaba en proceso de desvinculación de la empresa desde diciembre del 2017.

Lo cierto de esta tragedia es que el bus terminó accidentado la madrugada del 14 de agosto en el km 8 de la vía Pifo-Papallacta y que dejó 24 muertos de los cuales 19 eran colombianos. ¿La causa? Cristalización en los tambores de los frenos posteriores, es decir, pérdida de frenos, como lo estableció el Servicio de Investigaciones de Accidentes de Tránsito, SIAT.

Por ahora las investigaciones continúan hasta al menos develar quienes usaron a humildes personas como fachada de un paseo a Perú que por desgracia terminó en tragedia.

Comentarios