miércoles, 14 de noviembre de 2018
Opinión/ Creado el: 2018-09-07 09:04

El nuevo esquema político

Escrito por: Ernesto Cardoso Camacho
 | septiembre 07 de 2018

Entrando en vigencia el llamado Estatuto de la Oposición los partidos y movimientos han tomado sus decisiones de bancada que les compromete a declararse como de gobierno, independientes y/o de oposición.

El primero en anunciar su decisión de ser gobierno fue el Conservador en una actitud coherente con haber sido socio en la elección del Presidente Duque. Le siguieron movimientos de escasa representación congresional pero de importante votación como Colombia Justa Libres, Mira y el Mais.

Recientemente se ha conocido la decisión del partido Liberal, de Cambio Radical y de la U. El liberalismo optó de consenso por la independencia al igual que CR. La gran sorpresa ha sido la U que se declaró de gobierno en polarizada reunión de ayer que amenaza con seria división en su interior, pues senadores caracterizados antiuribistas como Roy Barrera y Benedety, quienes fueron uribistas durante el gobierno del expresidente, anunciaron su franco desacuerdo con la mayoría que los derrotó.

Desde luego los Verdes, el Polo, Decentes y los del partido FARC se declararon en abierta oposición que la vienen ejerciendo desde antes de asumir el Presidente Duque, como consecuencia del fuerte enfrentamiento ideológico que protagonizó Petro en la campaña.

Las implicaciones que tales decisiones tienen en el desarrollo del legislativo permiten presumir que el gobierno tendrá que insistir en su Pacto Por Colombia, única alternativa viable para manejar con transparencia sus relaciones con el Congreso, dado que su firme decisión de desterrar la famosa mermelada, en buena parte estimuló la opción de independencia de los liberales y de CR, pues fueron beneficiarios de aquélla-la mermelada- durante los 8 años de Santos.

Ello misma explica la sorpresa de la U pues fue el partido de gobierno que si bien es cierto se creó bajo la imagen y el liderazgo de Uribe, es también evidente que el distanciamiento entre sus creadores-Uribe y Santos- alineó a sus congresistas con el presidente Santos hecho que lo hizo el primer beneficiario de la mermelada.

El escenario político toma así un nuevo rumbo, aunque con casi los mismos protagonistas de ayer, pues el Congreso no se renovó de manera contundente, no es muy seguro que los cambios sean sustanciales en la conducta de sus miembros. Lo novedoso de declararse independiente quizá lo que conduce es a que el mecanismo del chantaje político se valorice e incremente, frente a los proyectos principales del gobierno como las reformas de la Justicia, tributaria, política y electoral, pensional, etc, las cuales requieren casi todas de mayorías calificadas en el Congreso, circunstancia que obligará al Presidente Duque a sostener su palabra de cero mermelada y a obtener consensos para sacarlas adelante.

El resultado de la Consulta Anticorrupción ha sido el primer pulso ganado por el presidente. Asumió además su liderazgo indiscutible en el tema que es quizá, sin duda, el asunto que más motiva a la opinión ciudadana y que habrá de ser determinante en las elecciones regionales que se avecinan.

En éste difícil escenario juega papel protagónico el respaldo ciudadano al presidente para que mantenga su decisión inquebrantable de combatir la corrupción. Por ello preocupa en cierta medida que algunos columnistas y opinadores de los medios estén metiendo cizaña en el propio partido de gobierno, pues su actitud tiende a generar incertidumbre y desconfianza, cuando la hora presente lo que exige es sensatez, responsabilidad y esfuerzo de unidad para enfrentar la enorme crisis institucional, fiscal y ética que hoy amenaza la estabilidad de nuestra democracia.     

Comentarios